Lunes, 21 Agosto 2017
Inicio / Contenidos / LOS 10 MANDAMIENTOS PARA SER EL MEJOR PÚBLICO DEL MUNDO

LOS 10 MANDAMIENTOS PARA SER EL MEJOR PÚBLICO DEL MUNDO

Desde Aragón Musical nos hemos visto en la obligación moral de actuar como Moiseses musicales y redactar los diez principios básicos que todo buen público de conciertos de la agenda aragonesa debería seguir para un completo disfrute.

No lo hemos elegido nosotros, ha sido alguien con chupa de cuero que aseguraba ser un ente supremo. Con esa autoestima hemos supuesto que sería un músico y le hemos hecho caso. Está todo apuntado en una guitarra que se ha partido en dos y no sé qué más… La cuestión es que la transcripción, punto por punto, puedes leerla aquí abajo.

FotoPublicoMayo2014

 

1.-  Consulta la agenda de conciertos asiduamente.

– ¿Qué te vamos a decir desde Aragón Musical?. Pues obviamente que igual que consultas la cartelera de cine, o la programación de la tele, o el sitio donde vas a cenar el sábado, que hagas lo propio con la agenda musical. No encontrarás agenda mejor que la de Aragón Musical, obvio 😉 pero afortunadamente hay muchas otras que leer. Tenemos una competencia brillante tanto en versión web como en aplicación para móvil como en el papel de toda la vida. Tú eliges, pero acude a los conciertos. Cuando le eches un vistazo a la agenda que hay en Aragón te darás cuenta de la suerte que tienes. Seguro que toca próximamente un grupo o solista que concuerda con tus gustos musicales.

– Si quieres ir más allá y ser el más cool, no te remitas sólo a la sección agenda y consulta el resto de contenidos de los distintos portales web, revistas, aplicaciones, televisión, podcast, radio…

 

2.-  A veces el directo que más te va a gustar va a ser el del grupo que menos conoces.

– Aprovéchate de la época tecnológica en la que vives e indaga un poco por la red en la música de los protagonistas de la agenda de conciertos de cada semana. No cuesta nada -ni en tiempo ni en pasta- y seguro que te llevas muy gratas sorpresas.

 

3.-  Acude a conciertos de bandas locales.

– Sí, el tipo que le mete a la guitarra en ese grupo, lo sé, es de tu barrio. Aún te acuerdas cuando se cayó del columpio en el parque, qué lloros, y luego con las rodillas llenas de mercromina, el muy mamón. Pues bien, el gacho en cuestión seguramente toca en un grupo del copón. No se te borra de las retinas como su madre le limpiaba los mocos, al muy cerdo, pero, de verdad, las bandas aragonesas son cojonudas y su grupo debe ser hasta bueno. Que no te frene el hecho de que toquen grupos locales, están por encima de muchas propuestas internacionales. Además necesitan tu apoyo, qué carajo. Acuérdate, pobrecito tu vecino, cómo lloraba… Si continua en la música, le tocará seguir haciéndolo durante muchos años.

A muchos organizadores de conciertos les gusta programar grupos locales junto a propuestas nacionales o internacionales. A veces lo hacen porque saben que el grupo aragonés traerá a su público pero en otras muchas ocasiones, sencillamente, saben que es su deber apoyar a los músicos de aquí. Es bueno para el sector en general y todos hemos necesitado una oportunidad en la vida, ¿no?. Por favor, si dudas entre varios conciertos, acude siempre al que apoye, de una u otra manera, a bandas locales.

 

4.-  Anda, píllate la entrada por anticipado.

– Si compras la entrada por anticipado, al organizador del concierto se lo pones más fácil a la hora de hacer previsiones pero es que, además, te va a salir más barata.

– Lo más probable es que puedas adquirirla por Internet por lo que ni te mueves de casa.

– Si compras por anticipado te aseguras ir. Te puedes arrepentir toda tu vida de un concierto al que no acudiste porque ese día, de repente, te dio el bajón. Nada como la música en vivo para subir morales.

– Consulta las plataformas en Internet de ofertas de ocio a bajo precio. Cada vez te encuentras más venta de entradas a cantidades algo inferiores.

– Desde las redes sociales y los distintos medios de comunicación se suelen sortear habitualmente entradas para conciertos. Es muy común. Eso sí, te tocará una. Tu acompañante tendrá que pagar. Qué menos.

 

5.-  Gástatelas.

Si el concierto te gusta, da igual lo que valga, si realmente lo vale, gástatelas. Además, con entrada anticipada te podrás ahorrar unos eurillos. En esta época vamos todos de culo pero si pagas un pastón por gin tonics de ingredientes innombrables, o botellones de garrafón, ráscate el bolsillo para disfrutar de un buen show en directo. Seguro que no se aleja mucho del precio de una copa y te durará mucho más: lo que dure el propio concierto y el recuerdo imborrable que te lleves.

Consume. Si luego vas a gastártelas en garitos, incluso de dudosa reputación musical, o en una litrona tras otra a la luz de la luna, aprovecha y tómate algo para acompañar el concierto. Siempre nos quejamos, no con poca razón, de los precios de las consumiciones en muchos conciertos, pero se nos olvida lo que pagamos en otros sitios en condiciones mucho peores. Además, invertir nuestro dinero en cultura va a favorecer al maltrecho sector.

Un concierto gratuito no es necesariamente la mejor opción. Un concierto vale dinero y lo normal es que pagues por él. El dinero está bien invertido.

 

6.-  Comparte.

– Si compartes un concierto desde las redes sociales, vas a dar una imagen de lo más molona y, además, vas a fomentar la música en directo para que siga dando vida a nuestras localidades y a la escena cultural aragonesa.

– No te cortes un pelo. Si no te ha molado un concierto, o el precio te ha parecido excesivo para lo que has visto, o el sonido ha sido flojo, o no te ha gustado el trato que te ha dado el personal de la sala… compártelo también. Eso nos ayuda a todos y, por supuesto, a los propios músicos, promotores y salas.

– Sé crítico. Actualmente cuando alguien organiza un concierto debe pagar un 10% de lo recaudado a la Sgae. Además, si no está exento de IVA deberá pagar el máximo, o sea, un 21%. Obviamente hay que asumir los gastos del equipo técnico, el personal y demás presupuesto que conlleva un evento de estas características. Y los menores pueden asistir en circunstancias muy especiales. Si no estás de acuerdo con alguno de estos puntos, u otros relacionados con los conciertos, no está demás compartirlo de vez en cuando.

– Comparte el antes, el durante, el después… Tú eliges. Pero comparte.

 

7.-  Si eres músico, gran putada, pero no está todo perdido.

– Buena gente que estás leyendo este texto tan sincero. Llegado a este punto, no jodas que vas a conciertos y tienes la gran desgracia de ser un condenado músico. ¡Qué putada!. Has de saber que donde un buen melómano escucha música, y goza cosa mala, tú solo ves músicos tocando. Y, claro, las comparaciones son odiosas, y los egos gigantescos. ¡¡Piiiiiiiii!!!. ¡¡Alarmaaaaa!!. Por favor, disfruta del concierto. ¡¡No hagas el músico!!. De verdad, aunque pueda parecer difícil, los músicos, con empeño, podéis llegar a ser personas. Es difícil, pero intentadlo. Sed un peatón más y disfrutad del concierto. Y, coño, no señaléis al guitarrista todo el rato mientras gesticuláis sin disimulo para que todo el mundo vea lo mucho que controláis. Esa actitud no le va a ayudar a ese pobre mozo a tocar tan impresionantemente perfecto y genial como lo haces tú.

– Como músico deberías intentar saludar tras el concierto a los tipos que han tocado. No consiste en que el grupo sea bueno o malo -sabemos que nunca van a contar con tu infinita sabiduría musical-, consiste, mamón, en que sois colegas aunque no queráis. Lo primero para profesionalizar, o como mínimo dignificar, lo que haces, es considerar que formas parte de un colectivo. Un colectivo que, claro, el primer respeto que merece es el de l̶a̶s̶ ̶p̶e̶r̶s̶o̶n̶a̶s̶ los músicos que lo formáis. Atad lazos entre músicos y en un futuro ojalá podáis ayudaros. Si el grupo al que has ido a ver es la mar de famoso resultará más difícil saludar pero ya sabes que en los últimos años, cada vez más, los músicos se han acercado mucho al público. Incluso muchas veces saludan a los asistentes a la salida de la sala o firman discos tras el show. Seguro que a ti como grupo también te mola, después de uno de tus conciertos, un apretón de manos cómplice.

Oblígate a ir a conciertos. Éticamente es tu deber, pero, además, ya verás como la gente a la que has ido a ver se animará alguna vez a ir a verte a ti. Pero lo más importante es que un músico aprende escuchando discos, ensayando y tocando en directo, pero también asistiendo a conciertos. Es tu gran escuela y en Aragón hay un huevo de agenda cultural. Aprovéchate y pilla tablas, cojones.

– Ser músico no te exime ni de pagar la entrada ni de apoquinar por las consumiciones. Aunque tengas tus “contactillos” intenta, precisamente por ser músico, apoyar al sector.

 

8.-  Haz fotos.

– Hace no tantos años estaba estrictamente prohibido fotear en muchos conciertos. Hoy en día, con los móviles, es inútil poner diques al mar. Los viejos del lugar te dirán que aproveches el concierto y no pierdas el tiempo en bobadas. Las gentes de Aragón Musical pensamos que un concierto es uno de los recuerdos más bonitos que tendrás y merece la pena que hagas fotos. Tampoco es plan de estar medio concierto móvil arriba, móvil abajo, pero allá tú.

Comparte tus fotos en Facebook, Twitter, Instagram, Google +… Cada concierto es una experiencia que merece la pena compartir. Compartiéndola, además, fomentas la sala y el hecho de que la gente se anime a ir a ver directos. Los conciertos molan y todo el mundo debe saberlo.

 

9.-  ¡¡Silencio!!.

– Los aragoneses acostumbramos a gritar como si nuestra vida fuera en ello y en los conciertos, con la música alta, superamos nuestros propios records mundiales. Lo mejor de un concierto te aseguro que es el propio concierto, no tus berridos. Si las guitarras son muy estridentes el grupo incluso agradecerá tus gritos desgarradores pero en caso contrario todos lo pasaremos mejor si no eres un plomo y hablas poco y en voz baja. Ya verás como no cuesta tanto y disfrutarás más.

– No es lo mismo asistir a un festival que a una sala pequeña, ni a un grupo de rock que a un tipo que canta acompañado únicamente de su guitarra. Seguro que sabes ver en qué casos puedes hablar más fuerte o no decir ni mu.

– Por supuesto lo del silencio va también para el antes y el después. Los vecinos que tienen una sala debajo de su casa deberían estar contentos por la vida que le da al barrio y no jodidos por escuchar a gente berreando, haciendo botellón y molestando sin darse cuenta que a eso se le llama, sencillamente, hacer el puto memo. Apoya a los músicos, a las salas, a los promotores y al resto del público berreando hasta altas horas de la noche desde tu propia casa, a ver si allí eres tan valiente.

– Si no te gusta el concierto y te vas a poner a cascar como un puto descosido, prueba a ir al baño y pillarte los huevos con fuerza contra la tapa de la taza del water. Como estás en el baño incluso te dejamos que grites. Si no tienes huevos, prueba, por ejemplo, con un pezón.

 

10.- ¡¡Salta!!.

– Los músicos que pasan de gira por alguna localidad aragonesa suelen coincidir en que por aquí somos muy apasionados pero que como público lo disimulamos de lo lindo. Lo cierto es que no nos movemos nada más que para ir a la barra a por otra consumición. Prácticamente ni pestañeamos. A veces moverse, aunque sea un leve balanceo de cabeza -hacia alante o hacia los lados dependiendo del estilo- le viene pero que muy bien a un músico para saber si hay o no conexión. Además, a ti como público el desinhibirte te va a quitar un montón de estreses y mierdas similares de la cabeza. Lo sabemos, es un consejo raro, pero da igual. Haz caso a los de Aragón Musical, anda. No, perdón, salta.

Te podría interesar

Kase.O en Pirineos Sur by Gustaff Choos

En exclusiva la jornada histórica de Kase.O desde Pirineos Sur en 2.22 minutos

Las pruebas de sonido, los entresijos de detrás del escenario, gente sin ropa dentro del …