Sábado, 25 Marzo 2017
Inicio / Crónicas / BUNBURY SE ESTRENA EN EL TEATRO PRINCIPAL

BUNBURY SE ESTRENA EN EL TEATRO PRINCIPAL

 

Te podría interesar

Teenage Fanclub

CRÓNICAS: Teenage Fanclub. Sala Oasis, 22/2/17. Por Jaime Oriz

Ya son casi 30 años los que llevan Teenage Fanclub en busca de la perfecta …

Inicio / Noticias / BUNBURY SE ESTRENA EN EL TEATRO PRINCIPAL

BUNBURY SE ESTRENA EN EL TEATRO PRINCIPAL






Hace unas semanas Bunbury decía que le encantaría poder llenar los seis días el Teatro Principal, pero no las tenía todas consigo. “Si sólo son tres noches, pues tres, pero sería maravilloso poder ampliar para llegar a más gente”. Y amplió. Entradas agotadas y lleno garantizado en los seis días. Con las cosas así no es de extrañar que estuviera contento. O eso transmitía vamos. El primero de los seis conciertos lo pasó con nota, un sonido impecable en un marco espectacular, y varios ases en la manga, sus canciones.


Leer crónica del concierto de Bunbury en el Principal.

Ampliar foto Bunbury en directo

VALE, ES UN ARTISTA.


Son las ocho de la tarde. Ya hay cola a las puertas del Teatro Principal, el escenario escogido por Bunbury para presentar El viaje a ninguna parte. Hay expectación, es el primero de los seis conciertos que va a ofrecer en el mismo lugar, y nunca antes había actuado allí. ¿Estaría tan tenso como en la gira anterior? ¿Abandonaría el concierto a mitad como hizo en la Sala Oasis hace dos años?


Son las nueve de la noche. Se abren las puertas y la gente empieza a desfilar, ocupando los asientos del teatro y comentando lo que esperan o dejan de esperar del concierto. El escenario está dividido en dos alturas. En la parte alta se colocarán Luis Miguel Romero (percusión), Ramón Gacías (batería), Copi (teclados), Ana Belén Estaje (violín), Javier Iñigo (trompeta) y Javier García Vega (trombón) dejando la parte de abajo para Del Morán (bajo), Rafa Dominguez (guitarra) y Bunbury, claro. El Huracán ambulante.


Diez de la noche, las luces se apagan, una pantalla que ocupa la parte trasera del escenario proyecta un mapamundi al son de música circense. Salen los músicos (Copi con la cara pintada de payaso, la sección de vientos con trajes de domadores…) y sale Enrique: pantalón, chaleco, levita y sombrero blanco. La percusión se pone a funcionar con El Anzuelo, ritmos tribales para el inicio del viaje, que continuará con La señorita hermafrodita, Los restos del naufragio y De Mayor.


Ya no hay plumas, ni lentejuelas, ni rimel ni petardeo. En su lugar el micro aparece adornado con unas discretas luces azules, y la elegancia se hace más presente sin abandonar el glamour. Bunbury presenta entre guiños a Del Morán como futuro alcalde de Zaragoza antes de dar paso a la canción más política del disco Que no sepa tu mano izquierda lo que hace la derecha.


Hace unas semanas, cuando Enrique hablaba de lo que tenía pensado hacer en directo, decía que iban a sonar muchas canciones de El viaje… Algo le debió hacer cambiar de opinión porque apenas sonaron ocho entre una veintena. Eso hizo que se echaran en falta temas como La pulpería de Lucita, Trinidad, El aragonés errante o Una canción triste que a lo mejor prefirió interpretarlos en otro momento. Así que hubo mucho de su pasado, más reciente o más lejano. El tema de Bushido Desmejorado abrió la tanda de recuerdos seguido de En los brazos de la fiebre, una canción de su etapa con Héroes del Silencio pero cantada en clave de reggae, y todo un himno a la esperanza como es El viento a favor.


Y parece que el viento ayer soplaba en la dirección adecuada, lejos de la tensión respirada en otras actuaciones, Bunbury se mostró tranquilo, contento y feliz ante el lleno absoluto del teatro. Comunicativo, convincente y perfectamente respaldado por una banda indiscutiblemente grande (de grandiosa). Así la noche seguía transcurriendo entre Que tengas suertecita, Alicia, Infinito (emocionante ver al público tan entregado como para levantarse a aplaudir antes de que termine la canción), la versión de Más Birras Apuesta por el r&r, y Enganchado a ti, tema con el que presentó al huracán ambulante y llegó al primer bis.


Ya son las 11, el público se pone de pie, aplaude, grita y vitorea. Y Bunbury no se hace esperar. Nueva versión de Lady Blue, con las primeras estrofas cantadas sólo con una acústica para unirse toda la banda en el estribillo. Preciosa. Momento beatle con El rescate y nuevos arreglos para El jinete, con explosión de estrellas en la pantalla incluida. Los pelos de punta. Vuelve a abandonar el escenario pero la gente pide más. Las luces acompañan acompasadas las voces de “Otra, otra”.


El segundo bis empieza con Sácame de aquí, la emoción sigue palpándose en cada acorde, pero hay que despedirse. Copi coge el acordeón y Bunbury se sienta en un taburete para interpretar Adiós, compañeros, adiós. Los aplausos son tales, que se convierte en un hasta ahora, y sin llegar a salir del escenario, Enrique promete cantar una más. Sigue en el taburete, pero lo cierto es que le cuesta mantenerse sentado. Agita los brazos, se mueve, se levanta y se vuelve a sentar, transmite lo que siente y lo interpreta con toda la pasión posible. Canto (el mismo dolor) cierra el espectáculo. Todo el teatro está en pie. Nadie se acuerda de los enfados de Bunbury en la gira anterior. Nos ha quitado la espinita dejándonos un sabor de boca superior al que esperábamos. Vale, es un ARTISTA.


 


Texto: Beatriz Pitarch

Te podría interesar

Illogical Response durante la final del Ámbar Z Music 2016

Ámbar Z Music 2017: publicamos los grupos y DJs finalistas antes que nadie

Publicamos ya, antes que nadie, el nombre de los grupos y DJs que actuarán en …