domingo, 24 septiembre 2017
Inicio / Crónicas / ASUNTOS INTERNOS (Por Beatriz Pitarch)

ASUNTOS INTERNOS (Por Beatriz Pitarch)

GRUPO:ASUNTOS INTERNOS

LUGAR: SALA BEN-HUR

FECHA: VIERNES 18/02/05

Cierto ambiente de expectación dominaba la Sala Ben-Hur en la noche del viernes. Hacía tiempo que no veíamos a Asuntos Internos en concierto y –al menos yo- tenía muchas ganas de verles de nuevo sobre un escenario. Más que nada porque la primera vez que les vi pensé que el directo era su asignatura pendiente, y a día de hoy recuerdo esa actuación y no tiene nada que ver con los Asuntos que conocemos ahora. Creo que no les queda nada por aprobar. Tienen canciones, tienen letras, tienen concordancia en directo y tienen talento. Y además tienen un cierto halo comercial que –sin perder actitud- hace pensar en ellos como un grupo perfectamente exportable abierto a todos los públicos.

El público, por cierto, se mostró entregado a lo largo de la noche. Los primeros aplausos fueron para Alberto, Pepe, Chano y Miguel, nada más salir al escenario. También hubo aplausos – como no- para Richi Martínez, que acompañó a la banda en los teclados durante toda la actuación. Y los aplausos siguieron canción tras canción, mezclados con silbidos, vitoreos y gritos varios. Tienen un buen público, está claro.

Salió el grupo con ganas de rock y abrió con Todos los hombres, uno de los cortes más enérgicos del disco. Siguió Conmigo otra vez, Igual que ayer y Al menos hoy, repleta esta última de miradas, guiños y sonrisas cómplices dirigidas a… ella lo sabe.

Y en medio de tanta ternura llegaba otra de las colaboraciones de la noche. Antílope de Volador subió al escenario para cantar Nube, una bellísima canción que desborda emociones en cada semicorchea. Nadie como Antílope para darle ese aire nostálgico que unido a la voz rasgada de Miguel dotaban de mayor credibilidad a la historia. Emocionante.

Primero te quiero igual, Me quedo contigoy el Every breath you take de Police en una versión castellanizada –sólo en parte- fueron los siguientes temas del repertorio. Y vale, ya sabemos que es pronto para hablar de “grandes éxitos” pero sin duda una de las canciones más esperadas era Vamos despacio, de su álbum Serigrafía de un tipo con suerte. Un pequeño homenaje a Andrés Calamaro y su Espérame en el cielo para abrir la canción y un tono bluesero hasta el final de la misma hizo que el tema tuviera un aire bastante diferente al original. Nos gustó.

Volvieron entonces a su nuevo disco, que al fin y al cabo era el que presentaban. Con un poco de suerte el álbum se publicará este 2005 y en él se incluyen 12 nuevos temas como Si me das tu amor, Usaré, Somos iguales o Más fuerte que yo, que fueron los siguientes que interpretaron, todos ellos con un toque bastante más potente que en la grabación. El grupo desaparece pero –claro- todos queremos más. Sugiere el público La Fauna de la tierra, uno de los temas que ha acompañado al grupo desde sus inicios, pero nos quedamos sin oírla. Eligieron como punto final El rock perdido, con Richi a la armónica y el grupo dispuesto a dar todo lo que les quedaba.

Qué queda ahora? Imagino que algo de paciencia, para ver por dónde van los tiros. El grupo ha ganado –y mucho- en compenetración, aunque supongo que si el escenario hubiera sido más grande hubiéramos visto una actitud más acorde a la energía de su directo, quizá algo mermada por las limitaciones de espacio. Pero está claro que el grupo vale. Nosotros ya lo hemos visto, ahora falta que lo vean los demás.

Texto: Beatriz Pitarch

Te podría interesar

CRÓNICAS: Rufus Wainwright. Teatro Principal de Zaragoza, 6/6/17. Por Stabilito, D. y Ángel Burbano

Hay noches mágicas por los acontecimientos que ocurren por casualidad, otras, sin embargo, vienen programadas …