domingo, 24 septiembre 2017
Inicio / Columna / Crónicas de ZarAGOTA. Mayo 2006.

Crónicas de ZarAGOTA. Mayo 2006.

Hay meses extraños. Este mayo tan caluroso ha sido de esos. Apuntando en el cuaderno de campo todas las opciones posibles y tachando a las que uno no llega. Ando con horarios de trabajo difíciles e igual que un día me toca levantarme a las cuatro y media de la mañana otro día salgo de a las seis de la mañana y soy el único que sonríe en el autobús que cruza el Ebro devolviéndonos al centro. Así que, un poco a salto de mata, pero yo creo que no ha estado demasiado mal. Incluiré en las crónicas mis escapas fuera de Zaragoza, por una cuestión de arrastre y permanencia cultural maña.


El miércoles 3 me pasé por el Mar de Dios a ver a los Coconot. Buff, en realidad quería ver la sesión de pinchadiscos de Félix a.k.a Zacarías, pero ya que estaba por allí, pues un poco de música en directo de esta para entendidos. La verdad es que me superó. El ruidismo nunca ha sido un modo de hacer música que me haya confundido y a mí, la verdad, que lo que más me gusta de Sonic Youth, Suicide, Devo o Corcobado es cuando se ponen líricos y con melodía. Rafa Domínguez, exultante con sus canciones nuevas casi, casi grabadas y a la búsqueda de un bajista para su concierto del día 1 con Guisante (aunque a día de hoy creo que ha fichado a Eduardo Polaco, ahora Eduardo Tachenko) fue tan amable de dejarme un poco de algodón para los oídos, evitando así la exposición excesiva a los berridos. Esta No Wave a la española no me convenció en absoluto. De todos modos, y auspiciado por Mondo Sonoro, allí estaban altor porcentajes de Haikus, Picore, Lavodrama, Galgo Rebelde o Sullivans. También estaba Javi Bronski, que los había tenido por la tarde en el FNAC y se habían caído bien. Creo. De todos modos era uno de esas noches previas a levantarme a las cuatro y media y me retiré pronto. O tarde, siempre se retira uno tarde si se tiene que levantar a las cuatro y media. Y sin escuchar la sesión de Félix.


El jueves 4, o sea, al día siguiente, me quería pasar por el Zorro. Tocaban Falcone y además le quería llevar a Nacho Zorro un regalo por el aniversario del bar. En el Zorro he visto muchos conciertos muy chulos y además nos dejaron su escenario para una fiesta de Confesiones de Margot, he pinchado allí, he bailado auténtica música negra y he tenido grandes conversaciones al ritmo del zumo de naranja y las pipas de girasol. Recuerdo un concierto-homenaje a Red Hot Chili Peppers con gente de Naranja de Metilo, de Superyó y de Relé una noche de Reyes que fue muy grande. Bueno, parece que después de una temporada sin programar conciertos Nacho vuelve a la carga. Y es de agradecer. Quedé con Santi Rex para que me trajera la versión de Héroes, el tema de Bowie que ha hecho para la gente del bunburyclub, la web de Jesualdo y Garrancho (colaborador también de aragonmusical). El tema está muy bien, una mezcla en la letra entre la que hicieron los Parálisis Permanente y los argentinos Fricción, más el toque Rex inconfundible. La banda que lo acompaña son unos músicos electrónicos de aquí que se llaman Mecanismo. Habrá que seguirlos. La versión de Bunbury, que me la he bajado de Internet, Principiantes (Absolute Beginners) es bastante floja. También le llevé a Merche Valero (Mondo Sonoro, Zona de Obras) mi artículo para el segundo número de su fanzine Bandolero, una recuperación de uno de los mejores grupos que ha dado Aragón, Muy Poca Gente. Creo que cuando la columna esté colgada ya estará el fanzine en la calle, así que buscadlo o preguntad. Cuando llegué al Zorro y saludé a Pach Falcone la frase era “no suena nada”, jejeje, menos mal que entre Jorge Big Sur  y la doble J Bronski (Jordi y Javi) la cosa se solventó. Falcone han pillado carrerilla, llegan a las fases finales de los concursos y aún tienen tiempo de hacer conciertos entre medio o de colaborar con otras bandas. Hay una pequeña disfunción compositiva pero poco a poco el proyecto se va consolidando. Falcone me pone.


Después del concierto un ratico al Páramo, que era Jueves y los Jueves se sale, además quería ver un rato a JJ Gracia, El Litri, guitarra de Dos Lunas y dueño del antro más fronterizo y rockero de la ciudad. En el Páramo se suele cumplir el viejo lema de Tom Waits, camareras calientes y cervezas frías. O era chicas…um, chicas, chicas no hay muchas, pequeño problema. La semana anterior había estado pinchando yo allí, aprovechando el concierto de Jose Ignacio Lapido, el compositor y guitarrista de 091, mucha música negra, groove del pantano, northern soul y algo de country de monegros, todo muy auténtico y más con el calor que hace siempre en esa cabina, y además con un ligero bajón de tensión tras una extenuante comida junto a Bigott y Algora celebrando los premios de la música aragonesa., pero esa es, como siempre, otra historia para otro momento. En el Páramo me contó JJ Gracia un poco de qué iba a ir el espectáculo teatral que iban a montar la semana siguiente en el Teatro del Mercado, con José Luis Esteban, actor y rapsoda, con textos de Manuel Vilas, Miriam Reyes, Luis García Montero y Bukowsky entre otra gente. JJ y J.L Esteban montaron hace unos años un rollo parecido, Territorio Beat, con poesía de Kerouac, Ginsberg, Borroughts…beatniks y yonquis de la poesía. Ése me lo había perdido, pero al otro tenía intención de ir… si sobrevivía a Guadalajara. Pero eso lo dejaremos para la segunda parte de la columna de Mayo.


Octavio Gómez Milián
[email protected]



Te podría interesar

COLUMNA: El Ánchel va de rule por la ciudad. Agosto 2015 (1/2). Por Ánchel Cortés.

VA DE REYES … DEL RNR, OF COURSE Más de una vez he comentado tanto …