Jueves, 30 Marzo 2017
Inicio / Entrevistas / RODICIO GOYANES, ALMA Y CUERPO DE LA CAMPANA DE LOS PERDIDOS (Por Sergio Falces)

RODICIO GOYANES, ALMA Y CUERPO DE LA CAMPANA DE LOS PERDIDOS (Por Sergio Falces)


La Campana de los Perdidos pone fin a otra temporada cargada de eventos culturales de todo tipo. De nuevo su sello personal como característica principal. El próximo viernes, 7 de julio, La Campana agradecerá a los artistas que han formado parte de alguno de sus carteles la labor aportada invitándoles a una merienda-cena. Seguidamente quemarán lo recién comido con una multi-actuación. Un día después, antes del concierto de David Wapner, broche de oro de final de curso, hay convocada una jornada de puertas abiertas con agapé y mesa redonda para socios donde cualquiera podrá opinar sobre la temporada a punto de terminar y aportar ideas sobre la próxima. La programación volverá a empezar en septiembre, con el 17º cumpleaños del emblemático lugar. No obstante todavía resulta difícil olvidar las dificultades que ha habido para llevar adelante La Campana de los Perdidos. Aragón Musical ha hablado con Rodicio Goyanes, alma y cuerpo del castillo subterráneo de la zaragozana calle Prudencio.


“Hay gente que es reacia a ir a un teatro o a un auditorio, sin embargo sí que gustan de asistir a estas actuaciones, son más cercanas a su forma de vida”.


Imagen de JOAQUÍN CARBONELL y Cía en LA CAMPANA DE LOS PERDIDOS


Lo primero decir que hablo en nombre de la asociación cultural La Cueva del Tuno cuya sede social es el Café-teatro La Campana de los Perdidos. Esta asociación cultural sin ánimo de lucro realiza una serie de actividades escénicas, la mayoría en nuestra sede social que es La Campana de los Perdidos. La asociación cultural también realiza actividades culinarias -una al mes- para sus asociados. Para ser socio de esta asociación sólo hace falta una pequeña, creemos, aportación económica, que esta temporada ha sido de 60 euros anuales con lo cual puedes entrar de forma gratuita a todos los conciertos programados en La Campana y a los estrenos de las obras teatrales en el teatro del Mercado, gracias a la colaboración con esta entidad.


::: Jornada de despedida ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Antes de hacer la mesa redonda propiamente dicha haré un resumen de lo que ha sido esta temporada que ahora terminamos. Una temporada en la que hemos deslizado la friolera de 138 actuaciones escénicas en La Campana (33 conciertos musicales los jueves, otros tantos los viernes, 21 sesiones infantiles los domingos por la mañana, 9 sesiones de jazz en domingo, 30 actuaciones de farándula en general los domingos, 10 actuaciones que no se pueden clasificar y 2 conciertos en Navidad). Durante esta temporada hemos tenido casi 7000 espectadores, lo cual no está nada mal dadas nuestras reducidas dimensiones, que no pretensiones. Aparte de la programación específica en nuestra sede social hemos organizado, como todos los años, la IX Edición del festival SalA Remolinos con 8 actuaciones diversas en esa localidad, hemos colaborado con la fundación CREA y hemos colaborado con El Silbo Vulnerado en el programa Noches de juglares que se ha realizado en parque Delicias a principios de junio, así mismio hemos colaborado con diferentes ayuntamientos de nuestra comunidad en aras a promocionar la música aragonesa.


::: Recuerdos temporada 2005-2006 :::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


En La Campana tenemos una programación que podemos llamar fija, es decir, hay una serie de actividades que repiten, dada su alta calidad, cada año. Pero también estamos abiertos a nuevas propuestas o a artistas que están de paso por nuestra ciudad y que encuentran dificultades para entrar en programas oficiales pues éstos suelen tener toda la programación anual cerrada, de esta guisa y lo que más me ha impactado esta temporada ha sido descubrir al grupo Jerez-Texas o tener en esta casa de paso a Jabier Muguruza el mismo día en que recibía el premio a la mejor canción en euskera en la edición de los premios nacionales de música. Me ha encantado que Yamila Cafrune, que ha estado en Zaragoza para actuar en la segunda edición del festival Cantando en Plata, haya querido, ella expresamente, hacer una actuación para sus amigos zaragozanos en nuestro local.


Puerta de LA CAMPANA DE LOS PERDIDOS


::: 17 años ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Recuerdos en los 17 años de historia son demasiados para poder decir qué es lo más especial; lo importante es fijar la línea de actuación y poderla llevar a cabo. Los actos quizás que más te tocan, en lo personal, la vena sensible, son aquellos homenajes a los amigos que se fueron pero que, en cierta medida, se han quedado entre estas paredes: Mauricio Aznar, Chicho Sánchez Ferlosio, Maruxa Villanueva….


::: Programación de nivel para un local tan pequeño… de tamaño, claro :::::::: 


No hay nada imposible, simplemente hay que dar lo que tienes, y eso se sabe apreciar. Hay músicos de gran nivel que de vez en cuando quieren la proximidad con el público que da un escenario como el de La Campana; esos músicos, la mayoría, se han hecho amigos de la casa y se toman su cita anual como un par de días de convivencia con los amigos que han ido forjando aquí. Recuerdo cuando el gran cantautor Javier Berrgia -que al principio era reacio a venir a este sitio por lo que cobraba- se enteró de los problemas que pasamos con lo del equipo de sonido y dijo que si cerraban La Campana juraba no volver por Zaragoza; no creo que sea para tanto pero es de agradecer ese reconocimiento. Date cuenta que para esos músicos venir a La Campana les suponer hacer un poco de turismo por Aragón pues yo les llevo al Monasterio de Piedra, a Belchite, al pirineo… tampoco hace falta que actúen en La Campana para saber que en mi casa tienen siempre una cama para cuando pasen por aquí.


::: Llevar el timón de La Campana de los Perdidos y no morir en el intento :::::


Es posible… pero difícil montar un bar con visiones de futuro y con una apuesta tan arriesgada como la programación en directo y no morir en el intento… Si no hay zancadillas absurdas como la que sufrimos y seguimos sufriendo por normas obsoletas, yo no reconozco más autoridad que la que me dan mis vecinos con su apoyo incondicional, creo que siempre que no se generen molestias al vecindario habría que tener a estos locales en un poco más de consideración, una consideración reconocida por otra parte en petit comité, pero que no se plasma con la dichosa licencia que hace, que aún hoy en día y tras más de dos años de promesas, no obre en nuestro poder. A nuestra concejala de cultura ya le dije, en su día, que es muy duro trabajar mirando a la puerta por ver si entra público a las actuaciones para poder sobrevivir… pero más duro es mirar la puerta por ver si entra la policía; no sé… te sientes como un delincuente sin serlo. A veces la misma policía es la primera extrañada por la visita que les mandan hacer pues saben lo que hay en otros puntos de la ciudad. Puede que estas palabras suenen a romántico desfasado, pero es en lo que creo y en lo que he luchado desde que empezamos. Ahora sé, ya casi a punto de  cumplir los 50 años, que un nuevo tropezón con el ayuntamiento me haría seriamente plantearme el tirar la toalla, no por falta de fuerzas y de convicción en lo que hago, no, pero cuando has estado varias veces al borde de la depresión -como la que me llevo a estar 9 días en huelga de hambre- pues llega un momento en que te hacen dudar del si merece la pena. Menos mal que cuando peor lo hemos pasado ahí ha germinado todo lo plantado y realmente, y es una verdad demostrable, seguimos estando en la brecha por el apoyo incondicional de muchos artistas aragoneses que estuvieron todo un año actuando por la cara, o que te llamen artistas ya consagrados y te ofrezcan su apoyo sin conocerte como es el caso de Amaral y Juan Aguirre.


Imagen de LA CAMPANA DE LOS PERDIDOS


::: Realidad cultural a pie de calle  :::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Lo que tendrían que hacer nuestros políticos, sin distinción de partidos, es pisar el suelo en el que viven y sobre todo el que gestionan. Yo puedo estar partiéndome el pecho en sus despachos explicándoles que lo que hacemos es un bien cultural, pero si ellos vinieran a ver qué es eso, creo que se harían clientes del bar y sería diferente. La Campana de los Perdidos en primer lugar es de sus propietarios, 5 socios que creen en mi trabajo y por ello yo soy la cabeza visible, y son unos socios que lo único que piden es que se cierra el año a cero, es decir, sin pérdidas; pero después de los socios estoy yo como presidente de la asociación cultural pareja a La Campana, y como programador de ese espacio, pero no soy un programador en solitario: hay una serie de amigos que colaboran muy estrechamente en esa programación y que dado su trabajo conocen a artistas muy diversos en todo el mundo, amigos que vienen invitados a sus casa y aprovechan para regalarnos su arte. Así tengo el privilegio de contar con Luis Felipe Alegre -del Silbo Vulnerado– y Oswaldo -de la P.A.I.– que conocen mucha gente en el mundo de la poesía y la farándula; el gran contrabajista Coco Balasch es el encargado de la programación de jazz; Javi el Mago hace los propio con las sesiones de magia; La asociación cultural Amankay nos acerca toda sudamérica… y un largo etcétera de colaboraciones que llevan a que la temporada siempre se nos quede corta y nos falten fechas para poder dar salida a todos los artistas que nos solicitan el venir.


::: Momentos más duros para la continuidad de La Campana ::::::::::::::::::::::::


El momento más duro fue cuando la policía, por orden de Urbanismo, nos precintó el equipo de sonido y estuvimos casi 5 meses en silencio. Fue un momento, en el 2004, que aún no hemos superado en el campo económico pero que con esfuerzo vamos consiguiendo superar y ver la luz al final del túnel. Pero, indudablemente, los momentos más difíciles emocionalmente, es cuando has hecho un gran esfuerzo por conseguir traer a ese artista que a ti te encanta y encuentra una acogida fría. Yo no le temo al ayuntamiento ni a sus normas, le tengo pánico al público duro de nuestra ciudad… y es soberano, sin falta de público da lo mismo que el ayuntamiento te haga un homenaje, el homenaje debe venir de la ciudadanía, y eso se va consiguiendo con el día a día, actuación a actuación. En la asociación comenzamos siendo 45 socios y ahora ya estamos en los 130.


::: Local cultural :::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Si un modelo a seguir de local fuese La Campana creo que desaparecerían los histerismos vecinales, en la mayoría de los casos justificados… pero a veces incomprensibles como el que la única denuncia que La Campana haya recibido en sus 17 años de existencia, venga de parte de una vecina que vive en León XIII, es decir, a más de 1000 metros de nuestro local… la envidia sí es que es más temible que los histerismos vecinales por molestias. No quiero parecer que estoy en contra de otro tipo de locales llamados de marcha, debe haber espacio para todos y entre todos intentar minimizar las molestias. De hecho no es raro ver que ese vecino que protesta por la aglomeración de vocerío en la calle es el primer boceras ese día especial -especial para él- en que se casa su hija, sin tener en cuenta que el día anterior o el posterior se han casado otros 200 y lo quieren celebrar. Unos gramos de tolerancia es lo que falta en esta sociedad.


Imagen LA CAMPANA DE LOS PERDIDOS


::: Soluciones ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


La solución es difícil, muy difícil, pero fundamentalmente pasa por cumplir un cierto horario, más flexible los fines de semana y festivos y, sobre todo, ir concienciando a la gente a no gritar en la calle. Que se desgañiten en nuestros locales que están insonorizados y en la calle no armen las que arman. Al vecino le molesta más la bulla de la calle y el gamberrismo en la misma que la música en sí de los locales… pero, claro, no pueden cerrar o insonorizar la calle.


::: Cultura en pequeño formato ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Nuestras instituciones debieran aparcar sus diferencias políticas un poco en aras al futuro de esta ciudad. No se pueden anunciar los fastos pomposos que se nos vienen en breve sin cuidar a estos pequeños locales, a estas actuaciones en pequeño formato que mantiene vivo el día a día, la alternativa de ocio a ese amenazante botellón o a esa insulsa programación televisiva. Hay gente que es reacia a ir a un teatro o a un auditorio, sin embargo sí que gustan de asistir a estas actuaciones, son más cercanas a su forma de vida.


::: ¿Delincuente? ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Pues sí, desgraciadamente es así, pero cuando la normativa es tan rígida que no te permite la supervivencia pues debes delinquir en algo. Nosotros hemos intentado siempre cumplir con todos los preceptos, no hemos camuflado nunca el que seamos un pub y tengamos licencia de cafetería o derivados. Nunca hemos intentado tener una categoría y actuar como si tuviéramos otra para intentar librarte de ciertos impuestos. Nuestro local, desde su apertura, ha tenido la máxima categoría pero nos falta ese permiso de equipo de música por un tema de bomberos; una norma que luego se derogó pero que en su día nos afectó: si poníamos equipo de música debíamos tener una piscina de 24000 litros de agua con mangueras, si no teníamos música bastaba con extintores… nunca entendí qué tenía que ver música y seguridad. Nuestro local está perfectamente insonorizado, así lo comprobó en su día la inspección técnica del ayuntamiento, nuestro local tiene licencia de apertura desde 1993 -se abrió en el 89- y la categoría que tenemos es Bar Especial A pero falta ese permiso de música que al estar dentro de zona saturada -norma posterior a la licencia- no nos conceden. Y he delinquido poniendo otro equipo de sonido… pues el precintado no sonaba.


Imagen LA CAMPANA DE LOS PERDIDOS


::: Futuro ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Pues me gustaría que fuese de color rosa pero la mayor parte del tiempo me asaltan muchas dudas al respecto. Me gustaría poder fomentar la inquietud en la ciudadanía para que exigiera con ahínco estos espacios y que hubiera en Zaragoza una docena de locales como este y en estrecha colaboración para hacer un pequeño circuito y así hacer sostenible el proyecto. Que esa docena de locales pudieran sobrevivir sin sobresaltos. Aunque lo que más me gustaría es que entre todos empezáramos a valorar lo que tenemos, que nuestros artistas no tengan necesariamente que irse a Madrid a triunfar. Y el futuro que yo veo para La Campana de los Perdidos es, cuando lo veo negro, un nombre como el Plata, el Ambos Mundos u otros que ya cayeron y sólo la historia recuerda porque en su lugar quedan unas oficinas o la sede de un banco; y los días, los menos, que estoy más optimista, lo sigo viendo como en lo que creí desde el principio: un sitio vivo, un alternar de artistas y gente en general, una barricada contra lo globalizado del planeta, un túnel del tiempo donde la nostalgia no sea sólo eso.


Imagen de la iglesia SAN MIGUEL DE LOS NAVARROS, cuya campana de los perdidos dio lugar al nombre del emblemático local zaragozano


Fotos: www.lacampanadelosperdidos.com / www.joaquincarbonell.com
Entrevista: Sergio Falces ([email protected])

Te podría interesar

ENTREVISTA: Nacho Estévez “El Niño”. Por Santi Gutiérrez

Este viernes se celebra en Pirineos Sur una noche muy especial : «Latido Latino ». Durante más …