domingo, 22 octubre 2017
Inicio / Contenidos / CRÓNICA: El Ánchel se va de Pilares 2013. Cap.9. Víspera del día grande; está tó petao. Por Ánchel Cortés.

CRÓNICA: El Ánchel se va de Pilares 2013. Cap.9. Víspera del día grande; está tó petao. Por Ánchel Cortés.

Tengo la costumbre de recorrer la ciudad a pata la noche víspera del Día Grande de las Fiestas e imbuirme del jolgorio zaragozano en sus diferentes rincones. Año tras año saco la misma conclusión, seremos pobres de perricas pero inmensamente ricos en ganas de disfrutar sanos y pasarlo requetebién.

Si las noches anteriores comprobé empíricamente que toda la chobenalla estudiantil se había echado a la calle, hoy está en ella todo Zaragoza, que barbaridad de peña por todos lados, sobre todo en el entorno de la Plaza del Pilar, donde se celebra el festival de los 40 principales, ¿no tenéis casa u qué? Ja, ja, claro que es broma, una de las cosas como zaragozanista que soy es ver mi ciudad bien viva.

Vuelvo a tener a la mia quinzañera filla por el Salón de la Ciudad, besico de urgencia y papá déjame buen rato con mi cuadrilla y sigue tu marcha de conciertos, vale hija ten cuidado y cuando acabe te subes con los padres de Clarita que andan por aquí, que yo me escucho un par de temas más de Auryn mientras me remato el litro recién pillado en la DeLuxe y antes de llegar a casa le echaré un ojo a un par de conciertos en salas, que mañana pincho en Linacero Vinilo y Vermut y no me quiero liar excesivamente.

FotoCamilleOctubre2013
Foto: CAMILLE

De cualquier modo y aunque mi gusto una vez más no case apenas con el  rollo 40 principales (ni siquiera cuando vivía el gran Joaquín Luki, que bien extraña fue la muerte que tuvo el mozo) me sigue flipando el enorme éxito, especialmente entre el personal menor de edad, tienen estos productos musicales, a los que no me duelen prendas en calificar como hijos bastardos de la industria discográfica que los crea, los exprime y cuando ya no le cubica respecto a sus expectativas, los desprecia y arroja al arroyo del olvido para que pase el siguiente engendro. Como no espabilen ahora que hay Internet …

A pesar de estas duras palabras que en el fondo, no son sino un alegato en defensa de lo que califico como música verdadera, ni mis ojos están ciegos ni mis orejas tapadas, y lo de Auryn, la boy band de moda amparada por Warner Music desde 2011, su brutal éxito con tan solo un par de discos en el mercado, su número 1 en listas y disco de oro con el segundo “Antihéroes” y el delirio que consiguen entre sus fans en sus actuaciones en directo, no se les puede pasar por alto. Y la verdad es que te guste más, te guste menos, o no te guste nada, ja, ja, sería incongruente no reconocer que sus cinco jóvenes vocalistas; Álvaro, Blas, Carlos, Daniel y David cantan bien, mejor que Pecos.

Estoy convencido y lo defenderé en todos y cada uno de mis ámbitos de actuación de que todo lo que nuestra juventud le dedique al pelotón, a la guitarra o  simplemente a disfrutar de frescas melodías no de lo dedica al pegamento o a otro tipo de venenos que sí que joden la vida de verdad. Música comercial, pues sí, pero hace disfrutar y te da vida, no mata a nadie.

Sigo mi ruta, mientras me voy rematando el mini como se le dice litro de cerveza en  Madrid, donde viví más de una década de crecimiento, con mis primeros años de profesional de los medios de comunicación desde mi primer contrato para Tve en ya lejano 1988, subo por la calle Alfonso, por el Paseo de la Independencia y por el de Sagasta, sin prisa alguna, observando, escuchando llenándome de espíritu festivo que transmiten los viandantes y los artistas callejeros, mimos, breakers e incluso alguna que otra espontánea banda musical que me sorprende con curiosas versiones de Siniestro Total ¿?

Me llego hasta el Eccos en la c/ Sevila, una sala que sin duda tengo en mi altarcico personal, de magníficos recuerdos, de experiencias vividas, de brutal apoyo cuando les han tocado las cosquillas (mis amigos de Madrid, nada más entrar en mi piso alquilado, veían un póster de apoyo al local amenazado de cierre a mediados de los 80), de enorme transmisión de cultura musical, de buen servicio de cervezicas y cóctels y de cariño y amistad con Rick Sancho, su gerente desde 1984 y que tras su última reforma lo ha convertido en una estupenda sala de conciertos con infraestructura profesional y un excelente sonido en directo del que ya he podido disfrutar en numerosas ocasiones antes incluso de estas Fiestas, Recuerdo especialmente uno estupendo y potente el pasado septiembre con los zaragozanos Camille y los franceses de Lyon The Socks, que me dejó, pues eso en estado de sock, je, je.

Para el viernes de víspera el bueno de Rick programó una magnífica velada Fiestoner, no sé si patrocinada por los neumáticos Firestone que mi buen padre vendía en su tienda Veymosa de la Avda. Goya y que me tocaba contar cuando me fichaba para ayudar en el inventario anual, pero desde luego fiesta tremenda con dos bandas zaragozanas Sonora y Mishkin.

La segunda es de sobras conocido, con un estilo back to the 90′s Rock’n’Roll, y un primer disco editado con el título de “Delirium Tremens”, pero los Sonora me sorprendieron gratamente con un sonido potente de claras influencias Pinkfloydianas e incluso Camelianas en magníficos temas como Second y otros mas rotundos en una onda más Doors + Black Sabath como Thrido. Sobresaliente para el evento que culminó, aunque eso ya me pilló recogido con la eficacia a los platos de una divertida y bailable party amenizada por el gran DJ Rubén Grande Rock.

Pero la noche aún tuvo un remate estratosférico en la Sala Z donde disfruté de lo lindo (una vez más) con los maravillosos, queridos y admirados Hombres de Paco. Bajo la experta batuta de mi brou, ex Aborígenes del Cemento y ex La Plantación, Paco Cester,vocalista principal y gran showman, de quien yo afirmo y no quito ni una letra, que fue mi mejor compañero en mis 25 años de mi carrera televisiva y es la mejor voz masculina aragonesa viva, junto a Javier “el Gordo” Moreno a la guitarra, Tuco “Requena” Larraz a la percusión  Larraz y Pedro “Slowhand” Jauregui forman una imprescindible banda de experimentados músicos de la escena Zaragozana, que se juntan para hacer lo que mejor saben: divertirse y sobre todo buen Rock and Roll.

Después pa casica que como pal Pilar sale lo mejor, el Día Grande, en el Vinilo y Vermut de Linacero; quien suscribe Ánchel “Baturrock Dj” Cortés.

Texto: Ánchel Cortés. Productor y Académico de Televisión y de la Música Aragonesa.

Te podría interesar

Bunbury - Expectativas

GRABACIONES: Enrique Bunbury – Expectativas (Ocesa / Warner, 2017). Por Stabilito, D.

Salimos de la caverna y volvemos al redil para sentir, y digo bien, la nueva …