domingo, 22 octubre 2017
Inicio / Especiales / Carta entregada al Alcalde de Zaragoza J.A. Belloch junto a 1.700 firmas

Carta entregada al Alcalde de Zaragoza J.A. Belloch junto a 1.700 firmas

Ilustrísimo Señor Alcalde de Zaragoza:


Los firmantes de esta carta, músicos, artistas, promotores, periodistas. y gentes de la Cultura en general, queremos manifestarle que nos unimos como una única voz en defensa del Auditorio del Rincón de Goya, cuya demolición, anunciada por el Ayuntamiento de Zaragoza sin explicaciones ni razonamientos en absoluto convincentes, supondrá un duro zarpazo a la actividad musical y artística de la ciudad.


Zaragoza es tierra de grandes artistas, tierra de voces que hacen historia, tierra de música, pero de nuevo resucita algo que los zaragozanos teníamos olvidado y que destruyó buena parte de la ciudad a principios de siglo, la temible “piqueta”. Con lo cual, ahora caerá otro edificio que ahogará aún más la voz de los músicos, llevándose de camino el corazón de miles de personas y borrando la memoria de la ciudad.


El Auditorio del Rincón de Goya no es sólo un recinto abandonado insidiosamente por  la negligencia de los últimos gobiernos municipales del PP y del PSOE, es el corazón y el alma de la historia musical reciente de nuestra ciudad. Por él han pasado desde numerosos músicos locales a grandes artistas nacionales e internacionales, tal y como se recordaba recientemente en Heraldo de Aragón: Nuria Espert, Leonard Cohen, John Mayall, Paco de Lucía, Camarón, Lluis Llach, Celia Cruz, Héroes del Silencio, Radio Futura, Black Crowes.


La Zaragoza de la Expo, sin embargo, quiere destruir un sueño y a la vez un recinto imprescindible para sus músicos. Y ello, sin razones justificadas ni explicadas. Porque si es por el ruido generado por los coches que circulan a 50 km/h por el cercano tercer cinturón, hay que constatar que, según mediciones acústicas realizadas recientemente, se obtienen medias de 61 decibelios máximo de día y 52 decibelios máximo de *noche (máximo volumen de tráfico), horario habitual de una representación cualquiera, ese nivel sonoro no es en absoluto molesto para el desarrollo de la actividad normal de un anfiteatro al aire libre. Si es por su construcción, a simple vista se puede comprobar  que la estructura del edificio goza de buen estado de salud y que solo requerirá de las reformas normales por el abandono a que se ha expuesto durante esta última década.


No hay pues ninguna razón que obligue a su demolición. Por ello, a través de este grupo de personas abajo firmantes, queremos transmitirle a usted y a su equipo de gobierno que paren esta barbaridad, y que en vez de hundirlo lo rehabiliten para que de nuevo los ciudadanos volvamos a vivir las noches inolvidables que allí disfrutamos muchos de nosotros desde que se inauguró en 1985. Los músicos no quieren nada inalcanzable, quieren simplemente que este espacio no se muera y que lo adecenten. Después ellos irán a darle vida.


En estos momentos, aunque se desconozca, Zaragoza tiene la cantera de músicos más importante de su historia. Los zaragozanos quieren a sus músicos omos se demostró una vez más el pasado 29 de enero cuando decenas de miles les apoyaron en las calles de la ciudad con motivo del “Roscón Rock”. Usted y su equipo no pueden herir nuestro corazón de esta forma tan brutal. La piqueta debe  volver a donde nunca debió de salir. Asimismo le pedimos que, una vez salvado el recinto, la Conejalía de Cultura lo llene de contenidos para que las noches estivales sean más cultas y menos tediosas. Igualmente le solicitamos que en las próximas elecciones incluya en su programa un apartado específico sobre la política musical que va a seguir y en particular su posición ante el derribo del Rincón de Goya (si es que afortunadamente todavía sigue en pie). De sus proyectos o de sus silencios tomaremos buena nota a la hora de ir a depositar nuestro voto.


¡¡NO A LA DEMOLICIÓN DEL RINCÓN DE GOYA!!

Te podría interesar

Kase.O en Pirineos Sur by Gustaff Choos

En exclusiva la jornada histórica de Kase.O desde Pirineos Sur en 2.22 minutos

Las pruebas de sonido, los entresijos de detrás del escenario, gente sin ropa dentro del …