Lunes, 27 Marzo 2017
Inicio / Crónicas / RIKI LÓPEZ (Por Juako Malavirgen)

RIKI LÓPEZ (Por Juako Malavirgen)

Imagen RIKI LÓPEZ. Fuente: www.rikilopez.com.


Riki López es un viejo conocido del público maño gracias a sus frecuentes visitas a La Campana de los Perdidos. Saltó a la fama gracias al programa radiofónico Gomaespuma, y a la canción El menú del bar Rambo y a su pegadizo estribillo (de primero sopa de… de segungo patatas con…) Sin embargo el talento de este cómico mallorquín va mucho mas allá de esa canción.


Comenzó el recital, al cual acudieron alrededor de cien personas, con El busto es mío, una sátira sobre las operaciones de mamoplastia, y entró de lleno en su personaje a lo largo de hora y media, donde sus interminables a la par que hilarantes monólogos (estamos hablando de uno de los mejores del país en ese genero) iban introduciéndonos en canciones que tratan la realidad más cotidiana desde el humor irónico e inteligente.


Hubo tiempo para el sexo en Mantis atea, para el amor en La quiero, para ridiculizar al macho ibérico al volante en la rumba Cibeles no conduzcas, o simples escenas de humor absurdo como la genial Cita con la musa, historia de un hombre que en día de cambio horario adelanta el reloj en lugar de atrasarlo y se tira dos horas en la calle esperando a su ligue.


En una propuesta mucho más desnuda de la que ofrece en sus discos (llenos de instrumentación y arreglos), Riki, con tan solo su guitarra, sacrifica la parte musical para dar más peso a las letras y, sobre todo, a la escenificación, haciendo gala de una envidiable expresividad en cada estrofa que canta.


Tras la obligada interpretación del ya citado Menú del bar Rambo dedicó unas palabras al Koala y su famoso Opá yo viazé un corrá, recetándole paciencia, conocedor de lo que es saltar a la fama por una única canción. Anda, que no le queda al pobre Koala, dijo el mallorquín, que por aquel entonces tenía al público completamente metido en el bolsillo.


Y entre risas llegó el final y, a petición popular, tuvo que regalarnos un bis, en este caso una de mis preferidas Los supervivientes de la noche, un himno a los after-hours en el que nos vimos reflejados los animales nocturnos que acudimos aquella noche al centro cívico Delicias. Al salir, caras de satisfacción y dolor de mandíbula entre la gente, y puesta en marcha del boca a boca, que está haciendo que Riki se convierta en un artista de culto entre los aficionados al genero de la canción de humor.


Juako Malavirgen
[email protected]

Te podría interesar

Teenage Fanclub

CRÓNICAS: Teenage Fanclub. Sala Oasis, 22/2/17. Por Jaime Oriz

Ya son casi 30 años los que llevan Teenage Fanclub en busca de la perfecta …