Martes, 28 Marzo 2017
Inicio / Grabaciones / PLASMA. Mañana fue lunes. Autoeditado, 2009

PLASMA. Mañana fue lunes. Autoeditado, 2009

Hacía tiempo, mucho tiempo que no me emocionaba tanto al descubrir un puñado de canciones de un grupo aragonés. Es una sensación algo contradictoria, porque por un lado me aborda la impaciencia. Quiero más. Quiero escuchar más canciones, no todas pueden ser tan buenas como la primera. Tengo la tentación de pasar al siguiente tema demasiado rápido, solo para comprobar si está a la altura, pero a la vez quiero seguir saboreando cada resquicio musical. El sintetizador, la voz, las letras, los arreglos de guitarra, los golpes de efecto…

Mañana fue lunes, el minicd de Plasma, se abre con una batería envolvente que acuna unos susurros. Pienso en grupos oscuros, pero lo cierto es que me espero cualquier cosa. Unos sintetizadores llenan la canción de luz, y justo después aparece la personal voz de Fher. Me atrapa. Hay un imán en este tema, Después, que me hace mantenerme pegada al reproductor. Tiene fuerza, tiene ternura, tiene personalidad. Han puesto el listón muy alto para el resto del cd.

Los teclados de Bolas de algodón me recuerdan a Liquido, los alemanes que despuntaron con el tema Narcotic en el 96. Y esa voz… arrastrada como la de Pucho de Vetusta Morla, agresiva como la de J de Los Planetas, personal como la de Fher, de Plasma.

En Fiestérico las guitarras se desatan. Imagínate una orgía -musical- entre Iván Ferreiro, Placebo y Muse. Dramática, punzante, con cambios de ritmo y una letra llena de dulzura para contrarrestar: “me acariciabas con ternura y me sentía el hombre más pequeño de este mundo”

Pero Plasma es un grupo versátil. Salen airosos en los medios tiempos como Mi plantita de interior y les sale el amor, el miedo y el afán protector sin caer en cursilerías.  Y dejan el terreno preparado para la preciosidad que es En la cima del mundo. Es casi una nana, son los Radiohead de Paranoid Android, una canción hipnótica que nos regala frases como “No es verdad que subiera a la cima del mundo, era un cuento para mantenerte ocupada unos 20 segundos, mientras yo reinventaba mi rumbo…”

El cd finaliza con una versión acústica de Tras el cristal. Suena un xilófono. Es minimalista. Música minúscula, se nota que les gusta jugar, probar, experimentar. Me han conquistado. Del todo. Es que no se puede ignorar un grupo así.

Texto: Beatriz Pitarch
[email protected]

Te podría interesar

The Hard Mama. Fuck you, Pareto

GRABACIONES: The Hard Mama. Fuck you, Pareto (autoeditado, 2017), Por Stabilito, D.

La savia nueva por fin aparece por las grietas de las viejas secuoyas. Aragón, tierra …