Domingo, 26 Marzo 2017
Efeméride
Inicio / Crónicas / SETEVE EARLE & DUKES + ALISON MOORER (Por Santiago Ripollés).

SETEVE EARLE & DUKES + ALISON MOORER (Por Santiago Ripollés).

Fotografía de STEVE EARLE. Tomada por TARA STUBBS.


   Reconozco que no soy la persona más adecuada para hacer estos comentarios, ya que a la Srta. Moorer la desconocía y el único disco que tuve de Steve Earle, aquel Trancendental Blues, acabó en la basura con mi vieja colección de casettes (problemas de espacio y de la era digital). Pero no podía dejar pasar la oportunidad de ver a estos artistas, y más cuando al día siguiente actuaban en  el para mi gusto el mas prestigioso y de mayor calidad de los festivales que se hacen en España: el Primaverasound.


   Pues bien, con puntualidad británica (para mí ya había ganado un punto), salía Allison Moorer al escenario. Sola o, mejor dicho, acompañada de su guitarra y su voz. Desde el primer acorde me di cuenta de que no necesitaba más. Esta guapa rubia americana, de las que hemos visto cientos en las películas acompañando al protagonista de turno, empezó a deleitarnos con su música y su cálida voz. Nos ofreció melodías de esas que derrochan sentimiento por los cuatro costados, melodías de esas que te gustaría escuchar al atardecer con tus amigos alrededor de una hoguera en cualquier acampada. Desde el inicio quedé fascinado, embobado, embriagado por aquella fragilidad, aquella voz templada y aquellas bellas canciones que me transportaban a lo más profundo de la tradición Americana. Pero lamentablemente, tras media hora de actuación nos dejó. Yo quería más, quería seguir oyendo esa angelical voz toda la noche. En treinta minutos Allison se había llevado mi corazón y podría afirmar que el de todos los asistentes.


   La tendré muy en cuenta a partir de ahora.


  Seguidamente, tras un pequeño inciso para terminar de acondicionar el escenario, salió Steve Earle con sus chicos. En seguida me di cuenta de que el panorama había cambiado. Desde la primera nota empezó a sonar rock contundente, rock de ese que se hace con las vísceras, rock de ese que se hace con esfuerzo y sudor, rock de ese que te hace balancear la cabeza de delante a atrás y te impide permanecer inmóvil en tu sitio. Los primeros 45 minutos los podría definir como caña, rock sin concesiones, para pasar después a una parte más intimista en la que los medios tiempos dominaron el repertorio y en la que por una vez se oyeron mis oraciones y ese ángel llamado Allison volvió a hacer acto de presencia para colaborar en los coros en algunos temas. En cuanto a la solvencia de la banda ni hablamos. Sin duda son músicos que se han curtido en mil y un escenarios, de esos que te podrías encontrar en cualquier bar de carretera en la costa oeste de EEUU. The Dukes son un lujo de esos que a muchos artistas les gustaría permitirse.


   En la parte final del concierto, Steve volvió con el rock‘n roll mas contundente, tuvo tiempo para hacernos alguna arenga política e, incluso, nos deleitó con el clásico de los Beatles Revolution, que interpretaron con una fidelidad tal que si hubiese cerrado los ojos hubiera jurado que era el mismísimo Lennon quien cantaba.


   Para los bises salió definitivamente Allison Moorer y esta vez tocó una canción con todo el grupo. También se acordó Steve de los Stones e interpretó Sweet Virginia. Con dos canciones más puso un brillante punto final a la calurosa noche.


  En definitiva, como memorable podría definir la noche que vivimos las aproximadamente 250 personas que nos acercamos al escenario del C.C. Delicias.


   En cuanto al Rock este año en Zaragoza estamos de suerte.


Santiago Ripollés
[email protected]

Te podría interesar

Teenage Fanclub

CRÓNICAS: Teenage Fanclub. Sala Oasis, 22/2/17. Por Jaime Oriz

Ya son casi 30 años los que llevan Teenage Fanclub en busca de la perfecta …