sábado, 21 octubre 2017
Inicio / Crónicas / LENNY KRAVITZ + VETUSTA MORLA. Plaza de Toros. Zaragoza, 09/05/09

LENNY KRAVITZ + VETUSTA MORLA. Plaza de Toros. Zaragoza, 09/05/09

Lenny Kravitz, «el ex hippy con Visa Oro» como lo ha calificado el cronista Matías Uribe, tiene sus detractores entre los talibanes musicales y los puristas defensores de la verdadera religión del rock and roll por su fama de roquero fashion y por su innegable capacidad para absorber el legado ajeno de los sesenta y los setenta. Y pregunto yo: ¿quién no lo hace?. Si hasta el mismo Bruce Springsteen se permite la licencia de calcar de manera sonrojante una melodía de KISS y Coldplay hace lo propio… La diferencia es que Lenny Kravitz no sólo no ha ocultado sus influencias, sino que hace de ellas su bandera. Retroalimentado, sí, pero honesto.

Dicho esto, lo que nos ocupa es la visita del cantante de pelo hirsuto y su banda a Zaragoza dentro de la gira que conmemora el vigésimo aniversario de la publicación de su debut “Let love rule”. El Tour LLR 20 (09) recaló en una plaza de toros casi llena que recibió a unos artistas dispuestos a desplegar toda su pirotecnia roquera desde el primer minuto. Gafas de sol, ropas ajustadas e instrumentos resplandecientes hacían augurar un buen show lleno de emociones, pero lo cierto es que buena parte del concierto se desarrolló entre el sopor de lo previsible y la sensación de que algunas canciones eran alargadas innecesariamente y maquilladas con mucho fuego de artificio sonoro y más bien poco contenido.

Y es que realmente fueron los viejos hits los que funcionaron de verdad y levantaron el ánimo del público, lo cual dice poco en favor de la labor compositiva del neoyorquino en los últimos años. Bien es verdad que el esfuerzo de Lenny Kravitz por conectar con la audiencia fue fructífero y notable – casi cargante diría yo – llegándose a poner de rodillas, agradeciendo una y otra vez y hasta haciendo fotos con su cámara. Al piano o a la guitarra, lo cierto es que el multiinstrumentista logró meterse a un público predispuesto en el bolsillo con muy poquito.

Mucho ruido y nueces con cuentagotas, envueltas – eso sí – en un paño sonoro de primera calidad y servidas por un banda (incluyendo al propio Kravitz) de excelentes músicos, sección de viento incluida, que derrochó actitud y saber hacer demostrando su capacidad para afrontar con la misma solvencia un soul o una pieza roquera. Todo un espectáculo ver al guitarrista Craig “Actor secundario Bob” Ross, mano derecha y fiel escudero de Leonardo en estos veinte años, tocando y moviéndose en el escenario, haciendo unos excelentes coros e impartiendo su ya habitual exhibición de poses guitarreras.

En definitiva, dos horas de concierto que finalizaron con la infinita “Let love rule” y la apoteósica “Are you gonna go my way” ya con la plaza puesta en pie. Antes pudimos escuchar toda la batería de himnos acuñados en estos veinte años de carrera como “Always on the run”, “Believe”, “Mr. Cab Driver” o “Fly away” junto a temas más recientes.

Es posible que Lenny Kravitz no haya logrado cumplir las expectativas que auguraban sus primeros discos, pero no por ello hay que desmerecer su directo ni echar por tierra una trayectoria desarrollada con bastante dignidad.

Abrieron camino los madrileños Vetusta Morla. Con tan sólo un disco en su haber -“Un día en el mundo”- el repertorio era obvio, pero no por ello resultó menos intenso. Canciones como “Sálvese quien pueda” o “La cuadratura del círculo” empiezan a calar en el público mayoritario y funcionan bien en directo con la personalísima voz de su cantante Pucho brillando y destacando en matices de manera sorprendente.

Uno es reacio a encumbrar artistas y teme que, como en el cuento de Hans Christian Andersen “El traje nuevo del emperador”, se trate de otro bluff de esos que se extienden como la pólvora sin fundamento musical alguno y sin que nadie se atreva a ponerlo en cuestión so pena de que lo miren mal…

Pero no. Vetusta Morla es una banda sólida capaz de componer canciones pop con un gusto exquisito como “Copenhague” que tocan la fibra y casi justifican toda una trayectoria. Son originales en cuanto a melodías, letras y voz, no así en lo instrumental, donde asoman inevitablemente nombres como Coldplay y Radiohead.

Otra cosa es que en España haya bandas con una trayectoria superior en años que merecen al menos el mismo reconocimiento pero que no han sido objeto de semejante ruido mediático. Pero ya eso es otro tema…

 

Jaime Lasaosa Novo
[email protected]

Imagen: Gustaff Choos

Imagen de Lenny Kravitz en Zaragoza 

Te podría interesar

Joaquín Sabina, junio de 2010 en el Príncipe Felipe de Zaragoza, por Ángel Burbano.

CRÓNICAS: Joaquín Sabina. Pabellón Príncipe Felipe, Zaragoza. 12/10/17. Por Alejandro Elías

Una de las citas musicales más importantes –o al menos más esperadas- de estas Fiestas …