Viernes, 18 Agosto 2017
Inicio / Crónicas / DOMADOR. C.C. Matadero, Huesca. 11/09/09

DOMADOR. C.C. Matadero, Huesca. 11/09/09

Me gustan los grupos que hacen lo que les da la gana. Me gustan los grupos que no se repiten. Me gustan los grupos que cuidan sus letras. Me gustan los grupos que se lo pasan bien en el escenario y lo transmiten. Me gusta Domador (lógico). Sobre todo en directo. Porque en un disco es más difícil captar las miradas de compenetración entre unos y otros, los guitarrazos epilépticos que te hacen mover la mano al más puro estilo “air guitar”, los saltos y las posturas, las bromas internas y las externas. La mejor forma de enamorarte de Domador, es yendo a sus conciertos.

El heredero, tema que inaugura su cd virtual Óxido-Ruido-Nucleico (ya disponible desde virtualbum.es) fue el primero en sonar la noche del viernes en el C.C. Matadero de Huesca. Es una canción breve pero intensa, como si tratases de abrir una puerta de forma sigilosa para terminar dando  un portazo. Empezaba el viaje al infierno entre algodones. A la cuarta o quinta canción subió el primer invitado de la noche. Juanjo Javierre (Mestizos, Nu Tempo, icono musical de Huesca) les ha producido el disco y se puso tras el teclado para abordar La ciudad de las palomas. Y se quedó para acompañarles en el momento íntimo de la noche. Sin batería (Rubén Clavería pasó a la corneta) y en formato cómplice, pusieron la nota más dulce con su exquisita Señora Robot.  Y la nota más triste con El chico de la manta. Triste por la letra, en realidad, escuchar los logrados coros del guitarrista Javier Tafalla y la melódica de Rubén, dejan la tristeza en segundo plano.

Domador Domador

Para Proyecto Manhattan invitaron a Santi Rex (Niños del Brasil), que incluso sin ensayos previos se adaptó al matiz destructivo de la canción. La vaca de muchos colores es rock recitado, donde el invitado en esta ocasión fue Octavio Gómez Milián que subió a mezclar versos de sangre y arcoíris. Y para continuar con su afán de contrastes, hubo lanzamiento de bolsas de cotillón antes del bis, así que a su regreso al escenario, la gente coreaba serpentina en mano eso de “si me dejaras intentarlo volvería al pasado y mataría a tus…”. Y los globos saltaban por los aires.

Y como el segundo bis se pidió a golpe de matasuegras, no tardaron en volver a salir para hacer una versión más acústica de Clark Kent y la última colaboración de la noche. Una versión de Orni, mítico grupo de la movida oscense, junto a Miguel Barrio, componente original del grupo, y a la par, tío de Chema (vocalista de Domador). Así que todo terminó “debajo de la cama”, con Javier Tafalla tirado por el suelo, Rubén Clavería golpeando sin frenos la batería, Antonio Romeo experimentando con el bajo y el theremín, y Chema Barrio agachado, colocando en el soporte su bonita guitarra a lo Bo Didley (o igual era otra de las cuatro que llevaba) sin dejar de rasgar las cuerdas. Pero una crónica y un par de fotos no son suficientes para entender a Domador… La próxima vez, será mejor que vayas a verlos.

Domador con Santi Rex Domador

Texto y fotos: Beatriz Pitarch
[email protected]

Te podría interesar

CRÓNICAS: Rufus Wainwright. Teatro Principal de Zaragoza, 6/6/17. Por Stabilito, D. y Ángel Burbano

Hay noches mágicas por los acontecimientos que ocurren por casualidad, otras, sin embargo, vienen programadas …