jueves, 14 diciembre 2017
Inicio / Grabaciones / Eternautas “Perdone señor, ¿podría ayudarme a salvar mi planeta?”, 2005

Eternautas “Perdone señor, ¿podría ayudarme a salvar mi planeta?”, 2005







Música y poesía: un privilegio al alcance de pocos. Muchos lo intentaron… La historia del pop and roll está llena de discretos traspiés a cargo de los más grandes. Toda una bomba de relojería, suculento manjar o veneno ponzoñoso según cómo se cocine.


Un poco de todo esto es lo que encontramos en “Perdone señor…”. Poesía en las letras del joven escritor aragonés Octavio Gómez Milián y música creada por el resto de eternautas: Javi Bronski (voz, bajo, guitarra, teclado y programaciones) y Pablo Sullivans (también voz, bajo, guitarra, teclado y programaciones). Junto a ellos encontramos jugosas y variopintas colaboraciones como las de Rafa Domínguez (ex-Huracán Ambulante y actualmente Guisante), los hermanos Brunet de Bronski, Rodrigo Falcone o Dani Picore.


Estos navegantes de la eternidad quizá no consigan salvar el Planeta, pero lo cierto es que no salen mal parados del todo de esta osada aventura sonora. En ella abundan los sonidos electrónicos a través de programaciones, guitarras y teclados de juguete que hacen de éste un proyecto con un alto contenido experimental que nos deja momentos de cierta brillantez como el pop refinado de Con qué poco nos conformamos o ese cruce entre Creedence y Enemigos que es Santos y tritones.


Hay ideas sobresalientes en lo musical, pero si algo flaquea de verdad en Eternautas es su faceta vocal. Y es que Javi Rober hace muy bien muchas cosas, pero desde luego cantar no es una de ellas. Lo mismo cabe decir, exceptuando naturalmente a Miriam Brunet, de los otros eternautas que han prestado su voz a la causa y cuyos susurros – en ocasiones casi ininteligibles – luchan en vano por ser escuchados sobre unos ritmos electrónicos que por momentos llegan a resultar empalagosos.


Quizá lo más acertado de Eternautas esté en unos textos que nos hablan de noches de bohemia, de sexualidad obsesiva y amores desesperados y que han traspasado felizmente el papel para cobrar vida y expresión en forma de pentagrama.


Lamentablemente, en su conjunto, “Perdone señor…” da la sensación de haberse quedado artísticamente a medias, no pasando de ser un divertimento casero con muchas más posibilidades que las mostradas en estas diez canciones. A pesar de ello, no hay que restar mérito alguno a una propuesta que – insisto – aporta ideas brillantes y pone de manifiesto el talento arreglístico de sus componentes. El genial diseño futurista de la portada es obra de Luis Díez.


Jaime Lasaosa Novo
[email protected]


 


Te podría interesar

Palacho - Tu Dios y mis demonios

GRABACIONES: PALACHO. Tu Dios y mis demonios

El 2017 ha venido cargado de sonoridad y cometas, de bastiones y cegueras, y de …