miércoles, 18 octubre 2017
Inicio / Contenidos / CRÓNICA: ALBERT PLA y PASCAL COMELADE. Teatro Principal de Zaragoza, 29/02/12. Por Stabilito, D.

CRÓNICA: ALBERT PLA y PASCAL COMELADE. Teatro Principal de Zaragoza, 29/02/12. Por Stabilito, D.

Lo primero de todo disculpen mi exacerbado entusiasmo. Uno, pocas veces en su vida califica de perfecto un momento, una conversación, un polvo, un concierto. Y ayer, quizás por una de esas extrañas casualidades que solamente ocurren los veintinueves de Febrero, mi estado estaba hipnotizado, trastornado, afásico perdido. Asistir a un concierto de Albert Pla tiene un precio, el de la debilidad del alma que, témome, acompañará al que escribe estas líneas toda la vida.

Albert Pla, genio de Sabadell, y Pascal Comelade, genio de Montpellier, ofrecieron una obra única, mística y gratificante para los corazones de un Teatro Principal triste por no estar lleno hasta la bandera. El espectáculo Somiatruites deja que la música sea el guión de una confesión, un circo de freaks, una fiesta privada, un debate en un diván. Guiñoles franceses completando los susurros de un Pla en estado de gracia, -“oh, dioses de la Patria, llévenlos al Paredón”-. Una banda de locos, de genios, apocalípticos, frenéticos a veces, divertidos unas, payasos tristes otras. Un juego de luces y de sombras, de villanos malvados y de buenos también villanos. Todo dirigido por la impecable mano de Comelade, más cercano y más sensible que Tiersen.

Entre tanto, La Pequeña Orquesta Somiatruites fue mostrando las canciones del doble álbum de la pareja, castellanizando los temas que aparecen en catalán como el Vals de la Casa Buida, Insomni o la increíble Catalana de Jaç. Pla parloteaba sobre lo lleno que está su cuerpo de órganos, músculos, vísceras, anhelos y sueños y de lo que le cuesta irse a dormir pensando en todo lo que tenía que soñar, entonces suspiraba y se volvía a arrancar con Adiós Terrícolas, Adiós o Porque quiero.

El grito de “Somos amigos de Teófilo Garrido” al compás de una manifestación casi espontánea hubiera puesto el punto final a la función de no ser por la repesca del gran clásico de Albert Pla, La Nana de l’Antonio, esta vez decorada con las palabras de la RAE. Pocas palabras más pues enturbiarían lo que afortunados como Javier Ibarra, a.k.a. Kase-O (aciertan, el protagonista del día anterior en el lugar del crimen) vivieron durante casi dos horas de sueños, ensoñaciones y visitas a un pasado que ya no sé si fue mejor, peor o igual pero que recordamos con la esperanza de un niño que espera en la fila del tobogán.

 

Texto y Fotos: Stabilito, D.
[email protected]
http://diegostabilito.blogspot.com

 

Te podría interesar

Lady Banana. Conciertos Imposibles, o casi. Voces de Mujer. 2017, foto de Ángel Burbano

FOTOS: Conciertos Imposibles (o casi) con Voces de Mujer

Voces de Mujer, en los Conciertos Imposibles (o casi): las imágenes. Resumen en imágenes de …