Sábado, 19 Agosto 2017
Inicio / Contenidos / CRÓNICAS: ENRIQUE BUNBURY. Pabellón Príncipe Felipe, Zaragoza 21/6/14. Por Stabilito, D. y Ángel Burbano.
Bunbury en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza este sábado. Foto Ángel Burbano.

CRÓNICAS: ENRIQUE BUNBURY. Pabellón Príncipe Felipe, Zaragoza 21/6/14. Por Stabilito, D. y Ángel Burbano.

Pareciera que la llegada del verano llamara a la puerta del chico que observaba el infinito para que este volviera a su pueblo, con sus quintos, a disfrutar de la vida durante las largas y calurosas lunas de San Juan. Pero no, el motivo de la vuelta era la parada en Zaragoza de la gira de presentación de Palo Santo, disco sensato y cabal para tiempos revueltos. Enrique vuelve a la ciudad inmortal convertido en el extranjero que tanto ansiaba ser, tiene un aura de estrella universal, la pose del clasicismo y las canciones necesarias para quebrar y curar corazones.

Un montaje espectacular, pantallas, juegos de luces, hasta vestuario intenta ser protagonista de esta gira, un poco encarecida pero equilibrada si se pone en la balanza los gastos y beneficios. Y digo lo intenta porque el verdadero protagonista es Bunbury, enfundado en cuero, con la misma fuerza de su juventud y con una voz arrolladora. Comienzan los juegos artificiales con Despierta, con la enmierdada política mundial y con un discurso que se convirtió en la columna vertebral del show. Caen canciones mayúsculas como El club de los imposibles, Más alto que nosotros sólo el cielo, Contracorriente, Los inmortales, Los habitantes, Salvavidas, Destrucción Masiva… y la banda, a pesar de la baja de Jordi Mena perfectamente suplida por Dani Patillas, suena como un cañón con la voz del zaragozano como arma principal.

Bunbury en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza este sábado. Foto Ángel Burbano.
Bunbury en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza este sábado. Foto Ángel Burbano.

Tres cuartos de entrada en el Príncipe Felipe soñando, amando y desenfundando sus móviles para guardar el recuerdo de una de las noches grandes. Porque lo de ayer, y a pesar de todos los conciertos que llevamos a las espaldas algunos, fue una noche grande con un set list poco arriesgado pero justo con la carrera general de Bunbury. El rescate, Lady Blue, Sí, El hombre delgado que no flaqueará jamás…Y llega la sorpresa del invitado, y cuando muchos pensábamos que Shuarma iba a ser el elegido salta a escena Rafa Domínguez para acordarnos de aquella gran banda que fue el Huracán Ambulante. Y toca y canta Bujías para el dolor y, oh, Sácame de aquí (con la que siempre viene Zuera a mi mente). Y todo es tan bonito que Infinito me desgarra el alma y pierdo la noción de las palabras en mis dedos.

Final de fiesta, los novios abrazados, los amantes lanzando sus miradas furtivas, lluvia de confeti y un mensaje esperanzador, El viento a favor. Vivimos como somos, amamos como vivimos y, sobre todo, soñamos como queremos. Que ni el IVA ni los terroristas de la vida nos quiten lo que queda por vivir. Una vez más Bunbury nos regala una noche de emociones y servidor solamente puede dar las gracias entre nostalgia y acidez estomacal.

Texto: Stabilito, D. /  Fotos: Ángel Burbano
[email protected]
http://diegostabilito.blogspot.com

Bunbury en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza este sábado. Foto Ángel Burbano.
Bunbury en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza este sábado. Foto Ángel Burbano.

Te podría interesar

Kase.O en Pirineos Sur by Gustaff Choos

En exclusiva la jornada histórica de Kase.O desde Pirineos Sur en 2.22 minutos

Las pruebas de sonido, los entresijos de detrás del escenario, gente sin ropa dentro del …