viernes, 20 octubre 2017
Inicio / Contenidos / CRÓNICA: El Ánchel va de rule por la ciudad. Noviembre (2ª parte) 2013. El nuevo disco del gran Cuti y una década twanga. Por Ánchel Cortés.
Cuti
Cuti

CRÓNICA: El Ánchel va de rule por la ciudad. Noviembre (2ª parte) 2013. El nuevo disco del gran Cuti y una década twanga. Por Ánchel Cortés.

Que para animar las cansadas papilas gustativas, en esta época pelín modorra del panorama musical, un poquico de Cuti no conozco a nadie que le desagrade, se convierte en verdad meridiana, cuando la ración que nos toca es de mucho Cuti como tuve el honor y placer de disfrutar en el Teatro de las Esquinas con motivo de la presentación de su nuevo disco “Cambia de Lado”.

Ya había ganicas de tener en la mano, para nuestras orejas, su nuevo material, tras ser testigos hace breves fechas, con un Arena Rock hasta la bandera, de una previa presentación de un par de videoclips, unidos en santo matrimonio y vinculados a dicho trabajo, magníficamente realizados por ese crack del audiovisual aragonés y buen amigo, Carlos Navarro, de manera especial tras escuchar en directo un breve adelanto con seis temas del disco.

Pero tan suculento aperitivo, que a mí personalmente me dejó tan expectante de más recompensa como al perro de Paulov, se convirtió en un auténtico festín en la fiesta rockera y personal que Cuti y sus compinches nos regalaron en tan imprescindible evento para el que una vez más, y porque él lo vale y quiere que se haga bien complicado el riesgo de fracaso, se supo rodear de excelentes músicos, algunos habituales en sus comparecencias públicas como su inseparable bajista Guillermo Mata, Jorge “Reverendo” Gascón a la guitarra o el pluriempleado batería José Luis “Fletes” y dos fichajes de categoría como Javito Pérez reforzando el rollo guitarrero y el superlativo teclista Óscar Carreras a quien ya valoré en positivo su aportación al estupendo combo Tinglao Fusion Band en una crónica anterior.

Las loas hacia Cuti, insigne músico aragonés, fruto de mi perenne admiración, ya fueron manifestadas en más de una ocasión que me he atrevido a hacer públicas otras humildes líneas en las que expreso mi criterio, mi gusto y a menudo mi satisfacción ante eventos de este tipo, pero tras casi un cuarto de siglo de carrera musical este genio, de origen jacetano pero espíritu universal, ha conseguido que de su brillante y rockera lámpara surja un disco redondo no sólo en su perogrullante fisonomía sino en cuanto al concepto de perfección que nos ilustraba el filósofo Aristótoles de Estagira.

Todos sus temas, tres aún más recientes y el habitual cutiano homenaje “a la argentina” deleitaron los selectos paladares de los amantes de la buena música que nos reunimos en tan deliciosa pelouse y al calor de unos buenos litros, por cierto en cuanto pille a mi compañero cocinero farandulero en Aragón Tv Dani Yranzo le pienso decir que baje un par de euros los precios que la cosica está mu achuchá, nos lo pasamos fenomenal, viejos amigos como mo brou JaviCo, su inseparable Anika, el reencontrado Miguel-45 con su tocayo, hermana y amigas de Molinos y el enorme placer de disfrutar a tope de la fiesta con esa buena gente y aún mejores músicos que son los ejeanos Laita – Artistas del Gremio, hermanos que van de tres en tres y todos valen la pena, bajo la hégira de la simpar y luminosa Inma. Yo no me pienso perder el Descontrol Kabaret que, tras su multitudinario éxito en Madrid, ofrecerán con Dadá, Peña y compañía el fin de semana posterior al puente de diciembre.

Cuti
Cuti

Mas volviendo al memorable show del protagonista de hoy, eficacia musical, sin efectismos ni artificios, calidad profesional a raudales, todo medido y correcto, en su sitio, como a Cuti le gusta y a pesar del posible handicap que podría significar la presentación de un nuevo producto, la única vera conclusión es resaltar el éxito importante de la noche y que sin duda merece para el futuro. De lo escuchado, todo bueno, aún me voy a atrever a seleccionar un par de temas, la impresionante versión que el tal Vericad hace “El oso” del gran Moris y de entre los propios el que dedica a Ava Gardner de quien dicen era el animal más bello del mundo. Si esto era así, tu música Cuti también es de gold medal, maño, en el top no local sino mundial. Y aún lo remato proclamando que quizás Elvis murió pero tú eres el Jerry Lee de aquí.

Tras el maravilloso escándalo con el rock de Cuti, yo sigo proclamando mi eclecticismo musical (se me podrán asignar múltiples defectos, pero el talibanismo no es uno de ellos) pues tanto marchote quedó perfectamente equilibrado escuchando a un abuelete que lleva interpretando bellas melodías desde que tengo memoria, estoy hablando por supuesto del maestro Amancio Prada quien desde su República del Bierzo nos visitó una vez más, esta vez en el marco por desgracia a desmano como incomparable del Teatro Arbolé.

Cal felicitar una vez más a la buena gente de Esteban Villarrocha por seguir apostando por la cultura y los espectáculos en vivo y por abrir sus puertas a elementos como Prada que superan con la idiosincrasia de la calidad el espíritu nada comercial de sus actuaciones y en esta ocasión fue capaz de trascender incluso a sus 30 discos grabados desde su primer Vida e Morte de 1974, ofreciendo un bellísimo recital basado en numerosas canciones de las que a menudo son los flecos, no por ello menos hermosas, que se escapan de los cortes definitivos ya publicados. Pura poesía musicada, que es lo que mola, pues ya no son tiempos de rapsodas y escuchar sus canciones en castellano está bien pero las que interpreta en lingua xarmenta o galego bierzano aún aumenta el preciosismo de este veterano interprete que tiene cuerda para rato, al menos hasta que el cuerpo de su voz aguante … mucho.

Y no podía cerrar la segunda crónica de mis andanzas musicales de noviembre sin plantarme junto a mi amigo Rick Lacambra en una fiesta surfero rockera como la que tuvo lugar el último día del mes en la Sala Explosivo con el protagonismo del décimo aniversario haciendo música de los originales Twangs. Goyoso Cabodaño les dije n’aragonés, pero el regalo nos lo hicieron ellos con su potente show en el que estuvieron arropados por unos cuantos buenos amigos como un par de Faith Keepers y el original Dr. Cuti quien insufla desde su piano y su micrófono una terapia músical que sana a la audiencia de cualquier tipo de tontería que le impida disfrutar de la calidad rítmica de tan elegante banda. Grandisma fue la juerga montada por tan sui generis banda, auténticos zumbaos del rock’n’roll, el surf y el garaje que con sus directos tanto el ex Dynamo Francho Angás como sus afinados colegas expanden enormes dosis de elegancia y originalidad para alegría de los asistentes. Así que al menos 10 años más, Larga Vida al mundo twango!

Ánchel Cortés. Productor y Académico de Televisión y de la Música Aragonesa.

Te podría interesar

Lady Banana. Conciertos Imposibles, o casi. Voces de Mujer. 2017, foto de Ángel Burbano

FOTOS: Conciertos Imposibles (o casi) con Voces de Mujer

Voces de Mujer, en los Conciertos Imposibles (o casi): las imágenes. Resumen en imágenes de …