Jueves, 25 Mayo 2017
Inicio / Columna / LA MEJOR HIERBA

LA MEJOR HIERBA

Uno siempre supo que la fuerza de los medios de comunicación es altamente poderosa y contaminante en muchas ocasiones (otros dirían que siempre). Lamentablemente lo que ciertos informativos, periódicos, emisoras de radio y portales en Internet dicen,  influyen en las opiniones de un buen número de habitantes en cualquiera de los rincones del mundo. Todo esto no es nuevo y como suelo decir a los que me rodean y no saben mucho de cómo va este mundillo informativo, mi máxima es recomendarles que no se crean nada o casi nada de lo que oigan, vean o lean. Los comentarios de terceros, las opiniones, las editoriales, son solo eso, una pequeña parte de lo que puede llegar a ser una noticia veraz y en el peor de los casos, todo lo contrario. Está más que claro que cuando un periodista repite varias veces en la misma semana, que un entrenador de fútbol no se “comerá el turrón” aludiendo a que no termina el año como entrenador  por una supuesta crisis en un equipo de fútbol, el primer sorprendido es el mismo entrenador y la persona que supuestamente le tiene que echar y que al final, terminará cancelando el contrato, al ser sometido a una presión de prensa  y público.
 
Llevamos quince días en los que vemos como parte del deporte español llena sus estanterías de trofeos. Hasta los menos “futboleros” por lo visto vimos algún minuto de los partidos de la Eurocopa de fútbol. Minutos de oro según el estudio de las audiencias de 15 o 17 millones de espectadores viendo la final. Además, según parece, cuanto más grita un profesional del medio en la retransmisión de un partido, más audiencia o más creíble parece esta. Una buena forma de convencernos (o no) que lo que vemos es lo mejor y “súper español”. Sin duda, me alegro de estas victorias. En el fondo no tengo casi nada en contra de todo esto. Cada cual que vea lo que quiera y se crea lo que necesite creer.
 
Este domingo ganó el torneo de Wimbledon, Rafa Nadal. Igual que fue según los entendidos histórico ganar la Eurocopa, lo es después de tantos años que el mallorquín ganara en un campo de hierba. Fue la mejor competición y  el partido más largo  de Wimbledon. El partido de Nadal junto con la disputa sobre el asfalto de Alonso y el resto de “fórmulas 1” fue lo más visto en televisión del domingo (45 %, 4.944.000 de espectadores y 23.6 %, 2.768.000 de espectadores respectivamente). 
 
Llegados a este punto, solo me puedo acordar del resto de población que no se incluye en esos audímetros. Si como dicen hasta 18 millones de personas vieron en algún momento la final o semifinal de la Eurocopa, me pregunto que se le ofrece, televisivamente hablando, a los 28 millones de españoles restantes y que además son mayoría frente a los anteriormente citados. Casualidades de la vida, TVE dejó escapar o no pudo competir en su día por los derechos  de emisión del partido de Nadal y en su programación optó por ofrecernos casi entero el festival musical Rock in Río Madrid. Algo casi inédito. Un canal de televisión nacional dedicó  cinco (increíble, pero sí, 5) días a solo programar en su Prime Time, música. Es evidente que lo conocido hoy, no se lo esperaban  ya que de lo contrario, lo harían más a menudo. En este último fin de semana doblaron la audiencia habitual de la cadena (TVE2)  y casi llegando a la nada despreciable cifra de  un millón y medio de personas en alguno de los momentos de la emisión en directo del concierto de Shakira (Stereophonics 2,2%, Amy Winehouse 6,3%, Jamiroquai 4%,  y Shakira 10,3% de cuota), superando la audiencia de TVE1, Cuatro y La Sexta y  llegando casi a la cuota de Telecinco (Lenny Kravitz, Bob Dylan y Franz Ferdinand fueron los encargados de echar el telón final ayer domingo).  La apuesta era poco arriesgada. El cartel era bueno y el festival alcanzaba los gustos de un buen número de público. Solo había que apostar y  “currarse” los permisos y derechos de emisión.
 
El festival que se emitió en La 2 de Televisión Española y desde www.rtve.es, volverá a contar con el canal público para ser la televisión oficial en 2010, tras conocer los buenos resultados de audiencia.
 
Siempre nos quejamos del poco apoyo que se le brinda a la música en este país (sobre todo a la de base). Los medios públicos están para ofrecer algo distinto. Ya es hora de programar más conciertos y programas musicales en la televisión pública.  Un medio de comunicación que no debe de competir en audiencias. Un medio de difusión que no tiene que gritarnos para convencernos de nada.
 
 
David Chapín
[email protected]

Te podría interesar

COLUMNA: El Ánchel va de rule por la ciudad. Agosto 2015 (1/2). Por Ánchel Cortés.

VA DE REYES … DEL RNR, OF COURSE Más de una vez he comentado tanto …