domingo, 17 diciembre 2017
Inicio / Contenidos / CRÓNICA: El Ánchel va de rule por la ciudad. Octubre 2013. El busto de Charles y la guitarra de kaitlyn. Por Ánchel Cortés.

CRÓNICA: El Ánchel va de rule por la ciudad. Octubre 2013. El busto de Charles y la guitarra de kaitlyn. Por Ánchel Cortés.

Charles Bronson ya tiene un busto en su memoria, su autora es Patricia Uceda, y está ¿dónde si no? en The Bronson Bar de nuestra ciudad, en el nº 14 de la céntrica calle zaragozana Cinco de Marzo (antiguo Requeté Aragonés) entrando en un pasaje que hay junto al Calamar Bravo y a la Mejillonera.

Magnífico establecimiento al estilo western del que Sandra Santana nos contaba el pasado mes de septiembre en las páginas del suplemento de viajes del diario madrileño El País, a diferencia de los polvorientos locales del salvaje oeste americano y con el savoir faire de Carmen Ionescu y Patrizio di Sarro, no sólo es posible acodarse en su surtida barra para pedir un whisky doble, sino que entre sus especialidades se encuentra una sabrosa hamburguesa elaborada artesanalmente con vacuno aragonés de cortes seleccionados servida en pan artesano horneado a diario en tres formatos diferentes (160, 250 y 400 gr.), ofreciéndonos también ensaladas, salchichas alemanas y una amplia variedad de raciones entre las que destacan ‘Los siete magníficos’, unas patatas old style servidas con siete salsas diferentes. Queda confirmado que todo el “comercio” está elaborado con productos de origen local para garantizar su frescura y que entre el “bebercio” que los forajidos pueden encontrar para refrescar sus gaznates, destacan nueve vermuts italianos diferentes (spritz, americano, bellini, negrón, etc.), así como una larga carta de cócteles y una pequeña variedad de cervezas belgas. La opción de concluir una satisfactoria visita se multiplica un día a la semana en el que podremos disfrutar por un módico precio de un delicioso buffet de comida italiana (pasta, pizza, chicchetti, etz) a la hora del aperitivo de mediodía.

Bien pues de cenar, mejor aún de regar adecuadamente la cena tex mex, pero muchismo mejor de sonar y de disfrutar de la fiesta, pues el jueves postpilarista, The Bronson, auténticos campeones del Spaghetti Funk, no sólo invitaron a un barril de cerveza a la concurrencia sino que aprovecharon la inauguración del busto a su merecidamente idolatrado Charles, para estrenar un estupendo videoclip, que puedes ver bajo estas líneas, filmado en el auditorio Expo el día de la final del último concurso Ambar Music, al son del exitoso tema Glory, pero no el de Beyoncé por Dios, y que posproducido en calidad por la buena gente de Rec In Roll (Javier Torrijos, Vitxa Cortes Querol y Gloria Morella) provocó las delicias de los presentes complementado con un concierto en formato banda corta, realizado en el propio bar, en el que estos tremendos volvieron a demostrar su enorme calidad musical, su desenfrenado ritmo y su descacharrante traza de sentir la música, bailable por supuesto.

Vídeo: “Glory” de THE BRONSON

Y es que, Eoghan “Owen” Sanchez – voz, Lorena García – coros, Patricio Di Sarro – guitarra, Alejandro Doñagueda – Saxo, Julio Aguerri – trompeta, Israel Gonzalez – Teclado, Jose Maria Calvera – Bateria, Joaquin Garcia – Bajo y Robert Kovacs – Charles Bronson, son una formación que siente la música como un bien común que adquiere su propio sentido cuando se comparte con el público asistente. Acojonante el experimento del micrófono rulando entre el personal, aportando cada uno lo suyo, acompañado por la banda, joer hasta este humilde cronista se atrevió a arrancarse con el inicio del gran éxito del trío hip-hopero The Sugarhill Gang, “The Rapper’s Delight”, canción que se tradujo por aquel entonces, en una España que empezaba a desperezarse de cuarenta años de sopor autárquico-cultural, como el gozo del rollista, ja, ja.

Ah!, y quien piense que Charles Bronson sólo sabía hacer sonar la armónica o lo que sería peor que Charles is dead, que vaya cambiando el discursico, porque yo mismo, y al paso todos los que estuvimos ahí, ya no sólo es que lo viéramos resucitar en directo el Día del Pilar en la Plaza del Justicia, es que en este bar tan sui generis en el que para acceder a su interior sólo hay que agarrar con firmeza las empuñaduras de las pistolas que hacen las veces de pomo en sus puertas de cristal, el bueno de Robert “Ch. Bronson” Kovacks está de cuerpo presente, pero bien vivo, coleando, saludando amablemente a quien se le dirige, bebiendo cerveza, sudando la camiseta como todo hijo de vecino, e incluso cantando bellas melodías del magiar far west mientras hace sonar con prestancia un precioso curdión diatónico. Que fuerte por Dios, si Sergio Leone levantara la cabeza …. se presentaría ascape en el Bronson Bar!

Foto: THE BRONSON
Foto: THE BRONSON

Una vez rematado el evento y a pesar del ambientazo existente con multitud de personal que continuaba llenando el pasillo a acceso sin renunciar al eco de los temas que habían sonado llenándolo de funk y aunque me apetece mogollón acompañar al Moss a mis buenos amigos y compañeros Sergio Falces y Virginia Martínez, pues mi admirado Eduardo Zufiaur (ex Aer) presenta nuevos temas, opto por subirme hasta el Eccos, esa tan veterana como estupenda sala de conciertos que dirige con gracia y enjundia mi querido amigo Ricardo Sancho, donde calculo andarán terminando Prince Mongo & The Rat Bones. El cálculo no puede ser más correcto pues sin darme tiempo a pedir mi habitual jarrica de cerveza zaragozana, suenan sus últimos acordes y a pesar de los aplausos dan por finalizada su aportación a la noche.

Lastima, pues tanto Rick como algunas personas del público asistente con las que hablo me confirman que sus directos son Salvajes, demenciales y juerguistas, las canciones de amor, fiesta y rock and roll, no dejan indiferente a nadie. Pero a la banda más molona sí que llegué y aunque el concierto se me hizo corto, valió la pena acudir al Eccos a escuchar la tralla rockera que desde Seattle (Usa) imprimieron desde el escenario los Big Eyes.

Rotundo american rock & roll con bajo, estruendosa batería y guitar woman con claras influencias de grupos de mi gusto y alabanza como los Ramones, argumento que ya sentí mientras los escuchaba y que la líder del grupo Kaitlyn Eldridge, tremenda guitarrera, voz y compositora de buena parte de los temas que sonaron me confirmó tras la conversación que tuvimos a la finalización del bolo, inscrito en su European Tour Fall 2013 para la que en treinta y cinco días prevén dar treinta y un conciertos, casi uno por día, recorriendo 12 + 1 países de la Unión Europea. No está nada mal, pero lo que estuvo muy bien es que tocaron en Zaragoza y ahí estuvimos, yo en vivo y en directo y tú, amable lector a través de estas mis humildes líneas. R’N’R!

Texto: Ánchel Cortés. Productor y Académico de Televisión y de la Música Aragonesa.

Te podría interesar

Bunbury en el Príncipe Felipe el 16 de diciembre de 2017. Por Ángel Burbano

CRÓNICAS: Enrique Bunbury. Pabellón Príncipe Felipe. Zaragoza, 16/12/17. Por Stabilito, D. y Ángel Burbano

Decía Guardiola de Mourinho que en la sala de prensa era algo así como el …