martes, 17 octubre 2017
Inicio / Contenidos / CRÓNICAS: CRISÁLIDA (15 ANIVERSARIO). La Casa del Loco,20 de Abril de 2013. Por Stabilito, D. y Vicente Cabello.
Crisálida en la Casa del Loco

CRÓNICAS: CRISÁLIDA (15 ANIVERSARIO). La Casa del Loco,20 de Abril de 2013. Por Stabilito, D. y Vicente Cabello.

Crisálida en la Casa del Loco

Uno sabe que se encuentra frente a una noche especial cuando durante una o dos semanas antes del evento sueña con él todas las noches. Es esa enfermedad que tienen los músicos en la que repasan la noche de autos durante todo su reposo nocturno. Esto, con plena seguridad, les pasó a los seis componentes de Crisálida, a todos sus cercanos y, créanme que también le sucedió a un servidor. Crisálida han sido unos de los máximos exponentes del rock and roll en la ciudad, se han mantenido como banda durante 15 años (¡ojo!) y, sobre todo, han creído en sus canciones convirtiéndolas en piezas clave para más de uno. Composiciones llenas de épica, de sucesos y de todo lo que conlleva el rock and roll.

Anoche decidieron saltar al ruedo de La Casa del Loco y salieron vencedores, algo raro en un grupo local. Si la propuesta es digna, el público atenderá a la llamada de la selva. Con un poco de retraso, y con DVDs de regalo para los primeros en entrar, comenzaron a repasar las canciones de su longeva vida musical tras la melancólica presentación a cargo de Sergio Falces, el cual empezó en la radio a la par que los protagonistas del show. Ella, Curvas de Metal o Salvaje sirvieron para engrasar la máquina y que el respetable pusiera toda su atención en el escenario. La lluvia de colaboraciones haría del concierto algo único pues, a ver quién puede reunir a tanta persona lustrosa.

Gaby Morgan con su voz castiza, su harmónica y su actitud y Arturo Fucktible en el bajo (la otra mitad de DJ Fucktibles, el proyecto pinchadiscos que comparte con Alejandro Castro) fueron los primeros en estrenarse con la grandiosa Chicos de Ciudad. Luis Franganillos (director del primer videoclip del grupo) y Luis Zarápolis (al que todos veneramos) se subieron inmediatamente al Tren del Ayer, una de las canciones que más regalos ha dado al grupo. Jesús de Hotel hizo un sobresaliente ejercicio de rock con Yo, y Nacho Lampreabe aportó su genialidad a las seis cuerdas en la preciosa De aquí a la eternidad.

El grupo lo pasó bien con tanto alboroto en escena, se sentían cómodos ante el arropo de amigos músicos y hasta el guitarrista Luis A. Esteban, herido por corte en el dedo, hizo uno de sus mejores conciertos. El carrusel de invitados no había terminado y llegó el momento del set acústico para el que Alejandro Castro se quiso rodear de ilustres como Alex Elías (Tras la mañana), Lex Lüger (en la acertadísima versión reprise de Salvaje) y el “profe” Jesús Trasobares (No funcionó). El público apoyando, a lo largo de todo el templo de la Calle Mayor, fotografiando cada momento, cantando cada canción.

Mariano Casanova, gran referente del grupo, hizo gala de su humildad en Lluvia de Agosto, uno de los momentos más lacrimógenos del acto (y no por malo, si no por todo lo contrario). Luego vino  la locura que siempre aporta Adrenalina, con la ayuda de Jorge Morgan, Gabi Bultaco y de Diego Stabilito (con el que Alex Castro comparte el magnífico podcast Desayuno con Vinilos), hizo que se incendiara un poco más la noche y eso que aún faltaban por salir Chuse Atland, Santi Rex y Mario Cube para poner los sonidos más duros. XCar hizo de las suyas en el homenaje a Robert Johnson pasado por el filtro de La Charanga del tío Honorio con su Ay Cordera. El emergente Jesús Viñas aportó su nervio en Mi luz de Neón junto a Bea Hotel y por último Alan Schenk (al que veremos mucho más a menudo en los escenarios) fabricó un casi improvisado My Generation de The Who. Casi nada.

Pasteles de cumpleaños, sonrisas, lágrimas y un No creas que es el Final que todos tendremos en mente el día de mañana. El comunal narananá, los abrazos, los alzamientos, la cerveza y los besos que simbolizan que el Panorama Musical Aragonés no es Satán, que todos queremos hacer las cosas bien y que tenemos que luchar al mismo lado porque compartimos un bien muy preciado: el amor por la música. En la noche de ayer Crisálida dio una lección a todos. Quince años no son nada y nuestras piernas tienen cuerda para rato. Felicidades compañeros.

 

Foto: Vicente J. Cabello de Vizenzo`s Studio Gallery
Texto: Stabilito, D.
choleitor@gmail.com

http://diegostabilito.blogspot.com

 

Te podría interesar

Joaquín Sabina, junio de 2010 en el Príncipe Felipe de Zaragoza, por Ángel Burbano.

CRÓNICAS: Joaquín Sabina. Pabellón Príncipe Felipe, Zaragoza. 12/10/17. Por Alejandro Elías

Una de las citas musicales más importantes –o al menos más esperadas- de estas Fiestas …