Jueves, 25 Mayo 2017
Inicio / Columna / Crónicas de ZarAGOTA. Semana del 19-25 Septiembre.

Crónicas de ZarAGOTA. Semana del 19-25 Septiembre.

¿Dónde están todos los chicos?


Lo digo porque de jueves a sábado anduve de concierto en concierto, de lo más variadito y la presencia de músicos fue más bien irregular… estas cosas pasan, supongo.


El jueves 22 había quedado con la escritora Rosario de la Varga para que me pasara unos textos para el siguiente número de Confesiones de Margot. Algo de lírica ardiente y resultona… ésa fue la promesa, porque lo que es el jueves lo único que recibí fueron unos versos manuscritos del percusionista (ex-Muy Poca Gente, líder de ¿Quién son? y próximamente en la banda que acompañara a Dani Garuz, DA, en directo) Dani Clemente. Los suyos son más apocalípticos y de una desesperanzante mirada urbanita. Me gustaron bastante, una mirada a los zócalos más tristones de la ciudad. Tomamos unos vinos en la Morrissey (a la semana siguiente repetí en la Morrissey,  esta vez con Curri de Silent y Maestre de Big Sur, que me pasaron un tema conjunto, Tears, grabado para el nuevo cd recopilatorio: proyectos paralelos, que se cocina en las catacumbas del fanzine, y luego me pasé un ratico por el Zorro, donde los jueves está pinchando Malatesta, muy recomendable. Como los Manzanas Traigo en plan colectivo en la sala interior de la Morrissey, y eso que no me pagan por hacer publicidad, pero siempre te puedes encontrar a López Pérez Pinchadiscos, de lujo) y luego nos acercamos por El Cairo. Había concierto de los ZAS.


ZAS son Zaragoza Acción Sonora, un colectivo liderado por Jordi aka Lord Safrassas, reputado pinchadiscos, ex miembro fundador de aquella maravillosa banda de culto llamada John Landis Fan (que aún se mantiente en activo de manos de Arturo y Flappi) experto en músicas del mundo, ideólogo de la experimentación basada en los ritmos y las secuencias, en la unión de artes y superposición de instrumentos. También estaba Simón Zico, con sus bases y su cabeza-biblioteca-corazón de miles de canciones. Antes estuvieron contestándome a unas preguntas, la grabación de las respuestas, por supuesto se perdió, voy a tener que improvisar… pero Leo Camaleón es así. La estructura de un concierto de ZAS se articula sobre el intercambio en los platos de Lord Safrassas y Simón Zico con los aditamentos y especias de músicos en vivo. Esa noche en El Cairo estuvo presente también Santiago Bolea al saxofón. Muy recomendable. Jueves noche. La verdad está en los soplidos sobre la mesa de mezclas. Y de eso saben mucho Zoe Zutaen y Lee Perry.


Me fui a comer algo con Rosario y me llamó mi hermana desde la sala Oásis: Mikel Erentxun estaba tocando Heroes de Bowie. A mí es que Duncan Dhu me han molado mucho siempre.


El viernes era el día grande en el Parque Delicias, tras el festival Zaragoza Global se celebraba la final del concurso de Interpeñas, el polémico, el de los insultos y las mofas. El que ganó Volador. Lo que pasó durante y lo que pasaron las semanas después ya lo he comentado en una columna aparte a la que recomiendo echar un vistazo. Me centraré en el concierto de Los Trogloditas, artista consagrado, Loquillo, con una banda detrás que hace las delicias de todo buen aficionado al rock español. Aparte del repertorio de siempre presentaron un tema nuevo: Tatuado, que estará en el doble directo que piensan grabar en los próximos días, recuperaron la maravillosa Brillar y Brillar, la primera canción de Gabriel Sopeña que grabó el rockero del Clot, con Igor Paskual a la guitarra acústica en una interpretación imponente que sólo fue superada por el emotivo e inevitable bis final: El Rompeolas. Bailaba con la chica que tenía al lado, pero ella trataba de zafarse de mi abrazo de oso. Es lo que tienen esas canciones que nos ayudan a vivir.


Me iba para el humeante Candy Warhol (un mes entero sin aire acondicionado) mientras oía a Cachi susurrando con poquita voz los terceros y a la siempre dinámica Beatriz Pitarch dando a los Volador como ganadores. A la izquierda el antiguo manicomio de Delicias y una media sonrisa en mi boca. Espero que todos capten la doble lectura de esta última frase.


Imagen de PICORE en el Arrebato


El sábado pretendía ir a por mi record de días seguidos yendo de conciertos (exceptuando festivales y la semana en la que hubo uno en casa de un amigo y un acústico en el salón de la mía, eso no cuenta, claro) y no iba a dejar pasar la oportunidad de ver a los Picore en directo. Dani se va a Cuba a las cosillas de la libertad, la igual social, la educación y el aló presidente (creo que es así…jejeje) y van a estar unos meses parados. La mañana del sábado tenía un par de clavos de tamaño ligero clavados en el lóbulo frontal y otro en el temporal pero sabía que con un poco de descanso y cariño llegaría hasta la noche. Por si acaso mandé a los Picore un sms para que me confirmaran la hora exacta en la que iban a conectar las guitarras… tranquilo, a las 22 en punto estamos en marcha. Sé puntual. Muac. A las 23:30 acababan Lavodrama y los chicos del escuadrón energético aún andaban en el camerino del Arrebato elaborando el repertorio. Esperaba a Lavodrama más sosegados, había leído en la Mondo Sonoro que rozaban el rock americano, conociendo a (William) con el que comparte bajo y guitarra/voz, me imaginaba un salto cualitativo interesante. Ni de coña, caña y más caña. La pena que canten en inglés y allí se diluya un poco mi interés. Bebí cerveza con Isaac de los Haikus y Rafa Mondo, estaba el dibujante Ortiz Alvero…había ambiente, sin duda.


Picore, y parafraseando la vieja sentencia que recayó sobre DelTonos, es un grupo intelectualmente violento. Revolviendo conciencias y estómagos, las letras crípticas, el desamor que produce la humanidad, esas nanas apocalípticas. Picore andan fuera de cualquiera de los registros en los que los aficionados a la música nos solemos mover. La versión de Cómprate un arma de El Hombre Burbuja desmenuza y integra la canción hasta convertirla en un espejo terrible donde mirarnos. De todos modos mi favorita es Compartía Corazón. Dejo acá un trozo del texto:


Compartía corazón con mi compañera de cuna
y la tele decía que sólo una viviría… y viví. Yo viví, y pensé:
pero qué egoísta es la ciencia!.


Le compré una camiseta de Picore a una chica, pero creo que no le gustó: era muy chula, en negro con un bordado plateado… en fin, espero que al menos la use de pijama.


La única queja del Arrebato, elimidado el terrible de la calor asfixiante: que está muy bien que no sirvan cocacola, que son todos una panda de asesinos y explotadores (incluido mi colega Roberto que va todas las mañanas a embotellar ese veneno a la planta de Zaragoza, y que se paga el alquiler con eso),  que el calimocho lo hagan con nosequécola…pero que sirvan algo más que el vinazo y la cerveza… que a mí me gusta mucho el gintónic. Si casi es medicinal. Si con la tónica se cura la malaria, vamos, creo…


Octavio Gómez Milián
[email protected]

Te podría interesar

COLUMNA: El Ánchel va de rule por la ciudad. Agosto 2015 (1/2). Por Ánchel Cortés.

VA DE REYES … DEL RNR, OF COURSE Más de una vez he comentado tanto …