Viernes, 18 Agosto 2017
Inicio / Crónicas / CRÓNICAS: LIGA QUINTANA + VOLADOR + COPILOTO. Sala Oasis de Zaragoza. Por Alejandro Elías.

CRÓNICAS: LIGA QUINTANA + VOLADOR + COPILOTO. Sala Oasis de Zaragoza. Por Alejandro Elías.

Echa a andar el colectivo VOXCAPO, una plataforma formada por siete profesionales de la cultura aragonesa con la sana intención de dinamizarla. Sobre el papel, la idea no puede ser más acertada: cada uno de los miembros se ocupa de su parcela, cubriendo todos y cada uno de los flancos necesarios para sacar adelante un proyecto artístico o evento cultural. Desde la grabación y edición de soportes físicos, pasando por su diseño gráfico, promoción y gestión del producto, hasta incluso la realización de giras o presentaciones, son solo algunos ejemplos del amplio abanico que cubren sus expectativas como agrupación. El pasado viernes pudimos ver su puesta de largo en la sala OASIS con el concierto conjunto de Liga Quintana, Volador y Copiloto, tres propuestas con un alto índice de popularidad dentro del panorama musical aragonés.

Los franceses Liga Quintana fueron los encargados de abrir la velada con una escasez de público que ya preocupaba a primeras horas de la noche. Aún así, los cuatro componentes dieron el 200% encima del escenario. Con una puesta en escena apabullante y un sonido claro y conciso, se les nota que las canciones de su reciente EP “Primer asalto” –producido por Pedro Andreu y grabado en Zaragoza- les sientan como anillo al dedo. Piero Quintana es un líder nato, un tipo que se deja la piel encima del escenario y contagia esa pasión al resto de la banda y, sobre todo, al público que se acerca a sus directos. Con un repertorio que conjugó a partes iguales sus nuevas composiciones con otras más antiguas, consiguieron poner al público con el tono justo para afrontar el resto de la noche en las mejores condiciones. Hicieron bailar a la gente que no los conocía y se pudo ver a sus seguidores más acérrimos cantar cada una de las letras de sus canciones. Pronto volveremos a verlos por Zaragoza, la ciudad que consideran ya su segunda casa.

Les siguieron Volador, grupo que no necesita ningún tipo de presentación. Les vimos hace escasamente dos meses en el mismo escenario presentando su último disco “El Largo Viaje”, un cancionero que supone un recorrido por toda su carrera incluyendo varias composiciones nuevas que superan en calidad y ejecución a sus predecesoras. Hablo por ejemplo de “Lejos de la tristeza”, un tema que se ha posicionado ya como el favorito para el público seguidor del grupo zaragozano y el cual proyectaron antes de iniciar su show en las pantallas de la sala acompañado del nuevo videoclip que ilustra la canción. Después, durante el concierto, pudimos volver a cerciorarnos de que la banda presenta una calidad escénica que no genera ninguna duda. Es un grupo que tiene cada punto de su discurso claro como el agua. Cada sonido de teclado, cada riff de guitarra, cada redoble de batería, se conjugan en un mismo golpe de efecto que construye un muro de sonido aportando a las canciones un concepto absolutamente original. Esa claridad acompañada de grandes estrofas y mejores estribillos hacen que Volador sea desde hace años una de las más sólidas propuestas del pop zaragozano.

Para terminar, Copiloto, proyecto del oscense Javier Almazán que cuenta ya con dos discos y un EP en el mercado recibiendo de todos ellos excelentes críticas por parte de los medios de comunicación especializados de todo el país. Se hace acompañar desde sus inicios por una (super) banda de músicos zaragozanos que funciona como un reloj suizo encima de cualquier escenario, y se luce especialmente en espacios como la OASIS. Así sucedió el pasado viernes, cuando Copiloto demostró a todos los que allí nos dimos cita el por qué de su repercusión mediática. Inició el concierto con su canción más redonda hasta la fecha, “Moleskine”, una gema pop con aires a The Beach Boys y unos coros -obra del gran guitarrista Javi Tafalla- que rozaron la perfección. Mezcló a partes iguales canciones de sus dos LP’s “Defensa del artista que no existe” y “Un segundo luminoso” y dio la sensación de que funcionan mejor en directo las del primer disco, pero quizá sea una apreciación demasiado personal. Temas como “Alicia subterránea”, “Yo no quiero a nadie” o “Chicos en pie de guerra” consiguen introducir al oyente en el particular universo de Almazán, que nos hace partícipes con sus letras de sus historias de amor, desamor y superación personal. Mención especial para “Salvar el día”, único tema que presentó de su última grabación “Ignatius EP”, una canción redonda pero con un matiz de originalidad que otorga a Copiloto la potestad de llevar siempre su discurso un poco más allá.

El público no acompañó en número a la calidad y el entusiasmo de la cita. No dejamos de preguntarnos el por qué, y el miedo es no hallar una respuesta clara y concisa. Aunque sigo pensando que en este país tendemos demasiado al lamento y la queja, quedando el empeño y la superación en un segundo plano. Así pues, larga vida a VOXCAPO y ojalá su trabajo se vea recompensado en breve por la aceptación y el beneplácito popular. Estamos convencidos de que así será.

Texto:  Alejandro Elías

Te podría interesar

CRÓNICAS: Rufus Wainwright. Teatro Principal de Zaragoza, 6/6/17. Por Stabilito, D. y Ángel Burbano

Hay noches mágicas por los acontecimientos que ocurren por casualidad, otras, sin embargo, vienen programadas …