Lunes, 26 Junio 2017
Inicio / Crónicas / ALBERTO PEREZ (Por Juako Malavirgen)

ALBERTO PEREZ (Por Juako Malavirgen)

ALBERTO PÉREZ – MAS ALLÁ DE LA MANDRÁGORA


A principios de los 80, el bar madrileño “La Mandragora” fué centro de reunión de un buen número de artistas, donde se mezclaban humoristas como Forges con prestidigitadores como Juan Tamariz. Sin embargo, si por algo se recuerda aquel mítico local es por el trío de cantautores que adoptó el mismo nombre y que durante año y medio actuaron entre esas paredes: Joaquín Sabina, Javier Krahe y Alberto Pérez.


El último de ellos visitó, como todos los meses de abril, La Campana de los Perdidos, para ofrecernos, en primer lugar, un repaso a sus composiciones junto a Chicho Sánchez Ferlosio, que vieron la luz en forma de dos discos: Sobre la pista (1990) y Tiempo de baile (1999), sendos homenajes a la música de baile. Así pues, esta primera parte fué un viaje por los mas variados estilos: swing, calipso, fox trot, rock and roll, son, guaracha, pasacalles, slow o bolero.


Y fué con el bolero con el que empezó la segunda parte, interpretando algunos clásicos del genero (varios a petición del respetable, al cual no dudo en complacer), para concluir el recital con un repaso a los temas de la mítica Mandragora, cuya sombra, que duda cabe, es muy alargada. Temas, coreados por todos los allí presentes, como Nos ocupamos del mar, Villatripas, La tormenta, El Santo varón o Marieta de George Brassens, todas ellas presentadas entre anecdotas y guiños de complicidad al público.


Público escaso, apenas unos treinta, el que pudo contemplar el virtuosismo de este gran músico, que no solo demuestra su buen hacer con la guitarra sino que en cada una de las partes de la actuación se atrevió a interpretar versiones a capela, haciendo gala de una técnica envidiable y, todo sea dicho, de una voz en mejor estado de conservación que sus ex-compañeros.


No se si la historia le acabará haciendo justicia a este artista, director de orquesta, genial compositor, gran interprete y todo un caballero en el escenario. En cualquier caso, los que pudimos disfrutar de su presencia ese jueves en La Campana de los Perdidos, dificilmente podremos olvidar lo que salió de su voz y de su guitarra. ¡Gracias, maestro!


Texto: Juako
[email protected]

Te podría interesar

CRÓNICAS: Rufus Wainwright. Teatro Principal de Zaragoza, 6/6/17. Por Stabilito, D. y Ángel Burbano

Hay noches mágicas por los acontecimientos que ocurren por casualidad, otras, sin embargo, vienen programadas …