Lunes, 21 Agosto 2017
Inicio / Noticias / SALA ARREBATO DE ZARAGOZA: HERIDA DE MUERTE

SALA ARREBATO DE ZARAGOZA: HERIDA DE MUERTE






Una sala única en su género (y Filosofía) y por tanto especialmente necesaria en la ciudad de Zaragoza se encuentra ahogada en un mar de leyes aplicadas demasiado rotundamente desde la policía local y el Ãrea de Urbanismo de la capital aragonesa… Leyes que poco entienden de cultura autogestionada y de pasiones sonoras que han dejado a la Sala Arrebato sin música en direto. Mertxe Valero ha retratado alguno de los buenos momentos vividos en la Sala Arrebato para la publicación Mondosonoro y que nos ha pasado gentilmente. Más Info.

Ampliar fotografía de REDRUM en la SALA ARREBATO de Zaragoza

Jaque al Arrebato


(Por Mertxe Valero)


    El Centro Social Autogestionado Eduardo Langarita, popularmente conocido como El Arrebato, no sólo en la península que habitamos, sino también en gran parte de la geografía europea, ha sido puesto en jaque por la delegación de Urbanismo de Zaragoza, ciudad a la que lleva ofreciendo su espacio, y más de novecientas actividades, en los últimos diez años.


    El Arrebato encarna todos los valores en los que creemos los amantes de la cultura y de la libre expresión, apta para todos los públicos y bolsillos; desde esta casa hemos sido apasionados espectadores, y además no hemos encontrado impedimento alguno a la hora de programar entre sus paredes. Más bien al contrario. Podemos afirmar que éste es el único espacio de la ciudad en el que pueden enfrentarse al público los grupos que empiezan. Y es también el único donde poder disfrutar de propuestas tan estimulantes como las de Aina, Monochrome, At the Drive-In, Jrewing, El Corazón del Sapo, Nevergood, Stalingrad, Separation, Amanda Woodwar, Endstan, Kaospilot, Burning Heads, Tantrum, Venera, Madee, Manifesto Jukebox, Lisabö, Maria Blonde, Dies Irae, y tantos otros grupos por los que ningún otro programador de la ciudad se ha interesado nunca. En palabras de sus responsables, es un local que es ejemplo de participación ciudadana y de compromiso con el vecindario, pero sobre todo, un local que es el eje fundamental de multitud de proyectos  sin ánimo de lucro y que cubre un espectro cultural que, al parecer, en el Ayuntamiento de Zaragoza no tiene cabida . En un barrio como la Madalena, en el cual la cultura oficial brilla por su ausencia, el cierre del Arrebato seria el reflejo del abandono total de una de las zonas mas históricas de la ciudad. Estamos preparando alguna acción para defender la cultura en esta ciudad. Sólo se puede decir más alto. Este hecho culmina una seria persecución policial que llevan sufriendo algunos de los vecinos de la Madalena desde el brutal cierre del bar Kaos. A continuación ofrecemos las opiniones de un reducido, pero representativo, grupo de los músicos que han construido su historia, tocando para nosotros. Hay que ceñirse al espacio; algún día, alguien escribirá un libro. Mertxe V. Valero


¿Qué impresión te produjo tocar en El Arrebato?


Kees, batería de Against Time (Holanda). “Hemos estado dos veces, y toda la gente que estaba allí amaba la música, y estaba a gusto; los promotores nos dieron un trato inmejorable”.


Eric, cantante de The Unfinished Simpathy (Barcelona). “En Zaragoza siempre hemos tocado aquí, es “la sala” de Zaragoza. Hemos tocado en salas mejor equipadas, pero con la mitad de encanto que un sitio que ha vivido lo que éste”.


¿Qué puede ofrecer un Centro Social, que no te aporte otro tipo de salas?


Dani, cantante y guitarrista de G.A.S. Drummers (Jerez). “La gente que trabaja así lo hace por y para la cultura, sin llevarse un céntimo; la taquilla es para las bandas, y la barra para mantener el local. El Arrebato se sostiene porque fantasmas como el fascismo, el sexismo, o la crueldad hacia los animales no caben”.


Aarón, cantante de Based on a Lie (Barcelona). “Viendo cómo está el negocio musical, ojalá existieran muchos sitios como éste, llevado por gente que hace las cosas por gusto, no por dinero ni reconocimiento personal”.


¿Hay alguna anécdota que recuerdes en especial?


Eduardo, batería de Half Foot Outside, Sheregano, y responsable del sello Underhill Records (Navarra). “Es un sitio que potencia la cultura musical, no hay que tener un status para tocar. Todos los recuerdos son buenos, y la gran ayuda que Gerardo o Tomás han dado a cada uno de nuestros grupos es impagable”.


Piti, guitarrista de Standstill (Barcelona). “En el primer o segundo concierto que dimos allí, nuestro manager Josema quedó muy impactado cuando vio El Arrebato lleno, y con la sensación de energía que había allí. Además, ¡sabían mantener un espíritu de independencia total pero haciendo bien las cosas!”.


Haikus (Zaragoza). “De cuando hemos tocado allí tenemos muy buen recuerdo del catering … ¡una cena vegetariana! De los conciertos que hemos visto nunca olvidaremos uno de Standstill, la sala estaba abarrotada, increíble”.

Te podría interesar

MariaConfussion

Tercera edición de Noches en el Jardín de Teruel

Del 16 de agosto al 9 de septiembre, en los Jardines de San Pedro de …