domingo, 17 diciembre 2017
Inicio / Contenidos / CRÓNICA: ARIZONA BABY. Sala López, 22 de Septiembre de 2012. Por Diego Stabilito.

CRÓNICA: ARIZONA BABY. Sala López, 22 de Septiembre de 2012. Por Diego Stabilito.

La suerte de un grupo se juega en los directos, es allí donde tiene que demostrar que no es un producto de rápido consumo, que puede calar hondo y dejar un regusto en el espectador que a pesar de no estar ávido de euros, los que tiene los usa para poder soñar. Y los vallisoletanos Arizona Baby son un grupo de directo, de los de cerveza en mano, patadas en el suelo y sudor, mucho sudor. Y da igual que se rompan tres, cuatro o cien cuerdas de la guitarra que ellos tienen recursos de sobra para sacar adelante cualquier duelo.

Embarcados en una gira casi infinita, ya sea con su formato trío o con el mega-grupo Corizonas (a medias con Los Coronas, casi nada…), van presentando su manera de sentir la música. La de la serpiente de cascabel y el molesto estepicursor (salsola tragus si entienden de estas cosas), la del lejano Oeste de Almería y la de la sala de conciertos de toda la vida. Y causa impresión cómo funciona su apuesta por el rock and roll acústico al más puro estilo America (el grupo), y más porque su público no es muy homogéneo que digamos. Todo un acierto y un saber estar en el sitio adecuado, en el momento adecuado.

Vinieron a presentar un EP que todavía no ha salido pero ya puede dejar oler el aroma del buen whisky añejo, Octubre será la fecha y no lo duden, volverán a presentarlo a la ya mítica López pues declararon su amor eterno a la sala en incontables ocasiones. También hubo espacio para las versiones (California Dreamin’ de The Mamas & The Papas, Runaway de Del Shannon o Lucille de Little Richard entre otras) y para sus grandes “clásicos” como Sunday, Ouch!, X`d Out y, claro, las coreadísimas The Truth y Shiralee con la que las almas que abarrotaban la plaza cayeron en éxtasis al más puro estilo de las ceremonias masónicas.

Volverán, más temprano o más tarde, lucirán sus Colt-45, sus barbas agitadas y sus melenas descuidadas y obligarán a bailar al personal, a embriagarse en la barra del salón y a soltar algún que otro escupitajo al suelo. Y lo harán porque pueden, quieren y porque, siendo honestos, nos encanta.

Texto y Fotos: Stabilito, D.
[email protected]
http://diegostabilito.blogspot.com

 

Te podría interesar

Bunbury en el Príncipe Felipe el 16 de diciembre de 2017. Por Ángel Burbano

CRÓNICAS: Enrique Bunbury. Pabellón Príncipe Felipe. Zaragoza, 16/12/17. Por Stabilito, D. y Ángel Burbano

Decía Guardiola de Mourinho que en la sala de prensa era algo así como el …