Lunes, 27 Marzo 2017
Inicio / Columna / Crónicas de ZarAGOTA. Noviembre 2005 (V Parte).

Crónicas de ZarAGOTA. Noviembre 2005 (V Parte).

Imagen ETERNAUTAS


Trato de seguir mis pasos en la siguiente semana. A ver que piense un poco… el jueves 23 estuve en el Zorro viendo el concierto de Luis Zarápolis. Treinta y dos años, si no me confundo Luis… es que seguro que lo pone en el Foro, para mirar el post donde lo anunciabas, pero cualquiera entra sin la protección de la guardia nacional. Me acerqué principalmente porque Santi Rex me había comentado que subiría a cantar un temica de Niños del Brasil que Zarápolis hace en directo. Si  tuviera que elegir una banda aragonesa, una de las de todos los tiempos, me quedaría con los Más Birras. Pero si ya, por alguna extraña carambola del destino, me hicieran elegir un podio, sin lugar a dudas la medalla de plata se la colgarían Santi, Nacho y mi querido Antonio Estación (Guiño privado, de esos que tanto gustan: lugar, concierto de Reyes de hace… uff, bueno, igual os acordáis, cuando volvieron a juntarse los Niños del Brasil, en la sala Oasis, con Liborio en la guitarra acompañando, Jafi Marvel, Alberto Onírea y Nacho El Niño Estévez de invitados. Recuerdo que pagué religiosamente un buen puñado de pesetas y guardé durante tres o cuatro semanas la entrada bajo el vidrio transparente que había sobre la mesa de mi cuarto. Ver salir a Santi Rex de nuevo, las canciones, el ambiente, todo. Yo, personalmente, opino que ya va siendo hora de una nueva reunión. Si no, y es que no lo puedo gritar más alto ni más lejos: disco en solitario de Santi Rex YA!! Protagonista de la anécdota: Al Fuxedo en estado de ebriedad bajando las escaleras de los camerinos de la Oasis. Se tropieza y en el trance del vuelo cae un incómodo silencio sepulcral, como el que hay en los bares entre canción y canción y pregunta, voz en grito: ¿Antonio Estación lleva peluca no? y gracias a San David Bowie que sólo fue Antonio el de la peluca, porque hay rumores de que Santi Rex dudó hasta el último minuto sobre la posibilidad de agenciarse también una). Luis probó sonido con Despertar de los Héroes del Silencio, acompañado por la guitarra y el bajo de Parasiempre. Es una de las canciones más bellas que se ha escrito nunca. Le decía a Santi Rex que los Héroes escribieron al menos veinte canciones muy pero que muy buenas. Y Rex me daba la razón. Luego por problemas con los micros no se pudo producir el ansiado dueto, pero cuando Luis Zarápolis empezó con Las Curvas del Placer no pude por menos que pensar que también los Niños del Brasil nos dejaron en herencia otra buena cantidad de hermosas, hermosísimas canciones. Y sólo puedo darles las gracias desde aquí.


El viernes 24 era el día previo al debut de los Eternautas  así que dejé a los músicos de verdad ensayando. Más bien fue eso lo que me dijeron, porque me temo que el concierto se dio tras un número de ensayos menor o igual a tres. Siesta y media hora para hacer acopio de ideas, bufanda y guantes, día lluvioso en Zaragoza y a pesar de todo me fui dando un paseo tranquilamente hacia la St.Patrick. La idea era ver primero a los Polyzones y después ir para el centro cívico Delicias a disfrutar de los chicos de Volador y de mi adorada Andrea Echeverri y los chicos de Aterciopelados.


¿Quién coño son los Polyzones y qué hacía yo viéndolos? buena pregunta.  La gracia principal del asunto proviene del hecho de que la producción de su primer disco corre a cargo de Nacho Serrano y Santi Rex, que sabrás, si no tienes una memoria de pez con capacidad de retención de tres segundos, como pongo en un párrafo anterior son uno de esos grupos básicos de la historia del pop español. Y quería saber qué habían hecho con las canciones de un grupo eminentemente de guitarras.  Aparte soy colega y devoto de Santi Rex y tras la espantada del día anterior en el concierto de Luis Zarápolis, el Rex había prometido subir a cantar una canción con los Polyzones. Una semana antes había estado viendo a los Sullivans desplegando energía y repertorio (de los dos andan bastante sobrados – desde aquí expreso que son mi elección para la victoria en el MVT2006, en mitad del mar estamos en familia…), así que el concierto de los chavalillos esos de Polyzones, y vamos a ser buenos que si no Merche Valero me echa la bronca, me resultó bastante insípido. Lo mejor el temica en el que cantó Santi. Al día siguiente la banda iba para Benasque a tocar y allí con un concierto más largo me han comentado que intercalaban entre tema y tema propio alguna versión. Eso hubiera salvado un poco el ritmo del concierto. Qué le vamos a hacer. A las chicas de La Nube (ahora una de ellas canta en Misstake) que andaban por allí les gustó más que a mí. También estaba Pedro Andreu, que ha colaborado con su armónica en la grabación del disco. Antes de empezar se habían dejado caer los Volador… y todavía prometían entradas en la puerta. Y ésa…


…ésa fue de las buenas. Los muchachos de Volador habían hecho publicidad del concierto anunciándolo como gratuito. Vericuetos impronunciables y aburridos hicieron que al final la entrada costara diez euros. Vale, diez euros son menos de dos copas y las pagamos todos, pero una cosa es soltar el billete con el subidón del cubata y otra a un colega del ayuntamiento. Así que trataron de conseguir el mayor número posible para sus fans. Que son muchos y fieles y yo me cuento entre ellos. No te preocupes tío, que te dejo una en la puerta. Pero yo me conozco el percal y por si acaso cuando Rafa Angulo me dijo si quería cubrirlo para Mondo Sonoro y que me acreditaba le dije que OK. Uno se las empieza a saber casi todas.  En cuanto acabaron los Polyzones me despedí del maestro Rex y me abrí para el Centro Cívico Delicias.


Hola buenas, ¿para las acreditaciones de prensa? No, no, aquí no es… mira a ver en la taquilla. Vale… hola buenas, estoy acreditado. Vengo a cubrir el concierto para Mondo Sonoro. Sí, bueno (cara de no creérselo demasiado) y cómo te llamas. Octavio Gómez. A ver… no, no estás, aquí no estás. Vale, pues entonces no me llamo Octavio Gómez, me llamo Rafa Angulo –vale, soy un miserable, pero bueno… hay gente mucho peor que yo y encima tiene admiradores. – Tampoco estás. Ya… y en la lista de Volador. ¿De quiénes? (Joder, que voy a tener que soltar 10 euros) Volador son los teloneros. No, no aquí no hay lista de Volador. Vale. Levanto la vista, busco a Lapuente en la entrada del Centro Cívico. Nada, sólo aparecería cuando yo ya  llevaba diez minutos dentro y con vanas promesas sobre grabar un tema de Neil Young para no se qué revista. La señora de la taquilla me contempla y está a punto de decir la frase definitiva: por favor, te puedes apartar, que estás haciendo fila. Pero no. Allí aparecieron los chicos del Muévete en Directo con una acreditación extra. ¿Me dejáis entrar? Me portaré bien y les diré a todos que el concierto ha sido la ostia. Anda, vente… me preguntan si sé escribir crónicas y para esto tengo una respuesta buena, buena: ¿Es católico el Papa?.


Dentro estaban los Dos Lunas al completo, López Pérez Pinchadiscos bailando un poco de house vocal latino del finito, Jordi Bronski cabreado porque alguien había entrado diciendo que era él, parte de los Sullivans, Tachenko, StereAnt, Simón Salmón y gente de Confesiones de Margot. Mucho colombiano Había un ambientazo. Cuando entré los Volador le estaban pegando bastante fuerte. Creo que fue Falces el que lo ponía en su crónica: es sorprendente que la gente mueva los labios cuando tocan canciones que no están grabadas, que sólo han podido seguir por los directos. De todos modos el sonido les hizo alguna perrería. Me gustó mucho Buitres, Poeta eléctrico y la marcianada que hicieron bajándose del escenario y a modo de santa compaña postmoderna, desfilar lanzando papeles de colores. Vi a más de un colgado abriendo la boca… igual esperaba que los cartoncitos estuvieran impregnados en MDA. Todo en la onda de los aviones, el vuelo, los equipajes. Se marcharon. Buen sabor de boca. De todas maneras lo que vino después fue bastante, bastante grande. Hay una crónica de Aterciopelados que me pidió Rafa Angulo para el Mondo Sonoro, un texto muy majico que va a quedar inédito, durmiendo el sueño mis últimas crónicas… Guisante, Less, el Meeting Pop de este año y éste de los Aterciopelados. Tendré que reducir mi estilo pedante o directamente asumir que las cosas que escribo tienen un interés muy reducido. En fin, que la Echeverri estuvo brutal, que consiguió junto a Buitrago lo que se supone que es lo normal y básico en un concierto, aunque muy pocas veces se consigue: que la gente baile. Aterciopelados featurizando a los pendejos.


Imagen LUIS ZARÁPOLIS


Traté de convencer a alguien para echarnos unas copas No había manera, unos vinicos con Pablo Malatesta y algunos  minutos ridículamente intensos con Simón Salmón en la Morrissey. A pesar de  todo el tracatraca hice caso a Diana Dalkys y nos fuimos a seguirla. Ahora cuando escribo esto me viene a la cabeza la canción de Sui Generis, El día que apagaron la luz;  por muy cansado que uno esté siempre trata de seguirla un poco más, ya se sabe, el temor de que ésta sea la última vez en la que pase algo divertido o que, después de tanta espera, de fines de semana intrascendentes correteando por las calles y los bares al final pase algo interesante. Cualquiera se lo pierde y luego todo el mundo te dice que estuvo. Primera parada en el Candy Warhol. ¿Pero desde cuándo está este sitio tan lleno? Fernando Frisa al final de la barra, está más serio de lo habitual, será que no acaba de controlar el ritmo real de la entrada de poperos en el bar. Me doy cuenta que los días de pinchar a Soda Stéreo y el Mariposa Technicolor de Fito Páez se han terminado. Le doy un abrazo y le cuento de manera somera la razón de mis escasas apariciones en la ciudad durante los últimos meses. Ya sabes man, que si las películas acabaran como la vida ni dios iría a los cines.


Por el Candy aparecen Paco Lahiguera y los restos de El Galgo Rebelde, que ese día han presentado su primer disco en el Mar de Dios. No tienen batería y  de los parches se ha encargado Ramón Gacías el hombre serio, exGazza exDíasdeVinoyRosas y exHuracán Ambulante. Junto a Iñigo de los Sullivans y Blo de Picore, los tres grandes de los bombos en Aragón. El disco de El Galgo Rebelde incluye nuevas composiciones de Jesús López, otro de los malditos de la ciudad y arreglos nuevos para temas recuperados, que ya grabó con Malamente (Dijo Beatriz) o con Club Eléctrico/Lágrimas de mermelada (mi favorita: Los Sótanos del Cielo). En la grabación se han limado muchas de las asperezas y defectos que les vi en su directo de unos meses antes y suena realmente compacto. Mucha mano la del mejor productor aragonés, el Gran Guisante dicotiledón Rafita Domínguez.


Y después más gente, Rafa Angulo, RemainJavi de la Lata de Bombillas, con el que tengo una interesante conversación sobre la problemática de organizar conciertos en la ciudad -a pesar de llenar el Centro Cívico Laín Entralgo con los Maga me dice que los resultados económicos no son muy boyantes- y las malas y agoreras previsiones sobre la cantidad de público en el concierto del día siguiente de Eternautas. Tío, ya lo sé, ya sé que la cosa está jodida, están The Wedding Present y también hay concierto en el Arrebato


Sigo acumulando horas perdidas y bebidas no alcohólicas. El siguiente paso es el Hellfire. Siniestros de diseño que amablemente nos abren la puerta a pesar de ser hora de cierre. No mucho más, proyectos para montar el festival del pop definitivo, no, no, el tontipop no llena, nadie llena, nadie va a conciertos, seis euros es caro, si lo puedo conseguir gratis por qué voy a pagar. ¿A quiénes vas a traer? y esos quién cojones son… y los otros cuánto dices que cobran…¿mil quinientos qué? ostias y además de tocar qué más hacen, ¿la cena? Me abro, por debajo de la verja, como en una película mala de Indiana Jones. Es de día, el día del concierto de los Eternautas.


Los Eternautas han sido el penúltimo intento de elaborar un proyecto grupal y creativo en la ciudad, pero… bueno, uno no siempre es capaz de producir auténtica belleza aunque se junte y trabaje en equipo con algunos de los mejores y más habilidosos artistas de Zaragoza: Javi Bronski compuso un puñado de melodías, Pablo Sullivan les añadió las especias en forma de arreglos (nota: si alguien necesita unas cuerdas y las necesitas bien hechas y rápido llamen a este hombre) y bueno, Luis Díez, qué podemos contar del ilustrador del rock. Hizo una portada de nivel profesional. Espero encontrarla y que salga colgada en esta columna. Quedan algunas copias, si tenéis interés os las puedo mandar. Eternautas: Perdone señor, ¿Podría ayudarme a salvar mi planeta? CELL producciones 2005. Algunos momentos memorables, otros más flojos, simplemente Eternautas. El concepto se mantiene.


Para el directo estaba Jordi Bronski con un bajo eléctrico chulísimo, recién llegado del extranjero (el bajo, no Jordi)  y ayudando vocalmente. También tocó el xilófono en un tema. Íbamos a tener a Rafa Domínguez cantando en Chimos, el tema de Muy Poca Gente del que hacemos una versión y al Rey Mugre recitando en Con qué poco nos conformamos. Pero pieles femeninas y la consideración que el acontecimiento no acababa de merecer la pena hicieron que los dos invitados fallasen. Las canciones sonaron, sonaron y no estuvo mal del todo. Julio A. Cuenca escribió cosas majas en el Heraldo y Falces no fue excesivamente cruel en su crónica para el Muévete en Directo. Así que a ellos y a sus palabras os remito. Uno no se puede olvidar de Pedro Vizcaíno, el capo de Grabaciones en el Mar, que fue el que amablemente nos invitó a tocar de teloneros de Deneuve y encima me cambió una copia del último EP de Tachenko por uno de los nuestros…


Entre el público se dejaron caer Chuan y Miriam, ritmos y voz respectivamente de Bronski, Antílope Volador,  que llegó un pelín tarde pero le gustó mucho el concierto (yo quiero ser un poeta eléctrico) y Pach, batería de Bronski y Falcone (nota: Falcone tocan muy pronto en el Mar de Dios, ya os diré la fecha exacta). Vino Pati  el contacto en la capital de Confesiones de Margot y mil propuesta más, María… poquitos y selectos, y como dice uno de los grandes frontman de la música aragonesa: muy guapos, estáis todos muy guapos.


Y cuando estaban terminando Deneuve  y es que ellos sí que eran buenos la verdad, más enérgicos que los Smiths (referencia fácil) pero igual de delicados y líricos sin resultar blandos en absoluto, y el vodka corría a raudales noté una mano agarrándome de la manga de la americana… el poeta Ángel Guinda  que había conseguido entrar en la Lata de Bombillas diciendo que era de la Sgae. Es lo que tiene la genialidad, no encuentra fronteras ni límites. Uno es capaz de sacarla y aplicarla en los momentos más aparentemente complejos. He pensado que la próxima vez que llegue un poco tarde a un concierto lo voy a usar. Además con las gafas y la cara seria de americana recién planchada seguro que cuela. Me despedí de los Eternautas. Tocaba un poco de Ángel Guinda Experience. Venían también Reyes y Marimar. Agarramos un taxi camino del Bacharach. pero por el camino nos desviamos. Había fiesta en casa de Rocío y no podíamos faltar.


Pedimos whisky, cocacola, ginebra, tónica, tortilla de patata y Leonard Cohen. Yo escuchaba y  las chicas guapas miraban embelesadas. Un auténtico poeta como es Ángel Guinda tiene el toque. El toque que las deja aleladas. Las almendritas del placer. Tú y yo nos entendemos. Eyaculaciones en el ano de Dios. Ya os invitaré a seguirnos otro día (nota: información en primicia… Guinda estará el 13 de enero en la ciudad presentando mi libro de poesía, en el foro de la Fnac junto a Manuel Vilas).


Sin mucho que contar del domingo pasemos al principio de la semana que esto me está quedando realmente largo y a los que les obligan a leerlo los  estará  agotando. El lunes me pasé por el estudio de Pablo Malatesta. Se estaba cocinando algo realmente importante: cuatro mentes a todo volumen, colgando las notas de las paredes de los cerebros en éxtasis. Se grababa el debut de Oh Capital! Experimento sonoro en el que están metidos Sergio Algora, miembro de La Costa Brava, como principal ideólogo, letrista, melódico y sampleador, más Borja conocido también como Bigott, ex miembro de Comedienne, a la guitarra y  Pablo en las bases, flautas, arreglos. Pablo Malatesta producía. Yo miraba y les iba sirviendo el vino. Un tema psicótico, con trozos de piano robados a recopilaciones de garage imposibles, voz en francés y contracultura de mucho antes de los sesenta. Nota a nota, silbido a silbido. Si Tokio ya no nos quieres tendremos que encontrar una nueva capital asiática a la que considerar nuestra favorita. Quizá la respuesta esté en Laos, en sus amapolas. No sé. Lo que está claro que no la vamos a encontrar en el viento. Ni de coña.


Imagen ATERCIOPELADOS VOLADOR


Octavio Gómez Milián
[email protected]

Te podría interesar

COLUMNA: El Ánchel va de rule por la ciudad. Agosto 2015 (1/2). Por Ánchel Cortés.

VA DE REYES … DEL RNR, OF COURSE Más de una vez he comentado tanto …