viernes, 20 octubre 2017
Inicio / Entrevistas / BUNBURY
Bunbury en la Feria de Muestras de Zaragoza, 6 de septiembre de 2008. Foto, Ángel Burbano

BUNBURY

Con motivo del inicio de gira de Bunbury en Zaragoza, el programa Viva Expo de Localia Televisión, emitió el pasado fin de semana una amplia entrevista a Enrique Bunbury. En ella, profundizó sobre su disco Hellville de Luxe, la gira europea, el tributo a Bunbury y adelantó que se está preparando un dvd con todos los detalles de la grabación del disco.

Esta es la transcripción de la entrevista:

Hace unos meses se lanzaba el aviso. Bunbury preparaba nuevo disco. Entonces los foros cibernéticos se calentaban hasta llegar al punto de ebullición. Cualquier aportación era válida. Cada internauta comentaba lo que había escuchado, leído o visto en cualquier medio de comunicación. Todo para intentar despejar la incógnita de su nueva propuesta. Bunbury, por su parte, solo decía que el disco sonaría como el típico disco de un tipo chulo de 40 años…

– ¿Los tipos chulos de 40 años tienen que eliminar la sección de vientos y los violines?
– No, no tiene nada que ver (sonríe). Lo que si que pienso, creo, y espero que se oiga en el disco, es que es un disco de una persona con unos cuantos años de rodaje. No es un disco adolescente, para nada, ni siquiera para adolescentes. Eso no quiere decir que no quiera que vengan chicos jóvenes  a mis conciertos, ojalá les llegue, pero creo que el tono en el que hablo en el disco y en el que digo las cosas… ya no son cosas juveniles, y no creo que las temáticas de las canciones sean propias de un adolescente. Creo que también  la forma de tocar es de… de hombres. De hombres con ciertos años y con cierto bagaje, peso y experiencia. Me gustaría que eso se hubiera reflejado en el disco. Lo de un tío chulo es una frase un poco chorras  que tampoco tiene mucha importancia, pero lo de que es rock con 40 años, cosa que antes me parecía como negativa en si misma, como rock machuchón, ahora no me parece negativa, me parece que estoy intentando seguir una senda marcada por maestros, gente como Neil Young, Bob Dylan, Van Morrison, Leonard Cohen, Johnny Cash, Tom Waits… mis ídolos a día de hoy, ninguno tiene menos de 50… (hace una pequeña pausa) Bueno sí, Mark Lanegan.

-O Lila Downs. Una mexicana con la que acabas de colaborar en su disco… Tampoco llega a los cincuenta.
-Sí, Lila Downs es fantástica y va a ser una de las grandes, no tengo ninguna duda.

-Tendremos que esperar hasta el 7 de octubre, que es cuando se publica el disco, para comprobar esa descripción,  pero los conciertos empiezan un mes antes. ¿Nos vamos a tener que ir a otra ciudad una vez tengamos el disco? ¿Volverá Bunbury a tocar en Zaragoza cuando ya nos hayamos podido aprender las canciones?
– ¿A Zaragoza en concreto? A mí me gustaría. En principio esta es la gira española, la que empieza ahora en septiembre y acaba en diciembre, pero a mí me gustaría volver a Zaragoza. Como es una gira larga que va a durar un par de años, muy  probablemente encontraremos un hueco, y hay un lugar que pienso que es mi sitio natural, el sitio en el que debería de tocar, que es el Pabellón Príncipe Felipe, un sitio que me gusta mucho para ver conciertos y para tocar. Y ojalá haya un momento a lo largo de los próximos meses para hacerlo.

-Después de la gira española, toca Estados Unidos, México y luego Europa. ¿Cuánto hace que no sales de gira por Europa? ¿Diez años?
-Sí, gira propiamente dicha hice la última con Radical Sonora. Y anteriormente con Héroes del Silencio, que era una parte habitual de nuestras giras. Luego, creo que con Pequeño, Flamingos o El viaje a ninguna parte he hecho conciertos, pero un par de cositas en Italia, algo en Portugal… muy poca cosa y digamos que puntuales ¿no? Como  que estábamos de gira por España y de repente pues íbamos ahí, nos comíamos unos espaguetis y volvíamos.

– Y ahora, ¿Ya sabes el número de países, de conciertos, etc.?
– No, tenemos conciertos cerrados más o menos hasta abril. Ahora estamos cerrando a partir de mayo, y supongo que después de lo de América me gustaría tomarme un mes de descanso, para hacer otros dos o tres meses de gira. Me imagino que ahí es cuando cerraremos un poco lo de Europa, que allí la verdad es que estamos teniendo muy buena recepción… cositas pequeñas ¿eh?, que nadie piense que vamos a triunfar. Bueno, yo desde luego no lo pienso. Vamos a hacer cositas pequeñas para un público pequeño y para abrir un territorio donde poder tocar y tener un público, porque pienso que ya se pasó lo de Héroes, se pasó lo que hice en Radical Sonora, ya prácticamente nadie se acuerda de mí, y es un momento fantástico para poder presentar una nueva banda como si fuera un tipo nuevo que va ahí a descubrir como son los alemanes de nuevo ¿no? O los austríacos.

-¿Cambiarás allí el repertorio?
-Lo bueno que tiene para mí ir a Europa, es que puedo hacer lo que quiera, porque no conocen nada, entonces puedo tocar lo que quiera. Me refiero sobre todo a mi carrera en solitario, que es en lo que estoy centrado ahora. Creo que lo de Héroes, pues el año pasado ya hicimos una gira y ya es capítulo cerrado. Ahora toca otra aventura.

– Y en el caso de los conciertos en España, ¿cambiarás el repertorio una vez que el disco esté a la venta? Ahora solo conocemos el single y algunas filtraciones…
-Hombre… ya es suficiente, ya (risas). Mira, en realidad a mí, pase lo que pase me parece bien. En estos conciertos en los que no ha salido el disco, voy a tocar canciones del álbum, y cuando salga el álbum supongo que ya el concierto estará más basado principalmente en el disco. Me voy a ir adaptando un poco a las circunstancias, pero creo que el sabor de la nueva banda y el sabor del disco se va a ver aunque toque “poco” del disco.

-Esa nueva banda ha tenido que superar una prueba difícil, que es llegar al estudio sin tener tiempo de aprenderse las canciones. Tú les dabas la canción por la mañana y por la tarde se grababa. No sé si en algún momento has tenido que adoptar el papel de alentador y decir: ¡Venga! ¡Que sí que te va a salir ese solo de guitarra! No te agobies…
-Por supuesto, por supuesto… además has puesto un ejemplo que sí que pasó. Eran diálogos tipo:
– Yo confío en que te va salir esto.
– Pero déjame preparar…
– No. Venga, poned el grabador, vas a hacer un solo.
– Pero si no me lo sé, no sé que voy a tocar…
– Por eso, ¡toca!
Y han salido cosas magníficas así, han salido cosas espectaculares, porque rara vez el músico confía en que la primera idea es buena. Hay veces que el músico le da muchas vueltas a una idea y de repente pierde toda la frescura por una búsqueda de técnica o de perfección, que tiene poco que ver con la maravilla de subirte a un escenario y ser simplemente un músico que rasguea o disfruta tocando. Y eso es lo que hemos buscado: “Has tocado una cosa fantástica, y la has tocado la primera vez. Has hecho 4 tomas, la segunda, tercera y cuarta son una puta mierda. La primera era buenísima, porque luego has intentado como pensar, y muchas veces lo más importante es… toca con el corazón y disfruta. Primera toma”. Conmigo también pasaba, yo hacía varias tomas y al final me decían: “No, si la buena es la primera o la segunda”

-Entonces este disco ¿está lleno de primeras tomas?
-Sí, bueno, hay otras veces que hemos hecho más tomas. Por la mañana nos pegábamos ensayando la canción y por la tarde la grabábamos. Y al llegar la noche estaba terminada la canción y adiós muy buenas. Ya no la vuelves a tocar.

-Eso también ha sido una dinámica distinta de trabajo ¿no? En otras grabaciones si había que quedarse hasta las tres de la mañana se quedaba, y aquí, no sé si es la forma de trabajar de Phil Manzanera, pero creo ha sido bastante metódico, que a las 21 se cenaba y hasta mañana ¿no?
-Si, algún día que trasnochamos, cenamos a las once, pero eso fue así como una excentricidad (risas). En general estábamos a las diez de la noche en frente ya de los platillos, cenando, nos íbamos a dormir después de cenar, no se grababa nada después de cenar, y a la mañana siguiente estábamos ahí a las 9:10 de la mañana, como si fuéramos seres civilizados (pausa). Bueno, eso era mentira principalmente, vivíamos en una mentira, vivíamos como si fuésemos seres civilizados pero en realidad todos sabíamos que no era así (risas).

-Estabais actuando…
-Estábamos actuando, diciendo, a ver cómo lo hacen (risas)

– El resultado de ese experimento creo que fueron 22 canciones grabadas, aunque no todas entran en el disco.
-¿Cuántas has dicho?

– Veintidós, tengo entendido. Títulos como Los amantes, De todo el mundo, son algunas de las que se quedaban fuera…
-No, eso son canciones que sí que están pero no se han grabado. No, pero se han grabado, yo creo que más ¿eh? Yo creo que… no me acuerdo exactamente, pero creo que al final se han grabado 28 ó 29 canciones.

– Y cuando tú estás grabando canciones, no sé si en ese momento ya sabes que no van a entrar, si lo decides en la fiesta final de audición del disco, si es una decisión personal, si reúnes a toda la banda…
-Mira, antes de entrar a grabar Phil Manzanera y yo nos reunimos en mi casa y escuchamos las demos, él tenía una idea más o menos clara y llegamos como a un pacto entre caballeros de decir: “Esto es para nosotros el disco, esto son canciones que tienen opciones, y esto son canciones que son caras B, unas cosas simpáticas que se te han ocurrido pero que no tienen opción”. Vale, pues al final, un poco entre las dos primeras partes se hizo el disco, porque hay canciones que en principio no creíamos que iban a resultar tan bien, y que dieron un empujón fantástico en la grabación. Y aunque con Phil había siempre un consenso, hubo un momento en el que… hubo un momento en el que hice una urna, y pedí a todos los que estaban en el estudio y que habían participado en la grabación, amigos, manager, compañía, etc., que pasaran por la urna y que fueran haciendo sus votaciones para las once canciones que creían que deberían entrar en el disco. Y decidí que después de un descanso de una semana iba abrir la urna. Cuando llegué hice una barbacoa y la quemé.

-¿Sin abrirla?
-Sin abrirla. Nunca sé qué hubiera salido de allí. Todos me miraron con una cara de…“o sea, que llevamos todo el tiempo ahí pensando qué canciones poner y qué canciones eliminar… esta que me duele en el alma que se fuera al carajo…”, y llegó un momento que dije: “Sí, ya lo sé, pero es mi disco. Lo siento, he querido ser democrático pero no lo soy. Es mi disco, es una cosa muy personal”. Al final una obra más o menos creativa tiene que, joder, tienes que poner ahí tu corazón y tu fe. Y esta es mi fe, esto es en lo que yo creo.

-Así que están las 15 canciones en la versión vinilo que más te gustan, 12 en la versión on line…
-No, las quince canciones que creo que deberían de ir en el vinilo, las 11 que creo que deberían ir en el cd… Mi canción favorita no está ni en el cd ni en el vinilo

-¿Es la que se queda on line?
-No, ni siquiera está grabada. Está semigrabada, la dejamos ahí a mitad.

-¿Es de es una de esas 28 que mencionabas antes?
-No, ni entra en las 28. Es una canción que me gusta tanto, que le tengo respeto y no la quiero acabar nunca. Está compuesta y todo, y de hecho la banda la ensayó y la tiene preparada, pero el final es como que hmmm. Yo que sé, a lo mejor la meto en otro disco o… o se queda solo para mí. También es por que es una canción que a mí me gustaba mucho, y yo se la ponía a gente y nadie me decía “ah, pues me encanta”. De hecho siempre la ponían como: “no, esta… no la ponemos en el disco”. Me fastidiaba tanto que no le gustara a nadie más que a mí, que dije bueno, pues os jodéis (risas)

-Pero a lo mejor estaba en esa urna… ¡y no lo llegaste a saber! (risas)
-Puede ser (risas)

-Bueno, ¿Cómo se siente un artista cuando de repente se publica, como sucede estos días, un disco artesanal tributo a Bunbury? Hay 29 artistas que se han molestado en adaptar canciones de tu carrera…
-Yo no lo he oído todavía, yo espero que alguien me lo pase en algún momento. Me gustaría oírlo, claro. Pero te digo una cosa, a mí me parece que… que no me va gustar.

-¿Ninguna? No sé, está Mercedes Ferrer por ejemplo…
-Es que a mí no me gusta que mis canciones las haga otra gente, por lo menos hasta ahora, a lo mejor de repente oigo a alguien que lo hace de puta madre. Me parece halagador por un lado, pero por otro lado es como que mis canciones no las hice para que las cantara otra persona, las hice para cantarlas yo. Son mis canciones.

-Ya, pero igual que tú haces versiones de otros artistas…
-Ah, ya, ya. Pero yo me imagino que de las que hago yo de otros artistas pensarán tres cuartos de lo mismo: “¿Qué hace este?” No lo sé, la verdad es que es halagador.

-Entonces uno se siente… ¿admirado, veterano, respetado?
-Me siento halagado principalmente, eso lo primero. Lo de veterano es independientemente de los halagos. Y respetado… me imagino que también la vejez y la experiencia, pues es un grado, y que cuanto más trabajo has hecho, pues es más fácil pellizcar y decir: oye, pues alguna cancioncilla maja ha hecho el chaval.

-Aunque sea solo por estadística (risas)
-Sí, tengo más posibilidades. Creo que hay algunas canciones que han quedado bien en mi carrera, otras muchas que no, pero creo hay algunas de las que yo me siento orgulloso. Creo que después de todo, de algo ha servido todo el trabajo y todo el empeño.

-Para ir finalizando, nos han chivado que durante toda la grabación del disco estuvo una persona grabando todo el proceso con una cámara. ¿Era con vistas a un dvd, era para uso y disfrute personal…?
-No, para uso y disfrute personal desde luego que no. Se está pensando en hacer un documental un poco de “cómo se hizo”. Bueno “cómo se hizo” no me gusta, porque ahora se utiliza para hacer estos documentales malotes que es un poco excusa promocional, y no es eso exactamente. Lo que teníamos un poco en mente era mostrar realmente la vida artística ¿no?, la creación de un álbum. Pero no desde el  punto de vista de mira, “Uau, así se hizo la pelea y tal”, que se utiliza en las películas, o estas cosas pseudo-promocionales que se hacen en los discos. Si no desde un punto de vista más negativo hacia mi persona. Hacia mi persona y hacia los que lo hacemos, o sea, mostrar realmente el haz y el envés de los momentos creativos, los momentos duros, jodidos, en los que estás pasando por gritar el uno al otro y decir: “¡No, esto no es así!”, y además los procesos técnicos. Digamos que el documental es muy cara a gente que le interese verdaderamente el tema. No es promocional ni es para todos los públicos.

-Pero ¿va a salir editado en dvd?
-Pues, me imagino, ese es el propósito. Y sobre todo lo que querríamos es no regalarlo con nada. Que fuera un producto independiente. La compañía decía “¿Por qué no lo sacáis con el disco?” No, el disco es una cosa, y esto es una cosa independiente y creo que es solo para una poca gente y creo que puede ser interesante.

-¿También se grabarán los conciertos?
No, de hecho el documental creo que acaba cuando subimos por las escalerillas del escenario en el primer concierto de la gira.

Entrevista realizada por Beatriz Pitarch para Localia TV

Te podría interesar

ENTREVISTA: Nacho Estévez “El Niño”. Por Santi Gutiérrez

Este viernes se celebra en Pirineos Sur una noche muy especial : «Latido Latino ». Durante más …