Domingo, 23 Julio 2017
Inicio / Crónicas / TRIÁNGULO DE AMOR BIZARRO. La casa del loco, Zaragoza 14/01/11

TRIÁNGULO DE AMOR BIZARRO. La casa del loco, Zaragoza 14/01/11

A veces parece que controlar el ruido es algo sencillo y que cualquier grupo con tal de tocar muy rápido y con los amplis a tope ya es suficiente. Y no, no es fácil. Están quienes recurren a él como un recurso para ocultar sus deficiencias y están los que lo usan para crear un discurso propio y dar forma a canciones pop llenas envenenadas. Triángulo de Amor Bizarro están en ese segundo grupo y pueden ser considerados como una de las mejores bandas que han salido en este país en los últimos años. Han recuperado el noise-rock, ese estilo que convirtió en arte gente como My Bloody Valentine, Jesus & Mary Chain o Ride (siempre injustamente olvidados), y lo han puesto al día a base de guitarras contundentes y afiladas y unas letras cuanto menos originales.
Vinieron a La Casa del Loco para presentar su exitoso segundo disco, Año Santo, y superaron con creces la actuación que hicieron hace un par de años en la Oasis, donde sonaron demasiado domesticados. Su concierto del viernes pasado fue un sopapo sónico en toda la cara (y estómago) como hacía mucho tiempo que no se escuchaba en la sala. Optaron por su faceta más ruidosa y sacrificaron las melodías. No se lo pusieron fácil al público, y eso que van sobrados de hits.
En poco más de una hora hicieron un repaso a casi todo su segundo trabajo y gran parte de su homónimo debut. De la monarquía a la criptocracia (sin duda momento álgido de comunión con el público),  El himno de la bala, Amigos del género humano, Muchos blancos en los mapas o ¿Quiénes son los curanderos? fueron varias muestras de su total control sobre el ruido (que redondearon, sobre todo, en la segunda mitad de la noche), pero también hubo momentos más relajados con El fantasma de la transición y Estrella azul de España. Por su puesto, como es común en este tipo de grupos, hubo escasa comunicación con el público. Saludaron con un escueto “vamos a dar un poco por culo” y poco más. Tampoco hubo tiempo de aplausos para bises, donde interpretaron una incendiaria El crimen: como ocurrió y cómo remediarlo. Final apoteósico. Y es que hay veces que la música no necesita muchas presentaciones. Tardaremos mucho tiempo en escuchar algo tan extremo en Zaragoza.
 
Texto y fotos: Jaime Oriz
 
TRIANGULO DE AMOR BIZARRO

Te podría interesar

CRÓNICAS: Rufus Wainwright. Teatro Principal de Zaragoza, 6/6/17. Por Stabilito, D. y Ángel Burbano

Hay noches mágicas por los acontecimientos que ocurren por casualidad, otras, sin embargo, vienen programadas …