Jueves, 17 Agosto 2017
Inicio / Contenidos / GRABACIÓN: CRISÁLIDA. La revolución de terciopelo. Autoeditado, 2012. Por Diego Stabilito

GRABACIÓN: CRISÁLIDA. La revolución de terciopelo. Autoeditado, 2012. Por Diego Stabilito

Dejo descansar mi agria resaca en el sillón, el mismo que días antes me dio la penúltima satisfacción. Tres hielos, un poco de Jack y unos cuantos cigarros marchitos, adormecidos en el cenicero. Y siento que es la hora de comenzar a recordarte, cicatriz a cicatriz. Así, o casi, se retratan Crisálida en su nueva grabación, seguramente la que el ya veterano grupo tenía en mente hacer. Y eso es más que un logro. La Revolución de Terciopelo es Crisálida cien por cien, marca de la casa, denominación de origen, hecho que han ido marcando año tras año, concierto tras concierto, noche tras noche. Un sello propio que no sólo se pronuncia en la música, letras, actitud e incluso el título forman un todo por el cual son plenamente reconocibles.

El Tren del Ayer se desliza suave por la vía del estéreo, adentrándose lentamente con un riff inagotable y los coros de Cristina Ariza que hacen que el mensaje de Alejandro Castro quede en una primera línea maestra. Rock, sí pero inteligente porque se puede ser elegante en los estereotipos del sonido más duro. Salvaje  es una sorpresa con aires sureños, llena del optimismo que solamente un perdedor con sentido del humor exquisito puede captar en su totalidad. Conforme avanza comprobamos que tanto la base rítmica como el teclado son indispensables y protagonistas a lo largo de la grabación..

La Revolución de Terciopelo se mueve dentro de lo magistral, del mimo al detalle, culpa del grupo y culpa de Guillermo Marín al sonido que logra la Cum Laude en un ejercicio difícil, canciones largas que dentro del rock más clásico se adentran en varios palos, Venganza y Puñal es un ejemplo claro, una guitarra más propia de los ochenta (recuerda a lo mejor de Danza Invisible) que no deja de sonar al desierto de Arizona una vez que encuentra su sitio en un solo inmenso.

Lluvia de Agosto pone la calma tensa en el EP, guitarras acústicas, hammond y un estribillo que recuerda a los mejores momentos de Carlos Goñi. De aquí a la eternidad pone el punto y final de la nueva aventura de Crisálida. El himno de hermandad, del abrazo y del brindis por todo lo que vendrá mientras una guitarra se apaga y nuestras sonrisas brillan tan perfectas como la musa de la canción.

Les conocemos de sobra, les vemos incansables una y otra vez, llevan el rock tan dentro que es poco decoroso el obviarlo. Es tiempo ahora de que la mariposa vuele a otro lugar susurrando las melodías a los oídos más escurridizos. Sean piadosos y vayan de procesiones, o mejor cambien de religión, sean impíos y vayan de bar en bar, la cerveza es compasiva y nos sacará de la crisis, seguro.

Stabilito, D.
[email protected]
http://diegostabilito.blogspot.com


Te podría interesar

Kase.O en Pirineos Sur by Gustaff Choos

En exclusiva la jornada histórica de Kase.O desde Pirineos Sur en 2.22 minutos

Las pruebas de sonido, los entresijos de detrás del escenario, gente sin ropa dentro del …