Viernes, 18 Agosto 2017
Inicio / Contenidos / CRÓNICAS: Voyeur. Sala King Kong, Zaragoza, 24/6/16. Por Alejandro Elías y Serafín González
Voyeur
Voyeur en la Sala King Kong. Foto de Serafín González

CRÓNICAS: Voyeur. Sala King Kong, Zaragoza, 24/6/16. Por Alejandro Elías y Serafín González

Voyeur llevan ya más de una década en esto del rock n’ roll, tirando de oficio y de canciones para mantener a flote una muy coherente carrera, con toda la dificultad que eso conlleva hoy en día. Ese oficio es el que ellos han logrado aplicar todos estos años a su trayectoria, lo cual les ha llevado a editar varios discos de estudio, a cambiar de concepto y de formación en varias ocasiones y, sobre todo, a ofrecer decenas de magníficos conciertos. El último de ellos el pasado viernes en la sala King Kong de Zaragoza, un concierto en que desplegaron todas sus armas y en el que se hicieron acompañar de un buen puñado de amigos y músicos invitados. La banda la forman siete componentes y no sobra ni falta ninguno; se trata de una máquina perfectamente engrasada para facturar píldoras de rock n’ roll en castellano en forma de canciones redondas. Con Yago Alonso al frente como cantante y compositor principal, sus canciones presentan un sonido cercano a los clásicos del rock en nuestro idioma, pero con un punto más americano desde que hace algunos años decidieron darle un golpe de timón a su propuesta y sonido, encaminándolo hacia los USA y hacia un sonido fronterizo que los emparenta también con grupos de aquí como Más Birras, Los Secretos, Los Rodríguez o Antonio Vega. Abrieron con “Que suerte la mía”, “Cierzo y “Nacida para correr” antes de dar paso a los primeros invitados de la noche: Petuco de Mama Kin, Mariano Gil de Tako o Silvia Solans fueron algunos de ellos, nombres de altura dentro del rock aragonés que pusieron la guinda a una noche memorable. Con un sonido muy limpio y cuidado –un 10 a la sala King Kong-, cerraron el show con su tridente infalible: “No va más”, “Pearl Harbour” y “Dueño de mi destino”, con un aire a Bob Dylan que engancha a la primera escucha. La máquina sigue engrasada y los siete “voyeurs” se entienden con sólo mirarse, con una sonrisa, con un gesto. Esto es, sin duda, el éxito en el rock n’ roll: conseguir una banda con la que seguir facturando estupendas canciones y sudorosos conciertos mientras se sonríe al hacerlo. Larga vida.

Texto: Alejandro Elías / Foto: Serafín González

Te podría interesar

Kase.O en Pirineos Sur by Gustaff Choos

En exclusiva la jornada histórica de Kase.O desde Pirineos Sur en 2.22 minutos

Las pruebas de sonido, los entresijos de detrás del escenario, gente sin ropa dentro del …