viernes, 15 diciembre 2017
Inicio / Crónicas / CINCO SENTIDOS. Sala Zeta. Zaragoza, 28/01/08

CINCO SENTIDOS. Sala Zeta. Zaragoza, 28/01/08

Noche de poesía y rock and roll.
Sería más o menos Septiembre del 2005 cuando atravesé el umbral, cuando las puertas de la percepción se cerraron a mis espaldas y observé la poesía personificada en aquel tugurio. Entre el humo de cien cigarros y el vidrio mojado puede contemplar el comienzo de un gran grupo, y doy gracias a ello. Eran Cinco Sentidos, una banda aparentemente inocente, una idea muy lejos de lo real.
Pronto el cosmos quiso establecer un segundo contacto y fue cuando logré escuchar su canción Sin nombre, para mí de lo mejorcito que se ha hecho en esta ciudad y mira que han salido cosas de aquí. Una intensa melodía, una melancólica y grave voz que va desde el susurro hasta el alarido en una montaña rusa de emociones…todo ello vomitando una hermosa historia de amor…por supuesto quedé hechizado para siempre.
El grupo del que hoy hago crónica se presenta por sí solo: Cinco Sentidos, ganadores, muy merecidamente, del Popyrock 2007, aunque esperemos que consigan quitarse pronto esa etiqueta y sean conocidos como un grupo emisor de sentimientos a través de sus canciones, sería lo más lógico.
El lugar elegido, la sala Zeta que últimamente no está dando el sonido que le corresponde como una de las grandes salas de directo de la ciudad que es, pero que por lo menos parece que últimamente está apostando fuerte por los músicos locales.
Empezaron fuerte los chicos con Calma Chicha, un zarpazo directo a la mandíbula con un Rafa poseído (tal vez por Scott Weiland, tal vez por Rob Halford) que recorre la escena de un lado para otro, sin parar emanando poesía con forma de alaridos.
Poco a poco fueron cayendo temas antiguos, Vértigo, Cinco Sentidos, Aprieta Fuerte, Sin Nombre, intercalado con temas nuevos como La brújula del viento, Höllër (o algún otro nombre todavía por definir) y alguna que otra más, muchas sorpresas en la noche. Una potente batería, un bajo afilado, una rítmica contundente y un guitarra solista de sobresaliente, una poco de Brian May pero más heavy todavía y todo ello en un frasco pequeño como es Nacho. Llegaron a los bises, con casi total improvisación y se marcaron el aclamado Meteoros de Pegaso, Rock and Roll de los Led Zeppelin para terminar con Patrullador del sueño.
Una gran noche de rock and roll, puro y duro, y un gran grupo que esperemos sea la salvación del rock en la ciudad, que tan necesitado está de alegrías.
Recuerden su nombre: Cinco Sentidos, poesía y rock, dos por el precio de uno.
 
Stabilito, D.
[email protected]
 
CINCO SENTIDOS EN EL ZETA 

Te podría interesar

L.A. en la Sala López

CRÓNICAS: L.A. en la Sala López. 1/12/17. Por Alejandro Elías

El pasado viernes pudimos ver sobre el escenario de la sala López a una de …