martes, 17 octubre 2017
Inicio / Entrevistas / FERNANDO NAVARRO, de LOS MODOS. Por Alex – Magic Pop
Los Modos
Los Modos Teatro de las Esquinas Mayo 2014

FERNANDO NAVARRO, de LOS MODOS. Por Alex – Magic Pop

Los Modos de Zaragoza son de esos grupos que, pese a no haber sacado más que una maqueta, definen el espíritu de una época donde nada era fácil aunque ahora lo parezca echando la mirada atrás y contando las bandas y sellos que nacieron en una década en la que la actitud mod influía tanto en la new wave como en el punk, y al revés. Algunos de nosotros les recordamos por canciones como ‘Medianoche’ que se radió muchísimo y otros porque, con ellos, empezó el baterista de los Héroes del Silencio, Pedro Andreu. En 2008 decidieron volver a los escenarios con dos de sus miembros originales Michel Gracia (voz y guitarra rítmica) y Fernando Navarro (voz y guitarra solista) a los que acompañaron en primera instancia Javier Kühnel y después José Marín (batería) y Christian Suciu substituido por Edu Marín (bajo). Su repertorio está repleto de buenos temas de power pop como el ya mencionado, entre otros, como son ‘Confesiones de Margot Theme’, ‘Cansados de Llorar’, ‘Zaraghotam Blues’, ‘Actitud’, o ‘El Último Tren’. Conversamos con Fernando Navarro.

Creo que lo mejor será empezar por el principio y rememorar la primera concentración mod de Zaragoza que tuvo lugar en 1986. Aparte de vosotros creo que también tocaron los Pánico Speed. ¿Que recuerdos os trae ese evento?
Fue divertido, claro. Mucho. En aquella temporada y dentro del entorno no sólo tocamos en esa Primera Concentración, a propuesta del Shake and Shout Club, sino también –gratis, claro- en algunas fiestas de recaudación de fondos de aquellas, muy de esos ‘tiempos de supervivencia’. De la I Concentración recuerdo a los Kamenbert o a Los Negativos más que a los Pánico Speed, sobre todo porque ambas bandas barcelonesas eran mucho, mucho mejores que los de Madrid: mejores músicos, mejores compositores, más ingeniosos… Los Pánico Speed nunca me han gustado, ni entonces ni ahora. Y, por supuesto, con quien mejor me lo pasé fue con los Imágenes de Archivo, luego Intrusos. Buenos amigos, buena gente, buenos músicos.

En fin, como suceso divertido recuerdo la despedida de nuestro show en aquella I Concentración al grito, por parte de Míchel, de ‘No somos mods, somos Los Modos’, que tuvo sus consecuencias. Visto en perspectiva, la verdad es que resulta muy gracioso. A raíz de aquello fuimos censurados (fue eliminada cualquier referencia a nuestro grupo) por algunos de los organizadores del aniversario de dicha concentración celebrado en 2006 que, como Beria, nos sacaron de la “Gran Enciclopedia Soviética”.

LOS MODOS

Solo grabasteis una maqueta con un tema estrella que sonó mucho en las radios de la época. ¿Qué contactos tuvisteis con las discográficas y porque no se llegó a materializar ningún disco?

La verdad es que entonces, en 1986, la cosa se empezaba a complicar. Las grandes compañías ya no fichaban a grupos con tanta ‘generosidad’ (y mucho menos bandas power pop, revivalistas o con flancos mod) y las independientes estaban en Madrid. En Zaragoza apenas hubo un intento de indie, ‘Cara 2’, que no funcionó gran cosa. En realidad, creo que no estábamos incómodos jugando en esa especie de minor league. Hay que pensar que en Los Modos ha tocado gente que luego se proyectó mucho más allá: aparte de Pedro, con los Héroes, Carlos y Gonzo se fueron con Juan Aguirre al embrión de Amaral. Ni Míchel ni yo (miembros ‘históricos’) hemos deseado mucho más que lo que tuvimos… o tenemos ahora. Creo.

Solo con tomar como referencia el nombre del grupo, creo que ya es suficiente para asegurar que al menos teníais cierta empatía con el modernismo. ¿Qué significaba para vosotros entonces ser mod?

Evidentemente, teníamos mucha empatía con el modernismo. Hablando desde un punto de vista muy personal, es también evidente que el modernismo se caracteriza por una visión poderosamente individualista de la existencia que yo tenía a los diecisiete y mantengo a los cuarenta y cuatro, del mismo modo que ésta debe regirse por una cosmovisión determinada por la importancia de la elegancia vital; es la mía. Todo eso me llevaba (y me sigue llevando) a cuestionar severamente a los borregos. Como músico (y como ser-en-el-mundo), además, tengo clarísimo (como lo tenía a los diecisiete) que si bien nuestra música es fundamental para una vida digna, hay muchas más. Muchísimas más. De entre las siete raíces de que –por simplificar- bebe musicalmente el movimiento (cool jazz, soul, rythm’n blues, pop ‘à la sixties’, psicodelia, powerpop revivalero y ska, y no forzosamente en ese orden) algunas son fundamentales para mí, y sigo consumiendo grandes dosis e imbricándolas en lo que yo hago. Otras casi nada. Y a ese cóctel le adiciono muuuuuuuchas más cosas. Entonces no eran tantas, pero también era bastante disidente. Por eso todavía me pasma recordar el sotto voce casi avergonzando de algún face de aquellos reconociendo que Big Country eran muy grandes. Esto es aplicable en música, como en filosofía, artes plásticas, arquitectura… En fin, reivindicaba -como reivindico- que mi gusto no quede restringido por ‘posturas de escuela’  Y el que me lleve la contraria no tiene ni puta idea. Del mismo modo que mi último traje –de alguien tan asquerosamente moderno como Paul Smith por cierto- tiene el estampado exacto y perfecto. A pesar de que sólo tenga dos botones. O que mis botines no lleven el tacón inadecuadamente (si, lo he dicho: inadecuadamente) afilado. ¿Me estoy reinventando el movimiento? Desde luego. Soy individualista. Mucho. Y lo era hace veinticinco años. Por supuesto. Todos lo éramos.

Por lo que se refiere al capítulo de versiones, ¿cuál era vuestro grupo o grupos favoritos? ¿De qué estilo os sentíais más cercanos, del beat de los sesenta o del mod revival de finales de los setenta?

¿Grupos favoritos? Dios, qué miedo me da siempre esa pregunta. Los FabFour, siempre. Me (nos) encantan The Jam, claro. Pero eso son obviedades. Hay mil más, y cambian cada día. Los dos citados, empero, son permanentes.

Hace poco entrevistábamos a un nuevo batería (esto es un no parar, urghs) y le explicábamos que somos forzosamente limitados en versiones: queremos tocar nuestros temas. Tenemos unas cuantas en repertorio, pero no solemos hacer más de dos por show. Una, siempre, de The Beatles. Ahora andamos con ‘All I got to do’. Siempre hacemos alguna versión pop nuevaolero dándole tratamiento power. Pero bueno, hemos hecho también el Modern World de The Jam, lo que, supongo, contesta a la pregunta. O no: estoy dándole vueltas al Substitute. Y es que Townsend es MUY grande.

¿Cómo creéis vosotros que se recuerdan los ochenta, musicalmente hablando, en España?   

Me temo que solo lo recordamos aquellos que los vivimos. La gente a quien llevamos diez o veinte años tiene una empanada terrorífica. Estaremos de acuerdo que 1980-1985/86 fue una cosa, y lo de luego fue otra. Si a eso le añades las chapuzas de la tele, que es lo que definitivamente configura la conciencia colectiva… mejor ni pensarlo.

¿Por qué decidisteis acabar con el grupo y como nace en vosotros la necesidad se volver a los escenarios?

Acabamos con la banda por las habituales puñetas de los grupos. Joder, The Beatles escacharon una de las más magníficas máquinas de creación conceptual, de composición,  de generación de fama y gloria de toda la Historia de la humanidad, puesta en pie por cuatro chavales de Liverpool, y la escacharon por puñetitas intragrupo. Pues lo mismo pero a escala microscópica, mezclado por supuesto con las cosas de estudiar, las carreras y tal. En cuanto a por qué hemos vuelto… yo no dejé jamás de tocar, la verdad. No sé… ¿por qué se respira cada día?

¿Tras los Modos seguisteis en el mundo de la música de alguna manera?

Yo sí, toqué con alguna banda, pero en ese sentido, realmente, nada digno de mención… hasta que llegó el momento de juntar de nuevo a la banda (vid The Blues Brothers) hace unos pocos años. Eso sí, Míchel y yo no dejamos de componer en ningún momento.

Visto con la experiencia y la suficiente perspectiva, ¿qué diferencias encontráis entre la escena de entonces y la de ahora? Nos gustaría que diferenciarais el caso de Zaragoza y lo que os llega desde otros puntos del Estado

Si pensamos en la Scena sólo desde el punto de vista de los grupos, la verdad es que la cosa está mucho mejor en el sentido de que es infinitamente más económico disponer de equipos de nivel a buen precio o grabar bien y barato. Creo que hay mucho más equipo y mejor, pero tal vez hay menos ideas, si bien hablo en general.

Pensando ahora en bandas vinculadas al movimiento, en Zaragotham, entonces estaban los Imágenes de Archivo y nosotros. Hoy están The Corrigans, Shepherd Bush o The Faith Keepers. Ellos y nosotros hacemos cosas completamente diferentes, pero debo decir que algunos de ellos tienen momentos y temas realmente muy, muy inspirados.

Otro asunto es las nuevas posibilidades que la red da al proselitismo mod: facebook o myspace son máquinas de fanzinizar el mundo a mínimo coste y con inmensas posibilidades de difusión:

Por ejemplo nuestro facebook: http://www.facebook.com/LosModosZaragoza o nyestro myspace: http://www.myspace.com/losmodoszaragoza

¿Cuál es el enfoque artístico que le habéis dado a esta vuelta a los escenarios?   

Hacer exactamente lo que nos gusta a nosotros. Y si a alguien le motiva, aquí estamos.

¿Estáis trabajando temas nuevos con vistas a editarlos algún día?

Hace unas semanas nos describí en los siguiente términos: “No sé si somos la mejor banda de power pop, pero probablemente somos una de las más prolíficas”.  Míchel y yo estamos componiendo como si no hubiese un mañana, y metemos uno o dos temas nuevos por concierto. En el myspace hay unas muestras. Y si: acariciamos el proyecto de grabar alguna cosa. Un single en vinilo, probablemente. A no mucho tardar.

Texto: Alex – Magic Pop

LOS MODOS

Te podría interesar

ENTREVISTA: Nacho Estévez “El Niño”. Por Santi Gutiérrez

Este viernes se celebra en Pirineos Sur una noche muy especial : «Latido Latino ». Durante más …