jueves, 19 octubre 2017
Inicio / Crónicas / THE WEDDING PRESENT. C.C. Universidad, Zaragoza, 13/11/08

THE WEDDING PRESENT. C.C. Universidad, Zaragoza, 13/11/08

El jueves pasado nos visitaba una banda bien conocida por el público melómano zaragozano. Ya son cuatro las veces que los británicos The Wedding Present han visitado la capital del Ebro en la última década y esta vez volvían a la ciudad para presentar lo que es su último disco de estudio “El Rey”, publicado hace escasamente unos meses.
 
Me resultó curioso que la primera persona con la que me topé nada más acceder al C.C. Universidad fuera David Gedge, líder fundador del cuarteto inglés. Estaba entre la gente, solo, como un espectador más, presenciando las últimas canciones de Lana Lee –teloneros locales- y pendiente sin cesar de la mesa de merchandising, atendiendo a los fans que se acercaban y firmando si para tal acto se le requería. Eso me hizo pensar, a priori, algo que certifiqué una vez terminado el concierto: David Gedge y los suyos son músicos de oficio. Cito, para explicarme, una cita de Van Morrisson: “Yo me considero un músico de oficio, algo así como un mecánico de coches. No creo que haya mucha diferencia entre los dos, ambos nos ganamos la vida haciendo lo que mejor sabemos hacer”. Esto mismo demostraron The Wedding Present la noche del jueves sobre las tablas. David Gedge –único miembro original- lleva desde 1985 fabricando fabulosas canciones pop y saliendo de gira con sus músicos a mostrárselas a quien las desee oír. Sin artificios, sin escenografías, sin pantallas laterales, sin vestuario “calzado” a conciencia… Solo dos guitarras, un bajo, una batería y una voz (ahora también con los brillantes coros de la bajista).

El sonido que presenta la banda en la actualidad sí ha mutado a lo largo de los años. Los allí presentes nos sorprendimos ante la potencia de las primeras canciones. Sonido puro salido de los amplificadores, sonido 100% inglés, sonido Manchester… con unas guitarras afiladas y rozando la “suciedad” en algunos cortes y, en otros, la suavidad más absoluta. Como en el caso de Interstate 5, auténtica triunfadora de la noche. La mayoría de las canciones presentan un desarrollo similar, con intros de potentes guitarras y melodías fabricadas por las cuerdas vocales de Gedge muy parecidas unas de otras. Esa quizá sea la deficiencia mayor que se le encuentra al sonido de The Wedding Present: una monotonía casi enfermiza en las melodías. Aunque pienso que parte de culpa es de David Gedge que, seguramente a conciencia, no se esfuerza en sacar ningún otro registro de su veterana garganta. Salvo en Interstate 5 -y vuelvo a ella- que es un soberano ejercicio de melodía y composición al más puro estilo inglés. My favourite dress, Kennedy o una de sus más recientes composiciones Don't Take Me Home Until I'm Drunk fueron las que más calaron en una no muy numerosa audiencia que ocupaba la mitad del aforo de la sala. 

Afrontaron el final del concierto de una manera seca e impersonal. Un acto que refuta aún más mi teoría de “músico-oficio”. Fue un recital corto, frío y sin bises, a pesar de que la gente los reclamó con ahínco. Buenas canciones, buen sonido pero actitud falta de sentimiento y pasión, algo que en mi opinión no se debe perder en oficios relacionados con disciplinas artísticas, como la música. Es, precisamente, lo que debería diferenciar a un mecánico de un músico.

Texto: Alejandro Elías
[email protected]
www.myspace.com/misterhydezgz

Te podría interesar

Joaquín Sabina, junio de 2010 en el Príncipe Felipe de Zaragoza, por Ángel Burbano.

CRÓNICAS: Joaquín Sabina. Pabellón Príncipe Felipe, Zaragoza. 12/10/17. Por Alejandro Elías

Una de las citas musicales más importantes –o al menos más esperadas- de estas Fiestas …