Domingo, 25 Junio 2017
Inicio / Crónicas / FINAL DEL CONCURSO MVT EN DIRECTO. Sala Multiusos, Zaragoza, 12/04/07

FINAL DEL CONCURSO MVT EN DIRECTO. Sala Multiusos, Zaragoza, 12/04/07

Foto de familia de los finalistas

 

Noche de sensaciones contradictorias con sabor a fin de curso en la Sala Multiusos del Auditorio de Zaragoza. Por un lado, los sanos nervios de las grandes finales y los exámenes orales mezclados en el aire con el embriagador aroma a cerveza y bebidas espirituosas de las grandes ocasiones musicales. En el tendido de sombra, litros compartidos por público en general y músicos de mucha y poca monta, corrillos de muchachos pacientes y cigarros a destiempo.

Por otro lado, menos gente de la prevista en el comienzo de la velada y la melancolía propia de cuando algo llega a su fin. El ciclo “Muévete en Directo” termina y deja tras de sí una estela de optimismo y esperanza, amén de un buen puñado de grandes actuaciones de grupos de aquí y de fuera.

Ganó Insulina Morgan, pero quizá eso sea lo de menos, porque lo verdaderamente importante es que la música local zaragozana goza de buena salud. Rosa Borraz, nuestra entrañable “Concejala ye-ye”, se ha mojado más que sus antecesores y eso es de agradecer. Pues eso, gracias y no te preocupes Rosa por los silbidos que son fruto de la ignorancia, pues nunca desde que un servidor tiene uso de razón la ciudad gozó de una programación musical tan rica.

Insulina Morgan: ganaron el castellano y la sencillez de una canciones.

La banda liderada por Gaby (voz, guitarra y composición) fue la justa vencedora gracias a una música que bebe directamente de las fuentes del rock más castizo de mitos patrios como Gabinete Caligari, Enemigos o incluso los añorados Más Birras.

Pero estos cuatro pichis no se conforman con eso, sino que además se atreven a adentrarse en terrenos más latinos sin patinar y -lo que es más importante – sin perder nunca de vista sus señas de identidad roqueras: chulería en las formas y en el fondo, letras amargas y música de taberna que se recrea con la sencillez de estructuras y la eficacia de estribillos incontestables y pegadizos.

En el terreno estrictamente musical, cierto es que el cuarteto no aporta nada que no se haya escrito en un pentagrama, pero no es menos cierto que para alumbrar pequeñas joyas como “Si es para mejorar”, “Chicas de papel” o “Desolado” hacen falta horas de trabajo y talento, mucho talento.

Insulina Morgan tiene “el hit” en su poder y lo saben, así que administraron sabiamente sus cartas, dejando para el final de su actuación, ya con la sala más llena, sus mejores y más intensas piezas, culminando un recital que fue claramente de menos a más y que terminó – como no podía ser de otra manera – con Jorge Morgan tocando la batería de pie (todo un clásico).

http://www.myspace.com/losinsulinamorgan

Lana Lee: los roqueros de Marte.

La propuesta de Lana Lee requiere tener los oídos bien abiertos y cierta dosis de concentración. De lo contrario, puede ocurrir que la atención se distraiga y el espectador se pierda el mensaje y algo más. Su música no es apta para todos los públicos y puede llegar a resultar arenosa, desconcertante si se quiere, pero es tan rica en matices y sorpresas que… ¿pero a quién diablos se le ocurrió traer a Los Delinqüentes?.

Lana Lee es uno de los grupos más interesantes que se han podido ver en los últimos años. Sus canciones nos sirven en bandeja lo mejor y más arriesgado de cada década llevado a cabo con maestría y cierta dosis de locura. Se aprecian en el trío aragonés ecos de Sonic Youth, de blues ácido, de Hendrix y del grunge más descarnado. Electricidad en definitiva, cambios de ritmo y originalidad, mucha originalidad.

Y es que hay mucho trabajo de local detrás de Lana Lee y eso se nota en unas estructuras cuidadas y atípicas y en unos arreglos meticulosos e imaginativos.

Nacho llevó el peso del espectáculo con su voz y su guitarra infectada mientras la sección rítmica generaba la energía suficiente para llevar a buen puerto una propuesta musical en constante evolución.

http://www.myspace.com/lanaleerocks

Silent: elegancia británica y reverberación.

Con la sala mucho más animada y con un juego de luces que no pudieron disfrutar los otros dos concursantes, Silent saltó al escenario para completar una gran actuación llena de intensidad y actitud. Ello, unido a la efusividad en la presentación, hizo pensar a muchos de los presentes que ellos iban a ser los ganadores, pero no fue así.

A pesar del sonido confuso del comienzo, los zaragozanos se repusieron y doy fe de que convencieron hasta lograr emocionar a buena parte del público con “Tears”, tema que combina con gusto exquisito drama y guitarreo a partes iguales.

Porque precisamente eso es lo que vende Silent: canciones de tensas atmósferas emocionales, guitarras rugosas que hacen del feedback y el ruido controlado una bandera y unas composiciones que evocan inevitablemente a gigantes de la escena pop británica como Teenage Fan Club, Suede o Pulp.

El quinteto defendió con acierto los temas de su primer cedé “How should I act now?” dotando a su sonido de una mayor aspereza que de ninguna manera impidió que apreciáramos su faceta más melódica.

http://www.myspace.com/silentsp

Los Delinqüentes: colega donde está la salida…

Tras el suculento festín de música local, nos aguardaba la actuación de Los Delinqüentes, fiel exponente de ese sur facilón y sin contenido que nos quieren vender y una muestra más de por qué en España llevamos años de retraso musical respecto a otros países. Se pudo leer en la prensa local del día que Triana es una de sus referencias… ¡Ay si Jesús de la Rosa levantara la cabeza!.

Insulina Morgan en la final del MVT

Ver más fotos 

Jaime Lasaosa
[email protected]

Fotos: Ángel Burbano

Te podría interesar

CRÓNICAS: Rufus Wainwright. Teatro Principal de Zaragoza, 6/6/17. Por Stabilito, D. y Ángel Burbano

Hay noches mágicas por los acontecimientos que ocurren por casualidad, otras, sin embargo, vienen programadas …