lunes, 11 diciembre 2017
Inicio / Crónicas / FINAL CONCURSO MUÉVETE EN DIRECTO (Por Jaime L. Novo)

FINAL CONCURSO MUÉVETE EN DIRECTO (Por Jaime L. Novo)

Y el ganador es… ¡Lavodrama!. Su propuesta musical en forma de canciones peleonas y directas a la yugular se hizo con el anhelado premio y con un hueco en el corazón del jurado. Anicet Lavodrama era un baloncestista que jugaba en el Clesa Ferrol y que hacía mates hasta que el aro de la canasta casi tocaba el suelo. Era un jugador musculoso y potente que acostumbraba a habitar en la zona y que buscaba el contacto físico, igual que este power trío aragonés.


A caballo entre el hardcore melódico, el sonido stoner y el punk rock, Lavodrama presenta influencias de grupos como Bad Religion, Fugazzi o la vena más aguerrida de Foo Fighters. Sus temas, cantados en inglés, respiran rabia, ritmo y contundencia a través de una sólida base rítmica y unas guitarras crujientes y rugosas. Merecido galardón, sin duda, para una banda que acaba de editar un primer EP con el nuevo sello zaragozano Drawback Music.


Sin embargo, la noche comenzó con la colorista puesta en escena de Big Sur. Jorge Maestre y sus muchachos practican un pop anglotropical que muestra una inequívoca querencia por los sonidos británicos de los sesenta y los setenta. Canciones impregnadas de aires funk y retro en las que no faltan referencias imprescindibles como The Beatles, Tom Petty o Prince sin que ello les haga perder un ápice de originalidad.


Con una interpretación brillante, Big Sur derrochó actitud y entrega y logró conectar con el público haciendo que éste entonara al unísono su grito de guerra: “P‘adentro”. Las hordas bigsureñas animaron desde la grada para llevar en volandas a su equipo hacia la victoria, pero no fue suficiente.


Y como aperitivo del argentino Ariel Rot, subió a escena el tercer participante de la noche y segundo clasificado: Huracán Ramírez. Más que huracanada, la música de estos zaragozanos es una suave y atmosférica brisa que nos trae ecos del mejor folk-rock americano. Una música elaborada con un sonido muy logrado que los aproxima artísticamente a gente como Neil Young o los más actuales Wilco y Jayhawks. Steel guitar, trémolos, teclados psicodélicos y acoples llenos de reverberación, eso es Huracán Ramírez.


Quizá su obra se pueda saborear mejor en ambientes más recogidos, pero lo cierto es que, al igual que los otros dos finalistas, mostraron un gran nivel. Los Huracán son buenos chavales, créanme.


Después de conocer el veredicto del jurado y de escuchar los inevitables gritos alusivos a un hipotético tongo (tan faltos de pruebas como habituales ya en este tipo de concursos) fue la hora de Ariel Rot. Hubo menos público del previsto para ver al estandarte del rock latino en acción y, quizá por ello, la actuación comenzó un tanto fría, calentándose rápidamente el ambiente cuando el argentino acometió clásicos de su etapa con Los Rodríguez y Tequila. Con la buena noticia de tener a Candy Caramelo al bajo, esta vez con el pelo moreno, el hermano de Cecilia hizo méritos más que suficientes como para dejar a todos contentos.


Por cierto, ¡qué gozada poder disfrutar de un concierto sin malos humos y sin que tu cazadora apeste después a tabaco!.


Texto: Jaime L. Novo
 [email protected]



Te podría interesar

L.A. en la Sala López

CRÓNICAS: L.A. en la Sala López. 1/12/17. Por Alejandro Elías

El pasado viernes pudimos ver sobre el escenario de la sala López a una de …