viernes, 20 octubre 2017
Inicio / Contenidos / CRÓNICAS: LAS NOVIAS. Sala Oasis, 8/11/14. Por Alejandro Elías y Ángel Burbano

CRÓNICAS: LAS NOVIAS. Sala Oasis, 8/11/14. Por Alejandro Elías y Ángel Burbano

Cuando uno está durante más de una semana fuera de su casa, de su ciudad e incluso de su país, vuelve con una sensación de extrañeza. Te familiarizas con el nuevo destino, con la nueva estancia que ha ocupado tu vida los últimos días y cuesta volver a cogerlo donde lo dejaste. Ves nuevos paisajes y nuevos rostros, nuevas calles y nuevos bares, conoces nuevas personas; oyes nuevos ritmos y nuevas bandas en nuevos escenarios y compruebas el fervor de la gente haciendo suyas unas canciones que sienten propias. Entonces regresas a tu ciudad, Zaragoza, y esa noche tocan Las Novias en Oasis. Cruzas la puerta del teatro, saludas a tus amigos, ves el humo inundar el escenario y definitivamente sientes lo mismo que viste sentir a ese mod inglés cantando a pleno pulmón las canciones de The Jam: estás en casa. Las Novias presentaron el pasado sábado su nuevo y flamante disco “Invicto” ante una sala Oasis prácticamente llena. Primera gran noticia. La gente estaba expectante puesto que eran varias las novedades que aguardaban tras el telón: Nacho Serrano de Niños del Brasil acompañará en esta gira como músico invitado y Germán Arenas es el nuevo batería de la formación. Además, la puesta de largo en directo de unas canciones que han caído en gracias de sus seguidores desde el mismo momento en que fueron editadas. Abrieron el concierto con el tema que da nombre al nuevo disco y continuaron con varias de las mejores canciones de este “Invicto” que, como digo, son ya favoritas de una legión de fans acérrimos que solo un grupo de culto como Las Novias puede atesorar; personas que llevan tatuado su logo en la piel y en el corazón. Sonaron en este primer tramo trallazos como “Hypnos”, “La bóveda hundida de mis retinas” o “Venial” (¿los mejores estribillos del rock duro español actual?), temas que iban alternando con otros de su anterior disco “Ego” y que confirmaban que efectivamente el show se iba a centrar en su mayoría en la nueva etapa que la banda inició en 2009. “Davinia”, “Rey del frío” o “El sol dentro de ti” podrían ser buenos ejemplos. Muy poco espacio para la nostalgia, en contra de lo que muchos habían ido a buscar, tan solo sonó “La verdad de los locos” como recuerdo a su primer disco de 1992 y “No” del siguiente editado en 1994. Así hasta llegar a “El león enjaulado”, single del último disco e “Imagínate el aire”, canción bandera de la banda desde siempre. Todo el público pensaba que iba a ser en los bises cuando La Novias iban a tirar de antiguo catálogo, pero tampoco fue así. Con cambio de vestuario incluido, continuaron desgranando canciones poco conocidas de sus dos recientes discos, hecho que bajó considerablemente el ritmo del concierto y enfrió a gran parte de la audiencia, que esperaba un tramo final incendiario. Podrían sin duda haber optado, más atinadamente por tocar canciones más conocidas pero no llegaron hasta el segundo bis, momento en el que sonó “Promesas” y la sala se convirtió en un karaoke en llamas. Cerraron el largo concierto con la punk “Un día en Texas”, tema muy querido por los zaragozanos. Tenemos mucha suerte de tener en esta ciudad mentes tan talentosas como las de Toño, Óskar y Pedro o Nacho Serrano, creadores incuestionables de una identidad musical zaragozana y aragonesa, un sonido y un discurso musical propio en el mundo, patrimonio que debemos cuidar, atesorar y, sin duda, reivindicar.
Texto: Alejandro Elías – Fotos: Ángel Burbano

LAS NOVIAS
Las Novias en la Sala Oasis. Foto de Ángel Burbano.

Te podría interesar

Bunbury - Expectativas

GRABACIONES: Enrique Bunbury – Expectativas (Ocesa / Warner, 2017). Por Stabilito, D.

Salimos de la caverna y volvemos al redil para sentir, y digo bien, la nueva …