martes, 24 octubre 2017
Inicio / Contenidos / CRÓNICA: THE BELLRAYS + THE FAITH KEEPERS en la Sala Oasis. 6/10/2012. Por Stabilito, D.

CRÓNICA: THE BELLRAYS + THE FAITH KEEPERS en la Sala Oasis. 6/10/2012. Por Stabilito, D.

Saltémonos gritos absurdos, jolgorio innecesario y cantos a la libertad desastrosos. Dejemos el cachirulo y el garrulismo a un lado y alejémonos de la masa enfervorecida. Hay vida al otro lado de lo oficializado, de las Anas Torrojas y los Melendis, de toda la morralla mediática que cobra un pastizal mientras selecciona canciones de dudoso gusto mientras el borracho de turno le ríe las gracias en busca de la foto “p’al feisbuc”. En la noche de ayer, unos cuantos, encontramos el refugio perfecto en la Sala Oasis, la cual parecía que había perdido la costumbre de albergar conciertos. La excusa era la ideal, uno de los mejores grupos de la ciudad (The Faith Keepers) teloneaban a uno de los mejores grupos que vamos a poder catar este año (The Bellrays). Y los zaragozanos supieron como salir victoriosos del envite a fuerza de alma, pasión y música, claro.

Presentando algún tema de su nuevo disco Leap of Faith y recurriendo a canciones como Dancefloor Killer o su particular revisión de himnos de The Beatles o de Curtis Mayfield se ganaron al público que ya presidía el acto. Metales acertados, percusión latina, cuerdas demoledoras y un Borja Téllez a la voz, en pleno estado de gracia para la alegría del más asistente pasivo. Allanaron el terreno para que los de discípulos de Lisa Kekaula tomaran la pista de baile.

The Bellrays (esta vez acompañados por la base rítmica de The Right Ons) enseñaron su cara más agresiva, la de los ritmos frenéticos, la suciedad, la distorsión, el alarido. Vamos, que dejaron a un lado su parte más soul para centrarse en el garage rock. Y esto hubiera estado muy bien si no fuera porque la bomba sónica en ocasiones impedía descifrar la impresionante voz de Kekaula, que una vez más ejerció de frontwoman como sólo ella sabe. Trallazos como Hell on Earth, Anymore Black Lighting se mezclaron con clásicos como Tell the lie en un show sin concesiones. Una a una fueron cayendo las creaciones más duras de los americanos sin tiempo para el agradecimiento obvio a un público que dentro de su sana locura creaba pogos como si no hubieran pasado la dulce resaca que dejó Jello Biafra (o eso atestiguan mis informadores).

A pesar del pitido en los oídos con el que abandoné la sala sigo vivito y coleando, y eso que la noche festiva arrastra a las peores bestias de la oscuridad, las de nula conciencia y discurso escaso. Disfruten de estos días y descubran a grupos aragoneses, que piden poco y dan más satisfacciones que, “incluso”, la democracia.

Stabilito, D.
[email protected]
http://diegostabilito.blogspot.com

Foto portada: José Ignacio Cepero . Foto dos, de archivo: Javier Rosa

Te podría interesar

Hamlet. Fiestas del Pilar 2017, por Ángel Burbano

FOTOS: Fiestas del Pilar 2017. Por Ángel Burbano

Nuestro compañero Ángel Burbano se recorrió este Pilar 2017 las distintas plazas y escenarios de …