lunes, 18 diciembre 2017
Inicio / Columna / DEDICADO A LOS PESIMISTAS

DEDICADO A LOS PESIMISTAS

Hoy es un día que es un fin en si mismo. Ahora mismo, me preparo la maleta para irme de boda (una de esas a las que apetece ir) y aún me resiento del subidón que he tenido hoy gracias a la música.
 
Porque si. Porque tiene sentido. Porque se puede vivir en el pasado y en el presente, en tu ciudad y en el extranjero, y disfrutarlo todo. Porque se puede estar toda la semana escuchando a The New Raemon y flipar con esa maravilla del pop que son sus discos, cantando a gritos en el coche su versión de Nueva Vulcano “Te debo un Baile”, y luego mover la cabeza con “Highway Star” de Deep Purple al sintonizar Radio Topo. Un rato más tarde, caer por suerte y oportunismo en el concierto de Marky Ramone en la DeVizio, llena hasta la bandera, y volverse loco con el grupo, la gente, la sala y las canciones… para acabar dándote cuenta de que lo bueno de verdad puede estar muy cerca: The Dust Bowl en el Cerbuna, comiéndose vivo el escenario y convirtiendo el inevitable frio del público en vítores y aplausos sinceros, de verdad, de esos que te hacen sentir envidía e ilusión al pensar eso de “Que buenos son estos tios”.
 
Y todo te hace creer que se puede, que merece la pena. Que si uno se esfuerza puede llegar a sentir sobre el escenario eso que uno soñaba de crio, con una raqueta de tenis en su cuarto, mirando un poster. Y esto lo dice alguien autocrítico e inconformista, que suele quedar descontento consigo mismo en 9 de cada 10 conciertos en los que toca. Alguien que sufre las mayores frustaciones y decepciones de su vida con la música. Pero me quedo francamente impresionado al ver como los dias buenos superan de largo a los malos.
 
Sólo puedo sentir pena por los cerrados a un estilo único, a los que se empeñan en pensar que todo va mal, a todos aquellos que no sean capaces de sentir envidia por un día de estos. Pobres. Más aún por los que ni siquiera saben de lo que hablo… pero bueno, seguro que esos también creen que tienen algo mejor.
 
Lo bueno es que la boda de mañana es de un amigo músico, y puesto que su a novia también le va el rollo, han montado un escenario para que los amigos toquemos unas cuantas canciones. Gracias, majos. Sólo porque me vayais a permitir quitarme el mono, en un día tan importante para vosotros, Pablo y Ciara, os lo agradezco.

Te podría interesar

COLUMNA: El Ánchel va de rule por la ciudad. Agosto 2015 (1/2). Por Ánchel Cortés.

VA DE REYES … DEL RNR, OF COURSE Más de una vez he comentado tanto …