lunes, 25 septiembre 2017
Inicio / Crónicas / VOLADOR. Casa del Loco. Zaragoza, 10/06/11

VOLADOR. Casa del Loco. Zaragoza, 10/06/11

Ya tenía ganas de ver un concierto de Volador en condiciones. Las dos últimas veces que los había visto estuvieron a medio gas (Carpa del Ternasco, en las Fiestas del Pilar) o no dispusieron del sonido adecuado (XII Premios de la Música Aragonesa). Antilope y compañía llegaron a La Casa del Loco, a su ciudad natal, después de una extensa gira nacional. Y se nota. El grupo está en plena forma y muy rodado. También es de agradecer que haya bandas que aún cuidan la puesta en escena y no se presentan al público como si estuvieran en el salón de su casa. A su personal estética añadieron imágenes de vídeo distribuidas en tres monitores (con extractos de El mago de Oz o el Principito, entre otras películas).

La propuesta de Volador no es en absoluto revolucionaria: pop-rock,  de toda la vida, pero bien hecho y con buenas melodías. Si no consiguen hacerse un hueco en los gustos de un público más mayoritario es que realmente las radiofórmulas no están haciendo bien su trabajo, porque están potenciando bandas con planteamientos similares pero con resultados muchísimo más insatisfactorios.

Antílope, Draco y Anazul han compuesto buenas canciones, algunas muy buenas, y  como prueba allí están El Largo Viaje, Lejos de la tristeza o Vienen y van. En directo les supieron dar más personalidad, contundencia, sonando más rockeros (ayuda mucho la solvente base rítmica que les acompaña). La Casa del Loco en ocasiones presenta algún problema de sonido pero en esta ocasión todo sonó debidamente, tanto la parte instrumental como la voz. Por otro lado, no soy muy amigo de los duetos en el mundo de la música, pero debo reconocer que la colaboración en De estrellas y rosas con Clara Tellez (Los Peces) funcionó de maravilla, con una gran química.

Siempre tiene que ser un placer tocar para el público de tu ciudad, aunque es un arma de doble filo. De entrada, puedes tener al público entregado desde la primera canción, pero por otro lado, también va a exigir el máximo. Antílope siempre ha sido un cantante que le gusta interactuar con su público y sabe ganarse al respetable. Prometió al comienzo de la velada que al final del concierto el público acabaría el público con ellos, y así fue. Durante El último abrazo se pudieron subirse al escenario todos quienes lo desearon. Hace poco me comentaron que seguirían a la música pasase lo que pasase, mientras siguieran disfrutando de la música de Volador. Viendo la actuación del pasado viernes, parece que les queda cuerda para rato.

Texto y fotos: Jaime Oriz

VOLADOR EN ZARAGOZA

Te podría interesar

CRÓNICAS: Rufus Wainwright. Teatro Principal de Zaragoza, 6/6/17. Por Stabilito, D. y Ángel Burbano

Hay noches mágicas por los acontecimientos que ocurren por casualidad, otras, sin embargo, vienen programadas …