Viernes, 18 Agosto 2017
Inicio / Contenidos / CRÓNICA: ENRIQUE BUNBURY. Pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza. 20/1/2012. Por Stabilito, D. y Ángel Burbano.

CRÓNICA: ENRIQUE BUNBURY. Pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza. 20/1/2012. Por Stabilito, D. y Ángel Burbano.

Bunbury 20 de enero de 2012 en Zaragoza
ENRIQUE BUNBURY. Pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza

Hacer conciertos redondos, ser un animal escénico y no tener miedo al cambio sean cuales sean las circunstancias tiene un pero: el listón está siempre tan alto que es fácil no alcanzarlo muchas veces. En la vuelta de Bunbury a Zaragoza pienso que el listón se rozó en contadas ocasiones. Esto quizás se deba al poco espacio de tiempo entre visita y visita o a la sobreinformación que tiene el abajo firmante. No pasa nada, el concierto era totalmente disfrutable y así se hizo, claro, todo dependerá del cristal con el qué miremos, de ahí que algunos rostros de los siete mil que había en el Príncipe Felipe (qué miedo me da escribir ese nombre en estos días) estuvieran exultantes y otros totalmente pasivos cual acera de un pueblo fantasma.

Con algunos problemas de sonido comenzaron los Santos Inocentes a presentar al Licenciado Cantinas con El mar, el cielo y tú. Se nota que los chicos han aprovechado su estancia en las Américas y han venido con regalos en forma de instrumentos de calidad. Rebenaque y Gacías, éste último apoyado por el percusionista Quino Béjar, siguen llevando el timón de la banda y Jordi Mena se perfila como el alma máter del proyecto. Bunbury enfundado en llamas y recordando cada vez más a Chris Isak (no se me asusten que hablo de vestuario) está en un óptimo estado de forma y de felicidad, hecho que le hace afrontar con calma cada concierto. Se ha perdido garra pero se ha ganado voz.

Bunbury 20 de enero de 2012 en Zaragoza
ENRIQUE BUNBURY. Pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza

Canciones como Llévame, El día de mi suerte, El Solitario, Ánimas que no amanezca o Cosas olvidadas satisficieron a los amantes del Licenciado Cantinas. De todo el mundo sonó a clásico. Sí, Infinito y Sácame de aquí aguantan los años con nueva cara de pintura. Ahora y El anzuelo (¡ay Enrique! cuánto te gusta I ain’t hidding de The Black Crowes) fueron claves en la noche de ayer.

Resumiendo dos horas de Bunbury con los Santos Inocentes, no fue el mejor concierto que he presenciado del maño pero tampoco el peor, son muchos y hay que tener la mente abierta. La banda se despidió de Zaragoza (volverán) con una descafeinada versión de El tiempo de las cerezas y cada mochuelo se fue a su olivo; los estudiantes a sus casas, los cantineros a llorar sus penas, los matrimonios a intentar fecundarse y servidor, apenado, huyó maldiciendo al mundo y al futuro internauta que nos espera.

Fotos: Ángel Burbano

Textos: Stabilito, D.
[email protected]
http://diegostabilito.blogspot.com

Bunbury 20 de enero de 2012 en Zaragoza
ENRIQUE BUNBURY. Pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza

 

Te podría interesar

Kase.O en Pirineos Sur by Gustaff Choos

En exclusiva la jornada histórica de Kase.O desde Pirineos Sur en 2.22 minutos

Las pruebas de sonido, los entresijos de detrás del escenario, gente sin ropa dentro del …