Jueves, 23 Marzo 2017
Inicio / Crónicas / NACHO VEGAS (Por Santiago Ripollés)

NACHO VEGAS (Por Santiago Ripollés)

Imagen NACHO VEGAS


Ante todo quiero dedicar estas líneas a la chica que me sorprendió gratamente al venir conmigo al concierto.


Hacía algo más de dos años que había visto a Nacho Vegas y además lo había hecho en el mismo escenario en el que se le pudo ver en su anterior visita a Zaragoza. Y si aquella vez nos presentaba su magnífico disco Caja de música difíciles de parar, esta vez lo hacía con su no menos brillante Desaparezca aquí aderezado con su reciente mini LP Esto no es una salida y es que el Gijonés madura y da una nueva vuelta de tuerca en cada una de sus entregas discográficas.


A este cantautor al que la prensa especializada se ha apresurado a compararlo con los más grandes (Dylan, Cohen, Cave, Drake, etc.) y al que yo personalmente definiría como un contador de historias porque se podría decir que Nacho nos envuelve en cada una de sus canciones en un relato que van desde la historia de un perdedor a la un hombre enamorado, pasando por la de un solitario o la de alguien con el corazón roto o simplemente nos cuenta unas experiencias personales o ajenas tan absurdas o tan reales que todos nos podemos sentir identificados. En definitiva que por fortuna de todo nos podemos encontrar en el particular universo musical que nos ofrece este hombre.


Había leído en un par de sitios que los conciertos que viene ofreciendo el Sr. Vegas eran de gran calidad pero tras volver a verlo anoche puedo dar fe de ello. El concierto empezó una hora tarde como viene siendo habitual en La casa del loco, allí salio Nacho guitarra en mano para acometer en solitario Cerca del cielo la canción que en su ultimo disco dedica a nuestro alpinista mas ilustre, Juanito Oiarzabal. Tras esto y ya con toda su banda Las esferas invisible (magníficos por cierto) tocó La plaza de la soledád, Ella me confundió con otra persona y recupero de su primer LP la magnifica Al norte del norte. El concierto fue transcurriendo entre medios tiempos y canciones mas íntimas como Canción de palacio #7 y Ocho y medio pasando a temas de mayor ritmo como El hombre que casi conoció a Michi Panero que introdujo con un pequeño monólogo en plan club de la comedia. Mención especial hay que darle a la tremenda versión que hizo de Blanca a la que vistió con nuevos arreglos y que para mi fue de lo mejor de una actuación de por si excelente. Con Nuevos planes, idénticas estrategias su canción más apocalíptica y numero 1 en Costa Rica y Venezuela, como la presento él, y con La canción de la duermevela en su versión en Asturiano que interpretó libro de poemas en mano, y es que el tipo también es un artista, terminó la primera parte del concierto.


En los bises tocó la asfixiante Cosas bien hechas y El jardín de la duermevela. En definitiva hora y media que se me pasó volando y eso quiere decir mucho. Una gran actuación de un artista que se puede permitir dejarse en el tintero sus canciones más míticas (El ángel Simón y En la sed mortal) y no bajar ni un ápice la calidad del concierto. Un artista que esta en su momento y al que la creatividad no parece faltarle. Otra noche para recordar.


Por cierto, de su anterior concierto a este el aforo se había duplicado.


Nacho, vuelve pronto.


Se despide hasta otra el hombre que casi conoció a Nacho Vegas.


Santiago Ripollés
[email protected]

Te podría interesar

Teenage Fanclub

CRÓNICAS: Teenage Fanclub. Sala Oasis, 22/2/17. Por Jaime Oriz

Ya son casi 30 años los que llevan Teenage Fanclub en busca de la perfecta …