martes, 24 octubre 2017
Inicio / Crónicas / KARAOKE DE LUJO. Los músicos de Sabina en Villanueva de Gállego. 20/04/07

KARAOKE DE LUJO. Los músicos de Sabina en Villanueva de Gállego. 20/04/07

Nunca había visto y escuchado este juguete precioso que es el karaoke top colcha que ponen en escena los chicos de Sabina. Lo hicieron la otra noche en Villanueva del Gállego (Zaragoza) y confirmé que es un divertimento de lujo; imagina que te gustan los Rolling y puedes ser acompañado por Keith Richards. Aquí era lo mismo. Que adores a Sabina y puedas subirte a un escenario con focos y monitores, que mires hacia abajo y veas público que te mira, que le digas a la banda “¡Princesa!” y arranque con el mismo entusiasmo y sincronización que la banda de Sabina, es un lujo al alcance sólo de millonarios árabes. O de Beckham si le gustara el Flaco.

La banda es la banda, es decir, todos los bandidos, osea, Antonio de Diego, Payo Romero, Pedro Barceló, Sir Asúa y la dirección y animación de Pancho Varona. Intenta contratarlos para un cumpleaños y conocerás el valor del dinero…

Aquí tocan gratis para ti. Por el precio de la entrada. Con la sala llena, llena de fans y sobre todo de chicas. Fans chicas que adoran a Sabina y mientras tanto miran a sus músicos. Suben a cantar y lo hacen bien, pese a que el repertorio del Flaco es difícil. Entonan ellas muy bien pese a que el tono del Flaco es masculino. Ellos ponen entusiasmo pese a que los temas de Sabina son muy largos. Todos se divierten y aplauden alborozados mientras no cesan de hacer fotos. Ni Guti ha sido tan flasheado nunca.

Los bandidos sudan y se ganan lo que les pagan. Sudan porque ponen la carne en el asador de los focos y porque cantan y tocan. Y aplauden. Hubo un niño de diez años que se atrevió a cantar “Abelardo y Eloísa” y Pancho comentó “Y pensar que ya lo habíamos visto todo…” Sonaron “Princesa”, “Caballo de cartón”, “Eva tomando el sol” y cien más. Yo osé con “De purísima y oro”, que nunca he cantado y así salió. Y volví a saltar porque una muchacha me pidió que la ayudase a vencer su timidez. Quería cantar “La del pirata cojo” pero le daba miedo la soledad del escenario… o el cariño de los músicos, yo qué sé. Subimos y qué bonito. Así se entiende lo que puede sentir Sabina en lo alto del podio, con los bafles a tope, con las guitarras afinadas. Es un orgasmo. Lo que no entiendo es por qué le pagan.

 
Joaquín Carbonell

Te podría interesar

Joaquín Sabina, junio de 2010 en el Príncipe Felipe de Zaragoza, por Ángel Burbano.

CRÓNICAS: Joaquín Sabina. Pabellón Príncipe Felipe, Zaragoza. 12/10/17. Por Alejandro Elías

Una de las citas musicales más importantes –o al menos más esperadas- de estas Fiestas …