Viernes, 23 Junio 2017
Inicio / Noticias / 5000 PERSONAS ACUDIERON AL LUNA LUNERA

5000 PERSONAS ACUDIERON AL LUNA LUNERA

Este ha sido el año de la consolidación del festival Luna Lunera, sostiene Ignacio Machín, director del festival Luna Lunera, que ha concentrado en Sos del Rey Católico a unas 5.000 personas —el 85% del aforo total—, del 3 al 15 de agosto. Este festival, que se celebra en la Lonja medieval de la localidad de las Altas Cinco Villas, con capacidad para 450 personas, destaca por su apuesta por la canción de autor, entendida en su más amplio sentido, abarcando artistas como Jackson Browne, Quique Gonzalez, Paul Carrack e incluso grupos más cercanos al rock como Reincidentes, Distritocatorce o Enemigos.

Machín se muestra muy satisfecho por el desarrollo de Luna Lunera, ya que «ha ocupado todas las plazas hoteleras de Sos y alrededores», lo que resulta especialmente significativo dado el descenso de turistas en el norte de Aragón. «Uno de los objetivos de Luna Lunera es, además de situar el festival como un hecho diferenciado en el panorama estival aragonés y del norte de España, consolidar un turismo cultural para nuestra zona», lo que se está logrando año tras año. Además, destacó, que la «población se implica de forma notable, así como la hostelería, con numerosos voluntarios sosienses que trabajan en la organización del festival, desde la venta de entradas hasta la asistencia a los artistas».

Excelente balance musical

El balance musical de Luna Lunera no ha podido ser más satisfactorio, a juicio de Machín. «Todas las actuaciones han sido maravillosas», destaca, subrayando aspectos peculiares, como las colaboraciones de Luz Casal y Quique González con Jackson Browne, o los boleros conjuntos de Pablo Milanés y Chucho Valdés, anticipo mundial del próximo disco que preparan ambos artistas cubanos.

Luna Lunera ofrece actuaciones de alto nivel musical, siempre desde el prisma del «autor musical», conjugando diversos estilos musicales, con lo que el espectro de público es muy amplio. «Hemos constatado que se acercan a Sos tanto los más jóvenes —para disfrutar tanto de un artista emergente, como Quique González, o de unos veteranos como Enemigos—, como los más maduros, mayoritarios igual que las parejas, por ejemplo, en el concierto de Pablo Milanés, que se ofreció expresamente para volver a Luna Lunera».
 
De hecho, afirma Machín, la tipología del público es muy diversa. «Hemos comprobado una mayor afluencia de espectadores de fuera de Aragón, Madrid, Navarra y País Vasco —explica—, que suelen permanecer un par de días o tres por la zona». Asimismo ha crecido la presencia de periodistas y críticos musicales, interesados por las propuestas del festival.
 
Por otra parte, esta era la primera edición en la que se ha propuesto un autobús, desde Jaca y Zaragoza —con paradas en Tauste y Ejea— para desplazar a los interesados, con salida y retorno, antes y después del cada concierto. Han sido casi 200 personas las que han utilizado este servicio, «que mantendremos en próximas ediciones».
 
Como es habitual en un festival de estas dimensiones, se producen numerosas anécdotas simpáticas. Desde el cochinillo que disfrutaron Chucho Valdés y sus músicos en Las Coronas —¡a las cinco de la tarde!—, hasta las cajas de vino Uncastellum —elaborado en la vecina localidad de Uncastillo— que adquirió Jackson Browne tras descubrirlo en la cena, pasando por el día extra que los Reincidentes decidieron permanecer en Sos, pasando de alojarse en el Parador a compartir una habitación para diez personas en el albergue municipal.
 
En esta edición han sido muchos los artistas que han estado dos días paseando por Sos —Quique González, Chucho Valdés, Pablo Milanés, Reincidentes, Jackson Browne—, compartiendo minutos con los sosienses y disfrutando de las copas nocturnas en los bares de la villa. De hecho, varios de ellos han prometido su presencia, siquiera como colaboradores, en la próxima edición.
 
La cercanía con el público —el artista se sitúa a apenas dos metros de la primera fila de espectadores—, el aforo reducido y la presencia de la luna en el firmamento han conseguido un cálido clima artístico, a pesar del mal tiempo reinante durante todas las noches, que agotó los jerseys de las tiendas locales y propició el uso de mantas de los alojamientos para resguardarse del frío.

Prometedor futuro
 
El trabajo para el próximo festival ya ha comenzado, pues en muchos casos son los propios artistas, encantados con el ambiente de Luna Lunera, quienes se proponen a sí mismos, o a otros colegas, para volver a sonar en las noches sosienses. Lo que sí parece claro es que la fórmula de «canción de autor» en un pequeño escenario, bajo la luna y las estrellas, cuenta con aceptación más que suficiente para que Luna Lunera se consolide como uno de los más atípicos festivales de España.
 
No obstante, para la organización siempre hay cosas que mejorar. Desde precios especiales para los más jóvenes, con quizá menos días de programación y aún mayor calidad de los aristas, hasta la mejora de la grada con un cortavientos o un acceso fijo de obra a las localidades, que permita asimismo la instalación de un museo del festival, con el correspondiente merchandising.
 
Especialmente si sale adelante el proyecto con Chucho Valdés, una fundación musical que atraería a Sos del Rey Católico a músicos —cubanos, españoles y de otras nacionalidades— para compartir su sabiduría con los más pequeños. El pianista cubano visitó las instalaciones de la villa y se quedo sorprendido ante la calidad de las mismas, especialmente el Centro de congresos, que alberga a la banda municipal de música, más de ochenta músicos —en su mayoría niños— en una localidad que apenas pasa de 500 habitantes en invierno. Chucho Valdés ofreció sus contactos para que esta iniciativa fructifique lo antes posible.

Chucho Valdés durante su actuación 

Te podría interesar

Galimatías Band

Gali Matías va más allá

Gali Matías ha editado ‘Sweet Monster’, cuya recaudación irá para la asociación Believe in Art …