sábado, 23 septiembre 2017
Inicio / Entrevistas / ENTREVISTA GABRIEL SOPEÑA (Por Octavio Gómez Milián)

ENTREVISTA GABRIEL SOPEÑA (Por Octavio Gómez Milián)











Parece que ha pasado tanto tiempo: Gabriel Sopeña.


Ésta no es una entrevista al uso. No hay preguntas ni respuestas. Hay cosas que contar, mucho café con hielo en la Plaza San Francisco y móviles a los que no se les hace caso durante casi una hora.


Gabriel Sopeña es una figura impresionante. Acostumbrado a verlo en la distancia de las cartas y los mensajes que intercambiamos o junto a Loquillo en los escenarios zaragozanos, en la soledad de un escenario, armónica y acústica en ristre, uno se lo imagina de otra manera. Cuando me abraza y al sentarnos me sonríe afablemente, me doy cuenta que estoy ante alguien muy grande.


 



 


No empezamos con Ariel Prat, empezamos con Misiles Melódicos. Me pasa la banda sonora original y cito textualmente: la tragicomedia musical con libreto de José Sanchis Sinistierra y música del propio Sopeña. “Pasamos muchas dificultades para todo: composición, grabación y distribución. A pocas semanas del estreno aún no tenía el libreto entero y además de esperar tenía que ponerle música a todo. Luego para grabar el tiempo se volvió a estrechar. Se solucionó de la única manera en la que estas cosas se pueden solucionar: el mejor estudio de España y dinero para pagarlo todo.” En el estudio de Marc Parrot, turnos de ocho horas, tres productores/ingenieros de sonido, el propio Parrot, Sopeña y Pegenaute. “Pero al final salió… estrenamos en Zaragoza a mediados de Abril, en el Teatro Principal. Hubo poca promoción, la mayor parte boca a boca o con los contactos que tengo por aquí”.  El que escribe esto puede asegurarlo, por petición del propio Sopeña redacté la noticia para www.aragonmusical.com . Una auténtica pena que una obra como ésta, para el Centro Dramático de Aragón, no se publicitara de la manera que debió haberse hecho y que durase tan poco en Zaragoza. “Luego se le hizo una especie de lavado de cara y con la nueva puesta en escena de Carlos Martín, un tipo de aquí, de la tierra, se estreno con mucho éxito en Madrid para noviembre del pasado año. Hay rumores de que se puede volver a traer a Zaragoza, cosa que deseamos fervientemente. Y después con el disco en sí, con la banda sonora, hubo un poco de desidia en su publicación… finalmente Delicias Discográficas se ha encargado de ello y, aunque la distribución es un poco minoritaria, existe la posibilidad de encontrarlo en las tiendas de discos”. Entre la ópera bufa y Bertol Brecht, territorio híbrido y necesario. “De cualquier manera para mí ha sido una experiencia deliciosa, he aprendido mucho de los actores que han participado en el proyecto. Uno se acostumbra al trato con los músicos o los escritores, artistas cuya expresión va muchas veces hacia dentro… y ante gente como Camino Miñana, todo expresión hacia fuera, me quito el sombrero”.


Pasemos al porteño en la inmortal ciudad de Zaragoza. “Ariel era una deuda que tenía con Mauricio (Aznar, trovador mayor de Aragón.) y la he saldado. Ha sido un disco difícil, complejo, un disco bello. Ariel es un artista con todo lo que supone serlo y, aunque sus discos argentinos dejaban un buen sabor de boca, seguían sufriendo del anquilosamiento de estas producciones porteñas, que a veces resultan como salidas de una cadena de producción, todas demasiado parecidas. Había que encontrar una voz diferente, una voz propia para Ariel Prat. Y yo creo que se ha conseguido”. Le pregunto por el directo, por la Bersuit, por la cochambre murguera y la grabación en general. “Ariel me volvió a engañar el otro día para tocar con él en directo… siempre lo hace. Del disco, bueno, el trabajo de Hernán Filippini es absolutamente maravilloso, uno de esos guitarristas que hacen magia con sus dedos. Yo me he querido apartar un poco de las guitarras y me he dedicado a tocar mucho el piano. Eso me ha dado más perspectiva”.
 


Podríamos enumerar los proyectos de Sopeña, incluso tratar de dotarlos de un orden cronológico, pero la perspectiva cuántica del tiempo es lo que mejor se aplica a una persona tan atareada como el rapsoda aragonés: “Estoy terminando un nuevo disco de poesía con Loquillo. Esta vez no será un compendio de versos musicados de distintos autores, se centrará en el obra de Luis Alberto de Cuenca.” Luis Alberto de Cuenca es el mejor poeta español vivo, además de letrista de la Orquesta Mondragón durante los ochenta (suya es parte de la letra de Caperucita Feroz, sí, la de “oye mi amor, yo soy el lobo“), aparte de haber sido secretario de cultura con el gobierno anterior y el director que introdujo los tebeos en la Biblioteca Nacional. Las colaboraciones con el Loco son numerosas y se acercan en el tiempo: aparición en el próximo disco en directo de los Trogloditas Hermanos de Sangre y en el disco solista de Loquillo, fuera del jazz y la poesía, cercano al rockabilly de la vieja escuela, Amor propio.


Me gustaría hacer un disco musicando a escritores aragoneses… poetas de mi generación y de la inmediatamente siguiente…” Aparecen los nombres de Manuel Forega, el maestro Ángel Guinda, Alfredo Saldaña, Manuel Vilas (“su libro Resurrección es excelente“), Mario Moros… pero antes habrá que hacer un nuevo disco solista, ¿no?, han pasado diez años ya desde el Mil kilómetros de sueños. Hay un público y gente que me demanda conciertos de una hora y media, con repertorio de todas las épocas: Mas Birras, el Frente, Ferrobós, canciones que ha escrito para otros, discos de poesía con Loquillo, le aseguro a Gabriel que hay espacio, en el complejo mercado musical español, que hay demanda, necesidad más bien. “Sí, sí, quizá recuperar Otro lugar bajo el sol, el tema del Frente, que sufre el lastre de una producción muy de su época. Pero aunque me digas lo de los diez años, de acuerdo que como Gabriel Sopeña sólo no ha salido nada, pero…”  Sí, aunque lleve diez años sin sacar un disco solista son innumerables los discos que ha compuesto, producido o llevado adelante. Pero es el momento de ir a por más. O eso creo yo, Gabriel. “Pero empezamos y seguimos, no se puede parar otros diez años otra vez”. Se han nombrado a los Mas Birras: “Toco en directo Cass, toco Apuesta por el R´n´R… son canciones de y para la gente”.  Aún guardo en la memoria las dos últimas apariciones de Sopeña en directo, con un repertorio muy parecido: los dos temas mencionados de los Birras, más Armando al amor, del disco solista. El concierto tan breve de los Pilares supo a muy poco. A poco, poco.



Llegamos a los Labordeta: “Otro proyecto que llevo entre manos es un disco sobre la obra de Miguel Labordeta. La historia es un poco rocambolesca: un basurero de Rentería es un seguidor de la obra de Miguel Labordeta y hace algo de música, tiene una banda y ha compuesto alguna canción los textos del poeta. Le mandó una cinta a gente de aquí, incluido a José Antonio Labordeta. Llegó hasta mis manos y el material era interesante pero le faltaba un punto como para ser viable, tanto a nivel técnico como interpretativo. Como es habitual en estas cosas me he acabado liando en el proyecto, sobre todo por la insistencia de José Antonio Labordeta. Quiere que coordine un poco y, como condición imprescindible, que uno de los temas lleve mi voz”. Y con el hermano pequeño: “ya sé que es un poco marciano, pero me gustaría producirle un disco a José Antonio con canciones actuales, con músicos jóvenes… aprovechar esa voz y esa presencia.” Le nombro a J. Cash o a Neil Diamond y el trabajo que con ellos hizo Rick Rubin. “Eso es, eso es…” Ya se verá.



Sopeña, siempre inquieto, me pregunta por los Volador… sonrío y le recomiendo a los Bronski, le prometo que el nuevo disco de Sullivans tendrá unas letras y una sonoridad muy buena y que siempre hay que seguir la pista de Algora: “Un notable poeta, una persona de una cultura amplísima y uno de los pocos compositores que han innovado en los últimos años en el limitado paisaje del pop.” Nunca me hubiera imaginado a Sopeña cantando semejantes parabienes del miembro de la Costa Brava. Un último apunte: DA. “Sí, sí, estoy interesado… a ti te recomiendo el nuevo de Pablo Guerrero, por letras y producción lo más cercano a Leonard Cohen que hay en España… y Nacho Vegas, estoy siguiendo sus discos, su concepto del LP”.



La página no oficial se había quedado un poco anticuada y Armando Pardos la ha trasladado a un nuevo dominio que os invitamos a visitar: www.gabrielsopena.com Allí se ha prometido que la actualidad de la actividad artística de Sopeña se va a mantener y además (y eso ya no nos los puede quitar nadie) existe la posibilidad de escuchar material de Sopeña de la época de Ferrobós y El Frente, absolutamente imposible de encontrar en la actualidad. La mayor parte del material inédito ha sido suministrado por Antípodas Producciones, la gente que mima la carrera de Sopeña, y de allí, de ellos, de Miguel, Chema  y Jose, hemos obtenido las fotografías que adornan esta entrevista-tertulia improvisada.


Sopeña, creo que ya lo he dicho, uno de los grandes.


Texto: Octavio gómez Milián
[email protected]


 


 

Te podría interesar

ENTREVISTA: Nacho Estévez “El Niño”. Por Santi Gutiérrez

Este viernes se celebra en Pirineos Sur una noche muy especial : «Latido Latino ». Durante más …