martes, 12 diciembre 2017
Inicio / Contenidos / CRÓNICA: ELLOS. El 21 de Huesca, 3/3/12. Por Chema Elocuente

CRÓNICA: ELLOS. El 21 de Huesca, 3/3/12. Por Chema Elocuente

Se dice rápido, pero nada más y nada menos que 13 años llevan dando guerra por todas las salas de este país el dúo formado por Guille Mostaza y Santi Capote. Comenzaron en el año 1999 grabando 300 casetes y extendiéndolas por todos los garitos de Madrid. A los 4 meses consiguieron firmar su primer contrato con Subterfuge y en el año 2001 grabar su primer LP llamado “Lo tuyo no tiene nombre”. 11 años después, 4 LP`s a la espalda y media vida en canciones, era la carta de presentación de “Ellos”.

Guille Mostaza y Santi Capote saltaron al escenario del Veintiuno para ofrecernos un setlist de 14 canciones, o 12 + 2, (viendo su fetichismo por este número plasmado en el número de canciones de todos sus discos) en formato dúo, es decir, sin banda, simplemente ellos dos en el escenario. Y vaya setlist. Lejos de centrarse únicamente en su último álbum, recuperaron muchos de sus antiguos temas, de la talla de ‘En tu lista’, ‘Dicen que te vas’, ‘Tú primero’ o ‘Vente si puedes’.

La máquina tardó en engrasar y la unión grupo-público no se hizo presente hasta algunas canciones adentrado el concierto, no sin antes comentar Guille la dureza del público Oscense, y eso que habían comenzado con infalibles como “Lo nuestro” y “Mientes”.

La cercanía de Guille, una persona bastante tímida pero una vez subido al escenario una auténtica fiera de la interpretación, se hizo presente desde los primeros acordes, haciendo continuos guiños e interactuando cada vez que podía. El público comenzaba a darse cuenta de que lo que allí se estaba viviendo, con geniales proyecciones de fondo, era una pieza de museo.

 “Justicia Cósmica”, “Pobre Caimán”, la fiesta comenzaba a fraguarse y el público a entregarse convirtiendo la sala en un karaoke. ¿Qué el público oscense es complicado? Eso ya formaba parte del pasado.

Era el turno de “Cumpleaños feliz” y cómo no, varias asistentes reclamaron el honor de ser las cumpleañeras oficiales, solo una se llevó el gato al agua. Con un volumen algo más alto a petición de Guille la fiesta empezó a tomar tintes épicos y el público a disfrutar de un espectáculo de muecas, gestos y expresiones al más puro estilo Raphaeliano, sin las cuales no sería un concierto de Ellos.

Así, entre tequila y tequila la voz se fue perdiendo y los ánimos se fueron caldeando entre el dúo para completar una recta final de clásicos como “Cerca”,  ““Hasta el final” y “El anillo” dejando para los bises la traca final de “Lo dejas o lo tomas” y un más rejuvenecido que nunca “Diferentes”.

Un genial concierto, en el que dejaron claro lo en forma y lo cómodos que se siguen encontrando en un formato así pese al paso del tiempo, Santi y Guille realmente trajeron al recuerdo los comienzos de dos chavales que ni siquiera aún llevaban batería eléctrica, y trajeron una sonrisa de poco más de una hora de duración a todos los fieles seguidores que llenaron la sala El Veintiuno.

 

Texto y fotos: Chema Elocuente

 

 

Te podría interesar

Sho-Hai con Sergio Falces tras la grabación del Podcast Diez de diciembre de 2017

Diez #34: Sho-Hai repasa sus diez temas favoritos de todos los tiempos

El miembro de Violadores del Verso, Sho-Hai, acaba de editar su segunda referencia en solitario: …