Domingo, 23 Julio 2017
Inicio / Crónicas / DA + THE FAITH KEEPERS + THE SHIMM. Final del concurso Ambar Z Music. Anfiteatro Expo. Zaragoza, 1/7/2011.

DA + THE FAITH KEEPERS + THE SHIMM. Final del concurso Ambar Z Music. Anfiteatro Expo. Zaragoza, 1/7/2011.

Y finalmente The Faith Keepers fueron los ganadores del Ambar Z Music. Ha sido una de las pocas veces que ha habido comunión entre el público y el jurado. Hay que reconocer que fue una decisión justa; el concierto de estos apasionados del funky-soul fue arrollador. Y no es que Da y The Shimm no estuvieran a la altura. La decisión de celebrar la final en el anfiteatro de ranillas fue arriesgada: se encuentra demasiado lejos del centro de la ciudad (los zaragozanos no somos de cruzar mucho el Ebro) y a veces el viento de esa zona no ayuda a la acústica. Por suerte, el factor pereza no influyó demasiado y el sonido del escenario fue excelente en cada una de las actuaciones.

Da fueron encargados de inaugurar la jornada y, al igual que los otros dos participantes, repitieron básicamente el mismo concierto de las semifinales. Con la misma solvente banda que le suele acompañar en los últimos meses, Daniel Garuz hizo repaso de sus temas nuevos mezclados con algunos clásicos de su carrera en solitario. Dejó los temas más pop para el comienzo para que al final, con el público algo más caliente, mostrase (de nuevo) su faceta más desacomplejada, con pequeños arreglos más electrónicos. Sigo pensando que su propuesta es mucho más disfrutable en el tramo final, es dónde se hace un hueco más propio y personal (más allá de que acabe haciendo break-dance por el suelo del escenario). Habrá que ver por dónde evoluciona la cosa.

The Faith Keepers, como suele ser habitual, salieron a sudar la camiseta desde el minuto uno. Conscientes de que ya tienen un público propio, dispuesto a entregarse desde la primera nota, y que cada vez son más los oyentes que se acercan a sus directos para curiosear, la seguridad en el escenario es patente. La formula es sencilla: funky, soul y unos pequeños toques de música latina. Digámoslo claro, no inventan nada y esta música se lleva haciendo 40 años, pero hay que reconocerles que hoy por hoy pocos grupos de Zaragoza pueden hacerle sombra en directo. Si a la impecable labor instrumental se le suma el carisma y la fuerza de su cantante, versiones de clásicos del género y temas propios tan irresistibles como Don’t worry ‘bout later, el resultado no podía ser otro que ganador.

The Shimm tienen conciertos menos dinámicos pero cuentan con excelentes melodías de pop clásico. Fueron a los que más les costó arrancar. El sonido de los primeros temas no estuvo a la altura de lo esperado. Por suerte, en la recta final de su concierto recuperaron su buen hacer.Here I go o With you (por citar un par) me parecen magníficas canciones pero a la hora de trasladarlas al directo da la sensación de que les falta algo de fuerza. Una lástima, aunque teniendo en cuenta que es una banda relativamente nueva, aún tienen tiempo de aprender a sacar brillo a sus composiciones (me viene a la cabeza lo que hacen Travis en sus directos).

Tras la entrega de premios y demás parafernalia, llegó el momento del grupo invitado, Pony Bravo. Debo reconocer que me alegro de la arriesgada decisión, es una de las bandas más interesantes de la nueva hornada, pero hay que plantearse si realmente era un gancho para atraer al público (uno de los motivos por los que se trae a un invitado). Lo que estuvo claro que ya tiene una sólida base de fans en Zaragoza y estaban ansiosos de verlos sobre el escenario. El cuarteto sevillano ofreció un intenso show en el que se daban de la mano elementos tan dispares como el krautrock, el reggae o el flamenco (en las voces, sobre todo). Lo más interesante es que el invento funciona, y mucho más sobre un escenario y con el volumen bien alto. La rave de Dioso Noche de setas fueron recibidas ya como nuevos himnos del indie (sólo se echó en falta su tema Pony Bravo). La única pega que le pude encontrar a su propuesta (y no fue culpa suya) es que se hubiera disfrutado mucho más en una sala de medio aforo y con un público más suyo (no todo el público comulgó con su sonido).

Y esto fue todo del concurso Ambar Z Music. Esperemos que el año que viene tenga continuidad y se pueda celebrar con más medios y durante más tiempo. ¡Maldita crisis!

Texto y fotos: Jaime Oriz

Te podría interesar

CRÓNICAS: Rufus Wainwright. Teatro Principal de Zaragoza, 6/6/17. Por Stabilito, D. y Ángel Burbano

Hay noches mágicas por los acontecimientos que ocurren por casualidad, otras, sin embargo, vienen programadas …