Domingo, 20 Agosto 2017
Inicio / Crónicas / ORGULLOSAMENTE DIFERENTES. CIRCODELIA, 14/12/07, Bass Space, Zaragoza

ORGULLOSAMENTE DIFERENTES. CIRCODELIA, 14/12/07, Bass Space, Zaragoza

Corría el año 2002 cuando un tema “extraño” nos bombardeaba desde las “principales” radios del país, se trataba de Las chicas de las canciones, el grupo era Circodelia, el productor Alejo Stivel. Con esos datos, los de Madrid tenían todo para forrarse, abrazarse al gurú argentino y empezar a sacar singles a mansalva, vamos, convertirse en los nuevos M-Clan.

Pero, cosas del destino, el camino se torció y la compañía decidió que cayeran en el olvido para la gran mayoría. Con un muy buen segundo disco consiguieron colar algún single en las listas y talonear a “artistas” como El Canto del Loco, el título de su disco acertaba con su situación Lo trágico es magnético.

Y ya en 2006 publican Máquinas románticas y su posterior versión extendida, un disco auto-producido (gran labor del guitarrista Pablo Parser) y sin gira de presentación debido a la falta de management, algún concierto por los alrededores de Madrid y su presencia de músicos residentes en la Honky Tonk de Madrid.

Vaya un lujo desperdiciado.

Así, de esta guisa se presentaron en la Bass Space de Zaragoza, nuevo recinto para conciertos, bastante acogedor sino se tratara de una discoteca, ya que debes aguantar cosas como el humo envolviendo toda la sala, los precios y los discotequeros que en mitad de concierto se presentan preguntándose cuándo terminan los melenas esos y empieza la labor el dj (que esperemos no fuera el mismo técnico que machacó la actuación con miles de delays).

Abrieron los madrileños con un contundente Ámame y muere, segundo single de su último disco, sonido setentero, mucha actitud y el espíritu del glam presente en gestos y cambio de vestuario de Victor Pérez, cantante y showman de profesión. Uno a uno fueron cayendo temas como Orgullosamente, Qué felicidad más tonta, Máquinas Románticas intercalando temas de anteriores discos como Les queremos o Reina Ideal y versiones como Heroes de Bowie o el himno My Generation de los siempre efectivos The Who. Guitarras crudas, solos cuidados y lo dicho, mucha actitud y humildad.

Tras los bises de rigor, una breve indicación: “Circodelia fuimos un grupo que triunfó con una canción y luego no se comió nada, da gusto que para una vez que salimos de Madrid nos acojan como en casa” y con este ejercicio de humildad pasaron a despedirse de la sala con Rocco, tema ambiguo donde los haya y es que las letras de Circodelia se caracterizan por eso mismo, la ambigüedad y el rock fornicando con la moda, grandes, muy grandes.

Pese a empezar con hora y media de retraso el concierto se hizo corto y dejó con ganas de más, hecho fundamental para esta clase de grupos que va ganando seguidores con el directo y a base de currárselo mucho, pero mucho.

Señores, compren sus discos, todavía están a tiempo de salvar al panorama nacional y de pagarles a estos chicos algún que otro viaje de vuelta a la ciudad.

 

 

Nota: Teloneros, Almas Mudas.

 

 

 

Texto y fotos: Stabilito D.
 

 

 

CIRCODELIA

Te podría interesar

CRÓNICAS: Rufus Wainwright. Teatro Principal de Zaragoza, 6/6/17. Por Stabilito, D. y Ángel Burbano

Hay noches mágicas por los acontecimientos que ocurren por casualidad, otras, sin embargo, vienen programadas …