viernes, 15 diciembre 2017
Inicio / Contenidos / CRÓNICA: JULIÁN MAESO. La Casa del Loco, Zaragoza 1/2/2013. Por Stabilito, D.

CRÓNICA: JULIÁN MAESO. La Casa del Loco, Zaragoza 1/2/2013. Por Stabilito, D.

Hay músicos que se han equivocado de época. Han escogido un mal momento para emprender su business, un mal sitio, un error en el cálculo que les impide el llegar a un público mayoritario. Es el caso de Julián Maeso y de su banda, de haber llegado a su plenitud en los años sesenta hubieran partido la pana en el país de la zambomba (la pandereta hace tiempo que ha sido dejada de lado). Son músicos que han mamado de la leche de una época de oro y la han hecho suya, han roto la barrera temporal para establecer todo su arte en un tipo de música, en un estilo de vida. Y que su disfrute esté al alcance de tan pocos (apenas sesenta personas en La Casa del Loco) hace que la propuesta sea más aplaudible.

Maeso, el otrora teclista de The Sunday Drivers, retornaba a la ciudad por cortesía de Antípodas Producciones, a una plaza perfecta para presentar su Dreams are Gone, uno de los mejores discos del pasado año. Con formato trío, sin pedal Steel, ni coros pero con la ayuda y contundencia que ofrecen un batería sin paliativos y un guitarrista mayúsculo. Y claro, si encima eres de los mejores teclistas del país el terreno se vuelve una cuesta abajo y sin frenos. Un Hammond trepidante, añejo, vintage y con vida propia, no se pueden imaginar lo que gritaba, no lo pueden hacer porque seguramente no estaban allí.

Se acordaron de Clapton, de Mayall, y de su propia obra que para eso están en el negocio. Y ojito, que temas como Little by Little, Who need’s what, Tears come from you o It’s been a Hard day entran de lleno en el oído del espectador más crítico. Soul, country, rock, góspel y todo hecho con máximo tacto, con voz verdadera y con un gusto de gourmet. A hurricane is coming (con Maeso al slide) y Bad Taste Capitol pusieron el punto final a una velada exquisita que como el buen vino muy pocos supimos o pudimos apreciar.

Son malos tiempos para la lírica, muy malos para el rock y pésimos para ser humanos, pero que no nos quiten lo bailado, que ni se les ocurra por que será entonces y solamente entonces cuando haya motivos de sobra para empuñar las armas y barrer las calles. Disfruten de las pequeñas cosas y si vienen en formato vinilo mucho mejor.

Texto y Fotos: Stabilito, D.
[email protected]
http://diegostabilito.blogspot.com

Te podría interesar

Aragón Musical 'En Vivo' con Jesús Viñas desde Aragón Radio

EnVivo #8: Jesús Viñas nos cuenta novedades de su etapa en Madrid

Esta semana es Jesús Viñas quien participa en Aragón Musical ‘En Vivo’ tocando dos temas …