lunes, 23 octubre 2017
Inicio / Contenidos / CRÓNICA: VELOURIA. CICLO DEVERSIONES en Sala López. 26/01/2012. Por Stabilito, D.

CRÓNICA: VELOURIA. CICLO DEVERSIONES en Sala López. 26/01/2012. Por Stabilito, D.

Les voy a contar un pequeño secreto. La propuesta que presenciamos ayer en la Sala López tiene una fecha de origen de unos cinco años. Corría el año 2006 cuando conocí a Yoin y nos dedicamos a ensayar canciones de Nirvana para un concierto tributo junto a Vilo (The Dust Bowl) y a Luis Bona (Capitán). Por supuesto al cuarto ensayo ya sabía que la cosa funcionaría mucho mejor sin mi aberrante presencia. He tenido que esperar bastante tiempo pero por fin he podido comprobar que a Yoin le sienta el traje de Kurt Cobain mejor que a nadie en esta ciudad. Y eso que defender un disco clásico como Nevermind no es tarea fácil, pese a que tengamos en nuestra cabeza que el genio de Seattle sólamente tocara quintas.

Ejecutar a la perfección Nevermind en su orden original es muy difícil. Imagínense romper el hielo de la abarrotada Sala López con Smells like teen spirit, un himno generacional, trillado hasta la saciedad y que todos, en nuestras vidas, hemos bailado más de una vez (y seguramente más de cien). No obstante y salvo la imposible melodía vocal del estribillo, la ejecución fue más que correcta. Y obvia decir el alto grado de “frikismo” que supone comenzar con el guiño al More than a Feeling de Boston como en el mítico concierto de Nirvana en el Reading del 92.

Conforme avanzaba el disco la maquinaria de Velouria se iba engrasando y con Breed la cosa ya funcionó a la perfección con momentos álgidos como Territorial Pissings, Lounge Act o la versión eléctrica de Something in the Way (muchas gracias). Además el trío se acordó de Endless Nameless para alivio de un público encantado que hasta formó algún que otro pogo en las primeras filas. Tras el merecido descanso (qué se lo digan a Jorge Solanas, batería, que perdió kilo y medio de masa corporal durante el concierto), Velouria atacó sus temas. Esta vez las canciones de corte épico fueron las protagonistas, claro con temas como Aenima es imposible no nombrar a Muse, pero tengan también en cuenta a IAMX, Kasabian, etc.  Y viendo la buena acogida que tuvo el trallazo BPM 116, quizás recorran las sendas bailables (The Hives, The Strokes, Franz Ferdinand…) alguna que otra vez.

Con la composición Silencio terminó con mi noche zaragozana recordando tiempos, sin lugar, a dudas mejores. Apunten nombres porque los próximos en llegar son gente como Lavodrama, The Dust Bowl, Bronski o Louisiana. Telita marinera. Una propuesta muy pero que muy interesante para poder escuchar no sólo los discos con los que crecimos sino la buena salud del panorama local. Cuídense mucho y recuerden ir a Alejandro a robar trajes, por lo que se ve no es delito y…nos sientan tan bien…

 

Texto y fotos: Stabilito, D.
[email protected]
http://diegostabilito.blogspot.com

 

 

Te podría interesar

Bunbury - Expectativas

GRABACIONES: Enrique Bunbury – Expectativas (Ocesa / Warner, 2017). Por Stabilito, D.

Salimos de la caverna y volvemos al redil para sentir, y digo bien, la nueva …