Martes, 22 Agosto 2017
Inicio / Crónicas / SULTANS. The Cavern, Zaragoza, 21/09/07

SULTANS. The Cavern, Zaragoza, 21/09/07

Andaba uno con ganas de ver a estos jovencísimos Sultans en un concierto “serio” y qué mejor sitio para hacerlo que The Cavern, bar temático dedicado a los cuatro de Liverpool donde se puede ver también a gente como Iñaki Fernández, Los Rangers y otras viejas glorias de la movida musical zaragozana*, no colgadas de la pared, sino vivitas y coleando y rezumando rock añejo por los poros de su piel.

Se escucharon los primeros acordes de “Brown sugar” y allí estaban los Sultans con su sonido y encanto vintage. En las primeras filas decenas de jovencitas se agolpaban desafiando a la gravedad con sus flequillos imposibles. Una audiencia llena de púberes que, sin duda, contrasta con la madurez de una banda que crece con cada concierto que da y que practica pop-rock de la vieja escuela, guitarrero, fresco y rebosante de actitud gracias a su fe ciega en en el legado de Yardbirds, Cream, Stones, Beatles y compañía. Un legado que manejan con soltura y atrevimiento, encarnando como nadie el espíritu roquero de los sesenta.

Los Sultans marcaron el prefijo 1960 y al otro lado aparecieron Mick Jagger y sus muchachos, Paul, Ringo, George, John y hasta los mismísimos Bravos. Sonaron “Jumpin' Jack flash”, “Get back”, “Satisfaction”, una intensa “Hey Jude”, “Los chicos con las chicas” y temas propios no menos celebrados como “Viaje de vuelta de la Luna”, la juguetona y tequiliana “What are you waiting for”, “Sultans” o ese hit que es “Hey mama!”.

Ni siquiera la rotura de sendas cuerdas de los guitarristas pudo parar a los zaragozanos que salieron airosos demostrando que también saben improvisar y mantener la intensidad a lo largo de más de una hora de concierto. Y es que es precisamente ésa una de sus mejores virtudes: la actitud encima del escenario, con Saúl entregado que ejerció de frontman con todas sus consecuencias mientras Guillermo Esteban, camiseta de Eric Clapton enfundada (toda una declaración de intenciones…), exprimía su Telecaster con una destreza y un feelin' impropios de su edad.

En definitiva, una buena sesión de rock retro en la que también quedó patente la solidez y franca mejoría del resto de la banda, sobre todo de su batería Juan (me consta que ha practicado concienzudamente este verano). Su progresión ha sido exponencial hasta el punto de que no sólo cabe hablar de prometedor futuro cuando nos referimos a este grupo, sino también de un presente consolidado y real.

Los Sultans disfrutan tocando y lo saben transmitir contagiando su vitalidad a un público que acaba encandilado. Pocos roquean como ellos en Zaragoza.

Entrada: 3 € con consumición.
Unas 100 personas
*Se recomienda encarecidamente la lectura de “Polvo, niebla, viento y rock”, auténtica “Biblia” del rock local escrita por San Matías Uribe.
sultans_cavern_07
Jaime Lasaosa
[email protected]

Te podría interesar

CRÓNICAS: Rufus Wainwright. Teatro Principal de Zaragoza, 6/6/17. Por Stabilito, D. y Ángel Burbano

Hay noches mágicas por los acontecimientos que ocurren por casualidad, otras, sin embargo, vienen programadas …