Lunes, 21 Agosto 2017
Inicio / Contenidos / CRÓNICAS: HOLYWATER + THE MURNAUS. La Ley Seca, 26/04/2013. Por Stabilito D., y Jaime Oriz.
Holywater

CRÓNICAS: HOLYWATER + THE MURNAUS. La Ley Seca, 26/04/2013. Por Stabilito D., y Jaime Oriz.

Holywater

Cuando venga la escasez y el seco desierto se adueñe de las salas de conciertos de la ciudad nos quejaremos como si fuera el fin del mundo. De momento solamente podemos maldecir a la abundante oferta musical de Zaragoza por no poder ser omnipresentes. Y es que ayer desfilaron por los escenarios zaragozanos grupos de la talla de Dorian, Soziedad Alkohólika o Toundra. Nosotros, que somos veteranos en estos actos a pesar de nuestra insolente juventud, nos decidimos por Holywater jugando a lo seguro, ya que en su visita anterior y pese a jugar en inferioridad de condiciones (sin el guitarrista principal) dieron todo un recital de rock noventero.

Tras la actuación de The Murnaus (canciones cortas, rápidas muy en la onda de los primeros discos de PJ Harvey) les tocaba el turno a los gallegos. Holywater venían a presentar Wasteland, su quinto disco si las cuentas no me fallan. Han conseguido llegar a un punto de composición en el que el sonido del grupo y el toque de Santi García  hacen que sean una banda plenamente reconocible. Y eso es difícil amigos. Con, lamentablemente, muy poco público es ardua tarea el comenzar concentrado el ejercicio musical pero una vez más, la electricidad, el ansia y el espíritu hicieron que la propuesta saliera victoriosa del duro enfrentamiento. Y es que temas como Grow deaf with silence, Deeper down the grass, Drive in time o la ecléctica What’s that point entran directas a la psique humana.

Un concierto directo, sin tiempo para el discurso (a veces tan necesario como inoportuno en estos tiempos que corren), en el que la distorsión, la garra y la furia de los noventa (y no hablo de la vertiente acérrima a Britney Spears como sabrán) llenaron el espacio de La Ley Seca. Similar, Never be broken o el hit In your head fueron algunas de las piezas de anteriores discos que salieron a la palestra. Y así, en familia, con apenas veinte personas en la sala se despidieron hasta la siguiente los gallegos. Dejando un buen sabor de boca y un delicioso pitido en los oídos que a día de hoy es lo mejor que nos puede pasar en una noche de Viernes. Dejaremos que la sangre corra solamente los domingos pues a veces un solo gesto distingue al loco del genio.

Fotografía: Jaime Oriz
Texto: Stabilito, D.
[email protected]

http://diegostabilito.blogspot.com

 

Te podría interesar

Kase.O en Pirineos Sur by Gustaff Choos

En exclusiva la jornada histórica de Kase.O desde Pirineos Sur en 2.22 minutos

Las pruebas de sonido, los entresijos de detrás del escenario, gente sin ropa dentro del …